VUELTA A BURGOS

"Esto ya no es un hobby"

Carlos Rodríguez, ciclista de 19 años del equipo Ineos, disputa su segunda carrera con la formación británica que ve en él a un corredor importante en el futuro.

"Esto ya no es un hobby"
DANI SANCHEZ DIARIO AS

En la Vuelta a Burgos en la que está brillando una jovencísima estrella como Remco Evenepoel, aún hay otro ciclista más joven defendiendo un maillot World Tour, y no de un equipo cualquiera, sino del poderoso Ineos, Carlos Rodríguez (19 años). Se trata de una de las grandes perlas del ciclismo español, señalado por el propio seleccionador nacional Pascual Momparler como un "enorme talento", al que el jefe del equipo británico, Dave Brailsford, le señala como uno de los nombres a seguir en el futuro.

Esa proyección hizo que este corredor nacido en Almuñecar en 2001 saltara directamente desde la categoría júnior a la máxima división ciclista. Un cambio que, por supuesto, ha notado. "Esto ya no es un juego ni un hobby, el nivel es muy alto", dice mientras disputa su segunda carrera. Formó parte de la formación que corrió el Tour de los Emiratos que se tuvo que cancelar por el coronavirus, y ahora está haciendo su debut en España en la prueba burgalesa que ha marcado el regreso del ciclismo de más alto nivel: "Es una buena experiencia y una oportunidad de ir aprendiendo de mis compañeros".

A pesar de su rápida ascensión, en el Ineos le tratan como uno más, aunque tienen claro que deben tener paciencia debido a su juventud y le dan todas las facilidades para que pueda estaudiar la ingeniería que está cursando. Pero entrando poco a poco en los planes del equipo, corriendo con "ciclistas que hasta hace poco veía por la tele", y en labores de gregario como se observó en los momentos más complicados en la tercera etapa del Picón Blanco, echando una mano a Iván Ramiro Sosa cuando el colombiano sufría en los abanicos.

Rodríguez, que a su llegada al Ineos fue puesto en manos de preparadores del nivel de Xabier Artetxe (el mismo en quien confiaron a Egan Bernal), no tiene prisa, a pesar del enorme salto que supuso entrar directamente al World Tour. Como asegura, la decisión "no fue tomada a la ligera y sí teniendo en cuenta los datos", esos que ahora se analizan concienzudamente para comprobar que ciclistas de la juventud de Evenepoel, Bernal... puden ser capaces de rendir y hasta dominar en las grandes carreras. El andaluz, que rechaza compararse con el fenómeno belga, va haciéndose hueco paso a paso. Pero a pasos de gigante.