CICLISMO

Buchmann hará su particular Everest para ayudar a los niños

El ciclista alemán del Bora-Hansgrohe, cuarto en el pasado Tour de Francia, se atreve con este reto para recaudar fondos para una organización de caridad para la infancia.

El corredor alemán del equipo Bora Hansgrohe, Emanuel Buchmann, celebra la victoria conseguida en la segunda prueba de la XXVIII Challenge de Mallorca  el Trofeo Serra de Tramuntana.
ATIENZA EFE

El alemán Emanuel Buchmann ha sido el último ciclista del pelotón en atreverse con el Everest Challenge y, en su caso, lo hará por una buena causa en los tiempos tan difíciles que corren. Buchmann, cuarto clasificado en el Tour de Francia de 2019 y ganador del Trofeo Serra de Tramuntana en la Challenge de Mallorca esta temporada, pretende completar durante un entrenamiento un desnivel positivo similar a la altitud del Monte Everest (8.848 metros).

Con este reto, el ciclista del Bora-Hansgrohe quiere buscar donaciones para Deutsche Kinderhilfswerk, una organización benéfica alemana que se encarga de ayudar a niños en apuros, y los programas que están realizando durante la pandemia de coronavirus. La iniciativa pretende recaudar 10 euros por cada metro de ascensión de Buchmann para alcanzar un total de 88.848 euros que irán destinados a esta organización y al KJC Ravensburg, el club cicista donde empezó Buchmann. El reto tendrá lugar el 28 de mayo en la localidad austriaca de Ötztal y se espera que Buchmann esté rodando sin parar durante 9 o 10 horas subiendo y bajando por una ruta montañosa hasta completar este desnivel total.

En declaraciones recogidas por el Bora-Hansgrohe, Buchmann comentó qué le ha llevado a afrontar el Everest Challenge. "Decidí empezar un proyecto en el que por un lado contribuyo a una buena causa y por otro me da una motivación extra para entrenar. Elegí a Deutsche Kinderhilfswerk como beneficiaria de las donaciones porque creo que los niños han sido los olvidados durante esta crisis sanitaria. Pero los niños son nuestro futuro y la infancia siempre debería ser un tema importante". El alemán confesó la dificultad del reto, ya que nunca ha completado un esfuerzo con tanto desnivel. "Este desafío es un terreno nuevo para mí. Nunca he rodado más de 8.000 metros de desnivel durante un entrenamiento o carrera. Veremos cómo reacciona mi cuerpo a esta tensión y creo que tendré que controlar mis esfuerzos. No he completado ninguna preparación específica, así que será una exigencia extrema. Calculo que necesitaré 9 o 10 horas rodando, porque subiré 1.000 o 1.200 metros por hora".