CICLISMO

Sheyla Gutiérrez, "sin horas" por el estudio y el entrenamiento

La ciclista del Movistar pasó de pensar, en apenas días, en los Juegos Olímpicos de Tokio a quedarse encerrada en su casa de Logroño.

Sheyla Gutiérrez, "sin horas" por el estudio y el entrenamiento
Dani Sánchez Diario AS

Desde que se decretó el Estado de Alarma, todos los deportistas de elite han cambiado su estilo de vida para adaptar sus entrenamientos, en la medida de lo posible, a esta situación. Es el caso de la ciclista Sheyla Gutiérrez, que en apenas unos días pasó de pensar en los Juegos Olímpicos de Tokio a quedarse encerrada en su casa de Logroño, donde ha logrado una rutina, entre el entrenamiento y el estudio del Grado de Psicología, con la que se queda "sin horas todos los días".

Así lo ha explicado a EFE la corredora del Movistar, que ya había empezado la temporada de clásicas en Bélgica cuando tuvo que regresar junto a sus compañeras a España para iniciar el confinamiento por el COVID-19. "Había disputado dos carreras y me encontraba muy bien, pero vimos que todo se iba a suspender e, incluso antes, el equipo decidió que no corríamos más", relata la riojana, consciente de que "la prioridad ahora es la que es. Hay que reducir los contagios y el ciclismo es un deporte en el que estás continuamente viajando, con lo que es normal que se parara pronto y que no vuelva hasta que todo esté controlado", asume la corredora riojana.

Asegura que no se ha planteado una fecha en la que volver a competir "porque eso es una decisión que tendrán que tomar otros" y aunque admite que le gustaría "entrenar fuera de casa y disputar carreras" insiste en que "ahora eso es secundario". Pasa horas en el "rodillo" para cumplir los planes de entrenamiento marcados, una vez que logró tener en su casa todo el material necesario, detalla. "Los primeros días fue un caos, porque tenía cosas que no me valían, pero ya he logrado lo necesario", ha detallado la riojana, que es estricta en seguir las rutinas que le han marcado sus entrenadores.

De hecho, además de seguir una dieta estricta también regula los tiempos de ejercicio "porque hacer de más también podría ser contraproducente luego", explica. Trata, además, de no pensar demasiado en "cómo se nos ha trastocado la vida a todos en poco tiempo" porque "teníamos todo el año estructurado hacia un objetivo" los Juegos Olímpicos "y de repente me veo en casa".

Además no tiene claro "cómo se va a adaptar todo después" y las consecuencias en calendario que tendrá esta situación, al margen de que "hay países en los que han dejado entrenar fuera de casa" mientras que en España no se permite. "Por todo eso, casi lo mejor es ir día a día y no pensar más", asume la corredora, que estudia cuarto curso de Psicología y dedica gran parte de su tiempo a ello.

De hecho, insiste, "me faltan horas en el día" y cree que, como futura psicóloga, ese es el mejor ejemplo y consejo que puede dar a los ciudadanos. "Es importante usar el tiempo para hacer cosas que te motiven y no pasar el día solo delante de la televisión, el ordenador y el móvil", incide. "Todos hemos tenido que cambiar en poco tiempo la forma de vivir" pero "no debemos pensar en que cada día que pasa es un día perdido, sino uno ganado, porque en esta situación todos podemos hacer cosas con las que nos sintamos orgullosos de nosotros mismos", subraya la corredora del Movistar.