ANDALUCÍA BIKE RACE

Diario de la ABR: ya se divisa la luz al final del túnel

La penúltima jornada ha sido la etapa reina, con 84 kilómetros por los incomparables caminos de Córdoba. Este domingo llega el día soñado para los ‘finishers’.

Diario de la ABR: ya se divisa la luz al final del túnel

Aún queda una jornada más, pero ya se ve la luz al final del túnel en la Andalucía Bike Race. Superada la etapa reina con sus interminables 84 kilómetros por los incomparables caminos de Córdoba, los supervivientes del pelotón, menos de la mitad de los que partieron el martes en Jaén en esta prueba, la más dura de Europa y una de las cuatro más importantes del mundo, comienzan a acariciar el codiciado diploma de ‘finisher’.

Sin casi tiempo para reponerse del palizón que fue la jornada de Priego de Córdoba, la caravana de la ABR se desplazó a Córdoba capital para acometer las dos últimas jornadas de la competición. Y la penúltima también era de ‘órdago’, ya que ni más ni menos se trataba de la etapa reina, la más larga de esta intensa semana de mountain bike.

Tras la salida desde la ciudad se acometían diez kilómetros iniciales muy llanos, siguiendo el canal de riego a las fadas de la sierra cordobesa, en los que se impuso un ritmo diabólico. Y a partir de ahí ya no hubo tiempo para el descanso. Primero se ascendió la Vereda de la Canchuela para llegar a la zona alta de Sierra Morena, al Castañar de Valdejetas y retomar las zonas técnicas en el bosque de Fangorn.

Desde allí, primer descenso de los que quitan el hipo por la vereda de Trasierra para regresar al canal y tomar un pequeño respiro antes de ascender el gran escollo del día, la subida de El Reventón. Poco más que añadir, porque el nombre lo dice todo. Un largo ascenso entre rocas y piedras sueltas que no parece terminar nunca, para retomar las vertiginosas bajadas en Los Morales y acabar con el espectacular sendero de Santo Domingo que llevaba a una meta que no parecía llegar nunca.

Es cierto que, superada esta etapa, lo más difícil está hecho. Tras cinco días sin descanso, surcando montañas y caminos de Jaén, Andújar, Priego de Córdoba y Córdoba, tan sólo queda una etapa más para conseguir el reto. Pero que nadie se confíe, que hay que hacer aún esos 59 kilómetros con 1.200 metros de ascenso antes de poder saborear el trofeo final.