CICLISMO | VUELTA A ANDALUCÍA

Fuglsang deja a Landa sin su primera victoria de 2020

El danés, defensor del título, ganó en Grazalema después de ser el único capaz de resistir el ataque del alavés en Las Palomas. Teuns, tercero.

Fuglsang deja a Landa sin su primera victoria de 2020
MARIANO POZO

Primera carrera con Bahrain-McLaren… y primer ataque en el primer puerto de entidad. Mikel Landa debutó en 2020 en la Vuelta a Andalucía, y en Las Palomas arrancó con muchísima fuerza. Agarrado abajo, su seña de identidad. Sólo le siguió Jakob Fuglsang, defensor del título. Los dos se entendieron bien, se lanzaron en el descenso y sacaron importantes diferencias sobre el resto de los favoritos. Se jugaron etapa y liderato, y en el repecho final de Grazalema, Fuglsang, más explosivo, reventó al alavés, que entró a seis segundos. Tercero, Dylan Teuns, compañero de Landa, como Pello Bilbao, quinto. La ronda se presenta como un mano a mano entre Bahrain y Astana, con Ion Izagirre sexto.

A Landa le acompañaron sus padres, Pablo y Conchi, y antes de empezar fue el centro de atención: con él se fotografiaron Darío Silva, exjugador de Espanyol, Málaga, Sevilla y la selección de Uruguay, y Mario Melero López, árbitro malacitano de LaLiga. También estrenó la temporada Fuglsang, foco de una reciente polémica: la Fundación Antidopaje de la UCI le investigó como presunto cliente del doctor Ferrari. El danés no quiso hablar del tema. La actuación de ambos pareció enviar un mensaje. En el caso del vasco, al Movistar. Como Nairo Quintana, brillante en el inicio de año, o Rubén Fernández, en busca de su sitio en la Fundación Orbea.

La escuadra telefónica trabajó para echar abajo la fuga, pero luego Marc Soler y Enric Mas llegaron lejos de los mejores. Once corredores integraron la escapada del día, que se rompió a unos 40 kilómetros de meta cuando se marcharon Goossens, Lammertink y Smit. La aventura del último superviviente, Maurits Lammertink, quedó neutralizada a pie de puerto en Las Palomas. La 66ª Ruta del Sol comenzó con niebla, frío y lluvia. El duelo entre Landa y Fuglsang calentó el ambiente y promete espectáculo para las cuatro jornadas restantes.