CICLISMO | CHALLENGE

“Me gustaría parecerme como ciclista a un tocayo: Valverde”

Alejandro Ropero, subcampeón de la Copa de España de 2019, debuta como profesional en el Kometa-Xstra con 21 años: “Es un sueño cumplido”.

“Me gustaría parecerme como ciclista a un tocayo: Valverde”
Alberto Iranzo

De 21 años y natural de Granada, Alejandro Ropero es producto de la cantera de la Fundación Contador. “Pero entré un año más tarde de lo que había pretendido, porque en las pruebas de selección de 2015 no me cogieron. Así que llevo un curso como juvenil, tres de Sub-23 y me toca el debut como profesional”, explica entre risas, para rematar serio e ilusionado: “Hacerme un hueco dentro del equipo de Alberto Contador supone un sueño convertido en realidad, por tanto no me queda otra que trabajar duro”.

Pese a la admiración que siente por Contador, como ciclista le gustaría seguir otro camino: “Me encantaría parecerme a un tocayo, Alejandro Valverde. Subo bien, pero no soy escalador puro. Soy rápido, pero tampoco un velocista al uso. Me considero un corredor que se puede manejar en distintos terrenos y sabe explotar bien sus virtudes”. Esa regularidad le permitió pelear por la Copa de España de 2019 hasta la última prueba, el GP Macario, aunque terminó segundo (en la general sólo le batió Roger Adriá, del Kern Pharma): “Aprendí mucho de esa experiencia. Sobre todo a apretar los dientes, duelan las piernas o no, y a no rendirte. Y si alguna cosa sale mal, hay que revertirla con esfuerzo y afán por progresar”.

Ropero empezó a estudiar Biología: “Aprobé seis de diez asignaturas, pero pronto vi que esa no era mi vocación, aparte de que me costaba compaginarlo con los entrenamientos. Aunque prefiero la educación física, no saqué la nota. Con la condición de deportista élite quizá vuelva a planteármelo para el futuro”. En el mundo de la bici comenzó por su padre: “Jugaba al fútbol sala, pero un día me pusieron de portero, no se trataba de mi posición, llegué llorando a casa y decidí tomar la senda del deporte que él me enseñó”. Fuera de la carretera le pega “fuerte” a la Play: “En un viaje a Italia me conocía las ciudades por el Assassin’s Creed”, confirma con una carcajada.

En este curso se acaba de estrenar en la Challenge de Mallorca. Luego disputará Comunitat Valenciana, Murcia y Antalya: “Ojalá destaque, aunque mis planes pasan por adaptarme a la categoría, mostrar un buen nivel y aprender”. Respecto a sus ambiciones, se descarta para las grandes: “Pienso que por características no sería realista creer que voy a conquistar un Tour. Apostar por rondas de una semana como el País Vaco y Dauphiné lo veo más sensato. E, incluso, por el Mundial. Me gustan mucho las clásicas. Otro ciclista que me motiva: Alaphilippe”. Ropero debuta con desparpajo y las ideas claras.