Competición
  • Clasificación Eurocopa

CICLISMO | TRES VALLES VARESINOS

Un mal desvío elimina a Valverde en otra exhibición de Roglic

El esloveno volvió a ganar una clásica en Italia tras el Giro de Emilia. El grupo de Valverde y Nibali tomó giro en dirección contraria y no llegó al final con los mejores.

Un mal desvío elimina a Valverde en otra exhibición de Roglic

Primoz Roglic no se cansa de ganar. El esloveno, número 1 del ranking UCI y vigente campeón de la Vuelta a España, volvió a exhibirse en Italia con la conquista de los Tres Valles Varesinos, sorprendiendo al resto de favoritos con un cambio de ritmo sensacional antes del esprint en la meta de Varese. Otros favoritos, como Nibali y Valverde, no tuvieron opciones de disputar la llegada al quedar cortados por tomar un desvío mal señalizado en los últimos kilómetros.

La carrera arrancó sin tregua desde la salida, con un grupo de seis corredores que se distanció del pelotón: Gogl, Agnoli, Ballerini, José Herrada, Frapporti y Marengo. Los equipos de los favoritos al triunfo en la meta de Varese no permitieron que la diferencia creciese más allá de los dos minutos y medio, por lo que mantuvieron la situación de carrera bajo control en todo momento.

La dureza del recorrido (197 kilómetros entre Saronno y Varese de constante sube y baja) pasó factura a más de uno, entre ellos, Mads Pedersen. El vigente campeón del mundo de fondo en carretera pagó los esfuerzos de su gesta en Yorkshire y echó pie a tierra cuando aún quedaban unos 90 km para la meta. No fue la puesta de largo deseada de su flamante maillot arcoíris. Media hora después, a unos 70 de la llegada, el sexteto de cabeza se quedó en trío, con José Herrada dando buenas sensaciones junto a Gogl y Ballerini.

No obstante, el español de Cofidis fue el primero en decir adiós de los últimos tres supervivientes, aunque Gogl y Ballerini corrieron pronto la misma suerte. El trabajo de equipos como Jumbo-Visma y Groupama FDJ, echó por tierra la escapada a 36 km de Varese, con un terreno en constante sube y baja que causó estragos. Ahí precisamente fue donde Luis León Sánchez mostró todo su poderío, en un pulso que se mantuvo con el pelotón hasta los instantes finales.

Pero antes tuvo lugar la imagen de la jornada. A falta de 12 kilómetros, el grupo de favoritos comandado por Valverde y Nibali tomó un desvío equivocado que estuvo mal señalizado por la organización y quedaron completamente descartados de la lucha por el triunfo. Ese contratiempo no pilló desprevenido a un Roglic que venía por detrás. El esloveno se aprovechó del acelerón del grupo para dar caza a Luis León a 600 metros del final, cambiar el ritmo e imponerse en solitario con una nueva exhibición en territorio italiano. Hace solo tres días conquistó el Giro de Emilia con una maniobra similar y también sumó en mayo su primer podio en una gran vuelta con el 3º del Giro. Roglic prolonga su idilio con Italia.