Competición
  • Clasificación Eurocopa

CICLISMO

Markel Irizar apoya la carrera solidaria contra el cáncer

La compañía farmacéutica BMS realizará una carrera ciclista solidaria, con el objetivo de recaudar fondos para la Fundación Sandra Ibarra.

Markel Irizar apoya la carrera solidaria contra el cáncer
Fundación Sandra Ibarra

La cuarta edición de la carrera solidaria "Country 2 Country 4 Cancer" comenzará el 18 de septiembre en Múnich (Alemania). A lo largo de 18 días, los empleados de Bristol-Myers Squibb (BMS) de más de 15 países, completarán los 3.500 kilómetros de un recorrido que finalizará en Londres. Los empleados de BMS de la península ibérica, participarán en la etapa que sale desde Gerona y acaba en Toulouse. En total recorrerán una media de 110 kilómetros diarios y se espera la participación de 100 voluntarios. 

Como dice José Cabrera "no venimos a competir, sino a contribuir a una buena causa". Cabrera es el director médico de BMS y capitán del equipo de la península ibérica. El doctor se ha entrenado muy duro para este reto. "Mientras me preparaba tenía momentos de reflexión y me preguntaba: ¿Por qué estoy aquí? Al final todos tenemos un familiar o amigos cercanos que han pasado por una enfermedad como el cáncer. Por eso estamos aquí, para ayudar", finalizaba.

El objetivo de esta carrera será conseguir fondos para la Fundación Sandra Ibarra, que lleva 11 años intentando mejorar la calidad de vida de los supervivientes al cáncer. "Queremos registrar la vida. Ponerle cara a todas las personas que lo han sufrido", aseguró Sandra Ibarra. Ella misma sufrió un cáncer y desde ese momento decidió trabajar para ayudar a los demás a través de su principal proyecto en la fundación, Escuela de Vida. Se puede colaborar con esta iniciativa solidaria a través de la siguiente página web: https://fundrazr.com/sandraibarra.

Markel Irizar fue otro de los protagonistas del acto. Ya retirado tras la clásica de San Sebastián, el corredor vasco no dudó ni un instante en involucrarse en esta carrera solidaria. Irizar que superó un cáncer testicular en 2002, no esconde el miedo que sintió en ese momento hace ahora 17 años. "Lo primero que pensé fue en mi madre. Por suerte todo salió bien. He podido cumplir mis dos grandes sueños que tenía en la vida: ser ciclista profesional y padre", sentencia.

El que fuera gregario de Lance Armstrong contó una anécdota con el americano. "Cuando él tuvo cáncer le escribí una carta deseándole una pronta recuperación. Después fui yo el que sufrió la misma enfermedad y me mandó una carta". Cosas del destino que años después fueron compañeros de equipo en el Radio Shack. "No cambiaría nada de lo que ha pasado en mi vida", afirmaba el exciclista. El propio Irizar tiene junto a Sandra y José un deseo común. "Ojalá la lucha contra el cáncer llegue a la línea de meta", finalizaban los tres.