Competición
  • Europa League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina

CICLISMO | GIRO DE ITALIA

Bilbao: "Espero que me dejen ver hasta dónde puedo llegar"

Bilbao: "Espero que me dejen ver hasta dónde puedo llegar"

Pepe Andrés

El vizcaíno empezó el Giro con una idea: trabajar para Supermán en Astana. Sin embargo, ya lleva un triunfo y marcha décimo, mejor que su líder.

¿Qué balance extrae en el primer día de descanso del Giro?

La primera semana sólo la puedo calificar como muy productiva, espectacular. Arranqué realmente bien en la crono de Bolonia, competí igual de bien en la de San Marino, permanecí atento y sin percances en los días difíciles y además rematé con mi primer triunfo en una grande en L'Aquila. Las nueve etapas disputadas me llevan a pensar que tengo buenas piernas para la parte más exigente de la carrera.

En 2018 se confirmó como corredor de tres semanas y en este 2019 va camino de un paso más.

El Giro es una prueba especial para mí. Aquí descubrí el año pasado, con mi sexto puesto, que valía para pelear por las generales de las grandes rondas, y aquí también alcancé mi primera victoria en esta edición en una gran vuelta. Me encantan los tifosi y el ambiente que rodea al Giro de Italia.

De momento marcha décimo, pero mucho mejor que su líder en el Astana, Miguel Ángel López, y que bastantes más aspirantes al título. ¿Cómo valora la situación?

Es cierto que me encuentro un puntito por encima. Me sorprenden las diferencias entre los favoritos, no las imaginaba tan amplias a estas alturas. Sin embargo, falta toda la montaña y la dureza de la tercera semana... y ya comprobamos en 2018 cómo explotan los planes en un instante con Froome y Simon Yates. Respecto a nosotros, Miguel Ángel continúa como el capitán de la escuadra, aunque espero que en el Astana me dejen ver hasta dónde puedo llegar en la montaña.

¿Ambiciona el podio de Verona si continúa en esta buena línea?

No lo sé, no me lo planteo ahora mismo. Quizá sea hablar demasiado, pero tampoco quiero descartar nada. Se trata de seguir arriba, de conservar las energías y de atacar. Seguro que en Astana nos movemos con hambre en las etapas más exigentes, y aparte disponemos de la ventaja de contar con dos hombres para asaltar la clasificación.