GIRO DE ITALIA

Vars, la Bonette y la Lombarda decidirán el podio del Giro

Los tres colosos alpinos, junto a la subida final a Sant´Anna di Vinadio decidirán quiénes estarán en el podio y quién se llevará el Giro de Italia 2016
Giro de Italia: Etapa 17 Riva del Garda - Iseo

Vars, la Bonette y la Lombarda decidirán el podio del Giro
Giro de Italia

La vigésima etapa del Giro de Italia 2016, con un recorrido de 134 kilómetros entre Guillestre y Sant´Anna di Vinadio será la que decida quién será el ganador de la ronda italiana. La etapa decisiva del Giro transcurrirá en su mayoría por suelo francés y regresa a suelo italiano cuando coronan la Lombarda, a 11 de meta. Los corredores harán frente a 4.100 metros de desnivel en solo 134 kilómetros. Junto con las etapas de Corvara del pasado sábado y la de este viernes con final en Risoul,  la etapa de este sábado está catalogada de cinco estrellas por la organización del Giro. Los corredores deberán afrontar las subidas al Col de Vars, al Col de la Bonette y al Colle della Lombarda, todos ellos de primera categoría e inéditas en el Giro de Italia, pero que hacen casi 8 años que no se subían en una gran vuelta por etapas.

El Col de Vars es uno de los puertos míticos de los Alpes en el Tour de Francia. Hasta en 33 ocasiones se ha realizado la ascensión a este coloso alpino en la ronda gala, aunque la organización de la prueba francesa no lo incluye en su recorrido desde el año 2000. En la subida, conserva uno de los refugios que Napoleón ordenó construir en los Alpes. El Cold de Vars se ha subido en los años 1922 (Thys), 1923 (Francis y Henry Pélissier), 1924 (Frantz), 1925 (Aimo), 1926 (Aimo), 1927 (Frantz), 1933 (Vicente Trueba), 1934 (Vietto), 1935 (F. Vervaecke), 1936 (Julián Berrendero), 1937 (Vissers), 1938 (Bartali), 1939 (Vissers), 1947 (Robic), 1948 (Robic), 1949 (Kübler), 1950 (L. Bobet), 1951 (Coppi), 1953 (Deledda), 1955 (Gaul), 1958 (Cattalano), 1960 (Massignan), 1962 (Pauwels), 1964 (Julio Jiménez), 1965 (Hast) - 1967 (Chappe), 1969 (Mascaro), 1972 (Delisle), 1975 (Zoetemelk), 1986 (Eduardo Chozas), 1989 (Cornillet), 1993 (Cassani) y 2000 (Heppner).

La subida al Col de Vars consta de 18,2, con un desnivel de 1096 metros, una pendiente media del 6% y rampas máximas de hasta el 13%. El puerto arranca nada más salir de Guillestre, y ya impone en las primeras rampas con tramos del 6, 8 y hasta el 10%. El tramo más exigente de la subida se encuentra entre los kilómetros 2,5 y 4,5 de la subida, donde los tramos oscilan entre el 9 y el 11,8%, con rampas de hasta el 13%. Después de estas rampas, la pendiente pasa al 6 y 7%, antes de otros dos tramos al 8-9%. Tras ellos, los ciclistas tendrán 3 kilómetros de descanso sin apenas rampas antes de llegar a Sainte-Marie Devars, donde los ciclistas deberán afrontar 3 kilómetros con rampas entre el 7 y el 8%. Los últimos 4 kilómetros deparan a los corredores un tramo de 8% y otro del 7,8% a falta de 1,5 kilómetros para la cima, que se alternan con rampas algo más suaves del 4-5%.

El segundo puerto de la jornada es el Col de la Bonette. En 2008 se convirtió en la cota más alta subida en el Tour de Francia, con 2802 metros de altitud, pero fue porque la ascensión  culminó en la Cime de la Bonette, no en el paso en sí, que se sitúa a 2715 metros. En la Cime de la Bonette se encuentra la carretera más alta de Europa, donde se llegan a alcanzar los 2860 metros de altura. La Bonette, un puerto con pasado militar en el que se localiza el fortín de Restefond, que hasta 2009 fue centro de entrenamiento),  se ha pasado 4 veces en el Tour de Francia. En 1962 y 1964, Federico Martín Bahamontes fue el primero en coronar la cima. Robert Millar coronaría la cima en cabeza en 1993 y el último en pasar primero por este puerto en una gran vuelta fue el sudafricano John Lee Augustyn en 2008.

La Bonette es un puerto largo, de 22,2 kilómetros, con un desnivel de 1494 metros, una pendiente media del 6,7% y rampas máximas de hasta el 10%. Los corredores afrontarán la subida por la vertiente de Jausiers, y al inicio subirán tramos del 3, 5, 6,4 y 6,9%. Tras estos primeros kilómetros, la pendiente se endurece, con tramos del 7,1, 7,7, 8,1, 7,7, 8,2, 8,5 y 7,7%, seis duros kilómetros en los que la pendiente media es del 8%. Después de un tramo en el que la pendiente suaviza al 5,7%, los corredores se enfrentarán a la parte más exigente del puerto, con tramos entre el 8,4 y el 9,2%, con rampas máximas del 10%. Tras estos, la dureza se minimiza, pero aún así seguirá exigiendo a los corredores con tramos del 6,9, 5,5 y dos kilómetros al 7,9%. Los últimos 3 kilómetros son al 6,4, 6,1 y 3,4% en la llegada a Restefond, antes de coronar el Col de la Bonette.

El último de los tres colosos alpinos que se subirá en la jornada del sábado es la Colle de la Lombarda. Esta cima de 2350 metros de altitud será la primera vez que se ascienda en el Giro de Italia y sólo se ha pasado una vez en el Tour, en la misma etapa que se subió la Bonette por última vez en la ronda francesa en el año 2008 camino de Jausiers. Al igual que en la cima del Agnello, en su cumbre se encuentra la frontera entre Francia e Italia. El alemán Stefan Schumacher tuvo el honor de ser el primero del pelotón en coronar esta cima la primera vez que se subió en una gran vuelta. 

La Lombarda también es un puerto largo, de 19,8 kilómetros, con un desnivel de 1492 metros, una pendiente media del 7,5% y rampas máximas del 12%. La subida se realizará por la vertiente francesa y arrancará en Isola. Los primeros kilómetros son los más duros de la subida, con tramos del 8,3, 8,4 y 10,3, con rampas máximas del 12%. Tras el duro tramo del 10%, los corredores se verán obligados a sufrir al menos tres kilómetros más, con tramos del 7,6, 9,2 y 8,8%. En estos primeros 7 kilómetros, la pendiente media es del 8,7%. Tras estos primeros tramos difíciles, la pendiente suaviza los siguientes siete kilómetros, con rampas que oscilan entre el 5 y el 6,7%. A 7 kilómetros de la cima, los corredores afrontarán tramos de 7,1 y 7,4 y 6,7%. Después de pasar por la estación de Isola 2000, y tras rampas del 6%, los corredores afrontarán duras rampas del 8,3, 8,8 y 7,7% antes de coronar la cima a sólo 10 de meta.

Ya en suelo italiano, el pelotón afrontará el rápido y peligroso descenso de 8 kilómetros hacia Vinadio. Tras superar esta bajada muy técnica, los ciclistas afrontarán la subida final a Sant´Anna di Vinadio el santuario situado a más altitud de Europa (2015 metros), un alto de tercera categoría y 2 kilómetros al casi 9,7% con rampas máximas del 11%, donde conoceremos quién es el virtual ganador del Giro de Italia 2016.