GIRO DE ITALIA | 4ª ETAPA

Ulissi gana en Praia a Mare y Dumoulin recupera el rosa

El del Lampre fue el más fuerte de los escapados que se marcharon en la Vía del Fortino. Dumoulin fue segundo y es nuevo líder. Los favoritos, juntos.

Ulissi gana en Praia a Mare y Dumoulin recupera el rosa
LUK BENIES AFP

El pelotón sabía que se iba a presentar batalla en el rampón de Vía del Fortino. Mientras Tom Dumoulin, Vincenzo Nibali o Alejandro Valverde transmitieron buenas sensaciones, atentos en cabeza y con un pedaleo alegre, a Mikel Landa le costó más de la cuenta: “Sí, me faltó un poco de ritmo. La primavera y el calor me golpearon de repente. Gracias a Roche salvé la situación”. Todo lo contrario que Valverde: “Me sentí bien y me encontraba en mi sitio. La única pega, no haber bonificado”. El murciano entró cuarto, por detrás de Dumoulin, de nuevo la maglia rosa, Kruijswijk y el vencedor, Ulissi.

Para no aspirar a la general, a Dumoulin se le nota muy en forma, concentrado y metido en la carrera. Cómo no, volvió a sacudirse la presión: “Deseaba recuperar el liderato para disputar la primera llegada en alto (este jueves) y la crono de 40 km en una posición cómoda”. Diego Ulissi sí dejó claros sus planes en la primera jornada de descanso: “Quiero la victoria, sé que puedo ganar después de coronar el repecho”. Pocas veces se habla con esa convicción y se acierta al día siguiente. El toscano, de 26 años, anticipó su ataque a la cuesta situada a 9 km de la meta. Abrió camino junto a su escudero Conti y otros compañeros de la fuga, y en la subida a Fortino se marchó en solitario.

Ulissi dio positivo por salbutamol en el Giro de 2014, en el que logró dos etapas. La UCI tiene fijado el límite para esta sustancia en 1.000 nanogramos... y el italiano casi dobló la tasa: 1.900 nanogramos. El médico del Lampre confirmó que disponía de una autorización terapéutica, y su suspensión quedó reducida a nueve meses. No le desposeyeron de sus resultados, así que el de Praia a Mare se trata de su quinto triunfo en la Corsa Rosa. “Olvidé ese episodio, por suerte en 2015 ya alcé los brazos de nuevo aquí (en Fiuggi, por delante de Juanjo Lobato)”.

Tras la excursión neerlandesa, la primera toma de contacto con Italia resultó bastante dura: 200 km a 29 grados, una humedad por encima del 65% junto a las costas del Tirreno, con dos cimas de tercera que bien podían haber sido catalogadas de segunda, y una rampa de 1,8 km al 7,7%, con pendientes del 18%. Además, el Astana y el Movistar se exprimieron en la parte final para seleccionar al grupo. Aun así, ninguno de los grandes favoritos cedió.