MUNDIALES DE CICLOCROSS

La UCI descubre el primer caso de motor y dopaje tecnológico

La UCI emitió un comunicado y la Federación de Bélgica confirmó que la bici de Femke van den Driessche es la implicada.E3 Harelbeke: Mikel Landa se prueba en el pavés

El dopaje mecánico ya está aquí. Los rumores se transformaron en realidad en los Mundiales de ciclocross de Zolder (Bélgica), donde la Unión Ciclista Internacional (UCI) localizó el primer motor oculto en la bicicleta de Femke van den Driessche. Esta belga de 19 años, campeona de Europa, era una de las favoritas en la prueba Sub-23.

En un comunicado oficial que colgó en su web, la UCI anunció que investigaba una irregularidad: “Conforme con las reglas de fraude tecnológico, una bicicleta ha sido apartada para su inspección”. La Federación belga confirmó la trampa: “La UCI lo ha contrastado, y señala a Femke van den Driessche”. Fuentes del organismo reconfirmaron a AS el hallazgo: “Los comisarios detectaron uno de esos dispositivos. Se realizaron controles en la salida y en el box de materiales”. Las normas de la UCI especifican un mínimo de seis meses de sanción y una multa de entre 20.000 y 200.000 francos suizos (de 18.050 a 180.490 euros), según su artículo 12.1.013 bis.

“Podemos afirmar que se trata del primer incidente de dopaje mecánico del que tenemos constancia”, dijo Peter van den Abeele, responsable de ciclocross de la UCI, a la televisión belga Sporza. Van den Abeele explicó que en la organización “todos" se sentían "consternados”. Este medio también habló con el seleccionador de Bélgica, Rudy de Bie, quien dio la cara visiblemente afectado y calificó el caso de “vergüenza y escándalo”.

Al desmontar el sillín de la bici, que se encontraba en boxes, se descubrieron cables que evidenciaban la presencia del motor. El padre de Van den Driessche defendió la inocencia de su hija en el diario De Standaard: "No es la bicicleta de Femke. Alguien se su entorno, que se entrena con ella de vez en cuando, la trajo al box. Nunca fue la intención de Femke utilizar esa bici". Su equipo, el Kleur Op Maat-NODRUGS (Drogas no), se distanció de ella: "Tomaremos las medidas pertinentes". Wilier, el fabricante, se mostró contundente: “Nuestra bicicleta resultó vilmente manipulada”.