Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank

Tiburón en apuros en el Tour

TOUR DE FRANCIA | 8ª ETAPA

Tiburón en apuros en el Tour

Tiburón en apuros en el Tour

Reuters

El francés del Ag2r Vuillermoz sorprendió a los especialistas en una llegada en rampa donde sólo Nibali se dejó 10 segundos con los otros favoritos de la ronda gala.

Esperábamos lo extraordinario y sucedió lo normal. En una rampa de mountain bike venció un corredor formado en el ciclismo de montaña (campeón mundial por relevos mixtos). El francés Alexis Vuillermoz, tercero en Huy, se ha consagrado como un especialista en muros y finales picantes, lo que en el argot ciclista se denomina un puncheur. Debería correr la Vuelta. Degustaría cada día sabrosas colinas con salsa brava.

Vuillermoz es la primera alegría francesa en el presente Tour. A la espera de Barguil, el resto de ídolos locales no invitan al optimismo. Pinot se dejó quince segundos en el Muro de Bretaña y Bardet entregó 21, sin que exista explicación para el decaimiento de tan reconocidos escaladores. La teoría de la maldición cobra fuerza.

Tampoco se entiende lo que le ocurrió a Nibali. El italiano, vigente campeón, no pudo seguir el ritmo de los favoritos y añadió diez segundos al tiempo que ya lleva perdido, 1:48 en total. Aunque el pellizco es mínimo, señala un problema. Resulta sorprendente que el ciclista más combativo en la etapa pavés se atasque cuatro días más tarde. Debe ser cierto que el estrés agota más que las montañas.

El Muro de Bretaña planteó otras incógnitas. Contador salvó la etapa (en Huy cedió 18 segundos), pero esta vez escaló lejos de las posiciones de cabeza, de tal manera que un acelerón le hubiera puesto en problemas. O está fingiendo o está cansado. Hacemos votos por su matriculación en el Actor’s Studio.

Froome, por su parte, no se escondió. Subió en las primeras posiciones, vigilante de cuanto sucedía por detrás y atento a lo que pasaba por delante. A estas alturas, no hay favorito con mejor aspecto. Por fortuna para la carrera, el líder no sólo es el ciclista más fuerte; también es el más impetuoso, desbocado e irreflexivo. Justo lo contrario de Nairo Quintana, que todavía no ha levantado una ceja.

Valverde, tercero en la etapa, comentó en meta que había sentido “buenas piernas”, lo que significa que hubiera podido ganar y de lo que se deduce que hubiera ganado. El problema es que ni el Tour ni él se aman. Por eso nunca ha subido al podio y por la misma razón sólo ha vencido en cuatro etapas, escasa recompensa para un ciclista de tanta calidad. En el fondo es una cuestión de iluminación, prisma y actitud. Hay espejos que te favorecen y otros que te escupen el reflejo.

La situación de Sagan es bien distinta. El eslovaco no renuncia al cortejo al Tour, a pesar de las calabazas diarias: seis de las ocho etapas disputadas las ha terminado entre los cuatro primeros, aunque sigue sin ganar. Cualquier otro pretendiente se hubiera deprimido; Sagan se ha dejado el pelo largo y sonríe. Mientras la dama afloja, acumula premios: maillot verde, maillot blanco y fotos junto al vencedor.


Resumen - Etapa 8 (Rennes > Mûr-de-Bretagne) - Tour de France 2015 by Le Tour de France (Canal Español)

Música. El resto de la jornada fue un paseo por Bretaña animado por lugareños como los de la fotografía superior, capaces de abandonar un poker de ases para tocar la trompeta y el acordeón.

Hoy será el turno de los tambores. La crono por equipos no sólo ordenará a los candidatos antes de las montañas; ordenará sus cabezas.

0 Comentarios

Normas Mostrar