La nieve amenaza con recortar la etapa reina de hoy

Ciclismo | Vuelta a Castilla y León (3ª etapa)

La nieve amenaza con recortar la etapa reina de hoy

La nieve amenaza con recortar la etapa reina de hoy

miguel garcía

Quizás no se pueda llegar a la cima de Salcedillo

Alberto Contador afrontará hoy su prueba decisiva para llevarse por segunda vez consecutiva la Vuelta a Castilla y León... si el tiempo lo permite. La meta está instalada en La Collada de Salcedillo (1.635 metros de altitud). Ayer era accesible, pero el pronóstico para la pasada madrugada era de nieve a partir de los mil metros y hasta la mañana de hoy los organizadores no sabrán si los ciclistas podrán subir hasta el lugar previsto. "Si no es posible, la etapa terminaría donde la nieve nos lo permita", decía José Luis López Cerrón, director de la carrera.

El puerto palentino se llama en realidad Golobar, sólo que se asciende hasta La Collada, a 3,3 km de la cima. Aún así son 16,5 km de ascensión, al 5,2% de desnivel y con rampas de hasta el 13%, una de ellas a sólo 500 metros de la línea de llegada.

Ese es el escenario que se espera se desarrolle la gran batalla por el triunfo final de la carrera. Contador tendrá que defenderse, lo mismo incluso pasa al ataque ante un buen puñado de escaladores: Samuel Sánchez, Sastre, Dueñas, Fran Pérez, los colombianos Mauricio Soler y Ardila...

Si el madrileño mantiene su jersey granate en esta etapa reina tendría prácticamente ganada la carrera, pues tiene un estupendo equipo detrás para defenderle en el último día.

Ganó Ventoso.

El Astaná, como el día anterior, controló ayer perfectamente al pelotón. El viaje lo llenó la escapada del Malagueta, David Martín y el ucraniano Chuzhda, que saltaron en el km 2 y fueron atrapados a nueve de meta.

En Ureña esperaba un final espectacular, con la meta en un duro repecho que permitió ver un sprint a cámara lenta. Primero atacó Alberto Fernández, le superó el italiano Nardello, a éste Samuel Sánchez y finalmente valió un poderoso demarraje del cántabro Fran Ventoso, que remontó doce ciclistas en los últimos 50 metros.