NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

BILBAO BASKET

Radicevic, un base moderno con mentalidad clásica

Iba para estrella, pero asume que no fue fácil aguantar tantas expectativas, ahora afirma que es un jugador mucho más experto y con confianza. “Mi objetivo era jugar la ACB, la Liga que más me gusta”

Actualizado a
Radicevic, un base moderno con mentalidad clásica

Niko Radicevic nació en Cacak, localidad serbia conocida en el mundo porque alumbró a Obradovic, el ‘señor de la Euroliga’. Desde muy joven el base apuntaba a estrella en ciernes. Como Sub-16 y Sub-18 se acostumbró a coleccionar éxitos con su selección. Formó parte del quinteto ideal del Eurobasket júnior en 2012. El 25 de junio de 2015, fue seleccionado en la posición número 57 del draft de la NB por los Nuggets, aunque no llegó a jugar en la liga norteamericana. A cambio, pasó a completar su formación con el Cajasol Sevilla, con el que debutó ante el Estudiantes, a las órdenes de Aíto, el 14 de octubre 2012, con 18 añitos, en un equipo en el que estaba Balvin. Ha pasado por Partizán, Estrella Roja, Gran Canaria, Italia, Murcia, Grecia, Polonia y Lituania. Es tiempo de asentarse en un sitio.

Sobre su altura de 197 centímetros se dirige con más visión de campo. “Tuve mala suerte con las lesiones, cuando me eligió Denver sobre todo. No sabía aguantar tantas expectativas, pero es pasado, soy otra persona, tengo más experiencia. He vivido muchas situaciones en mi carrera”, expone durante su presentación oficial en el Bilbao Basket con enorme madurez este base de 28 años, “todavía soy joven”, al tiempo que resalta que su motivación “es al máximo nivel”.

El baloncestista serbio estaba deseando regresar a nuestro país. “Vengo como un jugador con más confianza, lo veo como una buena oportunidad para seguir creciendo. Tendré unos compañeros y un cuerpo técnico, uno es Javi (Salgado) que ha sido un base muy grande, y aprovecharé para aprender mucho de ellos. Mi objetivo era volver a España, es la mejor Liga de Europa, la que más me gusta. Ayudaré a este equipo y él lo hará conmigo”, sostiene en un castellano que va refrescando tras dejarlo olvidado un tiempo.

La posición de director de juego da un giro en Miribilla. De Luz y Rousselle se pasa a Radicevic y un Hakanson que vuelve a bajar al ‘uno’. A Niko lo definió el director deportivo del club, Rafa Pueyo, como un “base moderno, pero de mentalidad de antes”, ya que su punto fuerte es jugar para el equipo, por encima de objetivos personales y tiene un físico de ‘uno’ muy actual. “Tiene buena lectura táctica, se posiciona bien del lado débil, le gusta jugar con ritmo, correr al contraataque sin abusar del bote; por su experiencia nos va a ayudar”, entra en detalle. Ya coincidió en Sevilla con Rigo y Hakanson, que se incorporará el día 30 junto con Andersson tras concluir la concentración con Suecia. “Con mi altura y mi físico vamos a tener más opciones en ataque y defensa, hablé con el entrenador antes de la pretemporada. Puedo ayudar porque tengo un buen físico para un base. Soy un base que primero juega para el equipo. Nuestro entrenador lleva muchos años en la liga y sabemos que le gusta un baloncesto de ritmo y en equipo. Aquí me voy a sentir cómodo”, remarca el jugador serbio.

Y en cuanto a la plantilla de este año, Pueyo hace un primer análisis: “Hemos hecho un conjunto, los que han venido son del gusto de Jaume (Ponsarnau) y creo que se adaptan al estilo dinámico, con mucho movimiento y pase, un equipo que puede defender de manera intensa para poder correr. Si es bueno o malo lo van a hacer los jugadores y técnicos con su trabajo y los entrenamientos. Esperamos que nos respete la salud y no haya lesionados, para poder determinar si hemos hecho un buen trabajo o no”. La Euskal Kopa entre Bilbao basket y Baskonia se disputará finalmente el 21 de septiembre en Galdakao.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?