NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

NBA | RESUMEN DE LA JORNADA

Los Sixers se están quedando sin aire

Siguen llegando las derrotas para unos Sixers lastrados por las bajas y en caída libre en el Este. Celtics y Bucks no fallaron contra Wizards y Hornets.

Actualizado a
Hield debutó con los Sixers, que perdieron contra los Hawks de un excelente Trae Young.
MITCHELL LEFFAFP

El 22 de enero, Joel Embiid firmó su partido de 70 puntos contra San Antonio Spurs. Sus Sixers, felices, estaban 29-13 en un pulso con los Bucks para ver quién era segundo del Este por detrás de los Celtics. Incluso, si llegaba una mala rachita en Boston… Desde entonces, todo ha ido mal. Embiid, un favorito para repetir como MVP que no ganará el premio porque no jugará los 65 partidos que desde ahora son requisito indispensable, vio como empeoraba el problema de rodilla que le había molestado desde el mes pasado y acabó en el quirófano. En ese momento, el único debate en Philadelphia pasó a ser si se había terminado la temporada, si solo era posible ya ver cómo circulaba otro curso frustrante para un equipo que no llega a una final de Conferencia desde 2001.

Con la operación de Embiid como gran titular de una racha nefasta de lesiones, los Sixers han perdido ocho de sus últimos nueve partidos, ahora cuatro seguidos después de caer en casa contra Atlanta Hawks (121-127). Es un equipo que necesita que llegue el parón del All Star para reagruparse, descansar, recuperar fuerzas. Y que al menos ha recibido la buena noticia de que Joel Embiid, si la recuperación va bien, podría llegar a tiempo para el final de la regular season y los playoffs. En el cierre de mercado llegó Buddy Hield, el tirador que tanta falta hacía. Y la cosa puede no tener tan mala pinta para el medio plazo. Pero, por ahora…

Por ahora toca remangarse, sufrir y apretar los dientes. Aquel 29-13 se ha convertido en un 30-21. La lucha por el segundo puesto, en cábalas para evitar un play in que ahora tiene a dos partidos y medio, la misma distancia a la que ve por encima al cuarto del Este, unos Knicks embalados. Huir de la repesca y pelear por tener factor cancha al menos en primera ronda son objetivos importantes pero para los que hace falta, sobre todo, salud. Contra los Hawks, Tyrese Maxey fue baja por enfermedad. Además de los dos all star, tampoco estaban Batum, Melton y Covington. En la guerra de bajas, un parte peor que el de los Hawks, que no tenían a Clint Capela ni a Dejounte Murray.

Pero sí a Trae Young, que acabó con 37 puntos y 12 asistencias, otro partido fabuloso de un jugador que está en un momento excelente, y que va a volver a ser all star por la gatera del recambio de los lesionados. Como parece que Trae y Murray juegan mejor separados, la ausencia del segundo (finalmente, no traspasado en el cierre del mercado) acaba no resultando dramática. Tampoco la de Capela, que ya debería haber dejado su sitio definitivamente a un Okongwu que jugó una gran primera parte (17 de sus 21 puntos), el tramo (ventajas de 22 puntos, 56-73 al descanso) en el que los Hawks amarraron la victoria. Después, solo tuvieron que aguantar las embestidas de unos Sixers que se acercaron pero no consumaron el vuelco, sobre todo porque Trae anotó cada vez que la cosa se puso peligrosa de verdad. Los Hawks están ahora 23-29, décimos y con un techo que difícilmente irá más allá que pelear por el noveno puesto (y un partido de play in como local) con los Bulls.

En los Sixers debutaron los que llegaron el jueves. De hecho, fueron titulares por las ausencias de Maxey y Melton. Cam Payne anotó 20 puntos y tiró del carro en el intento de reacción de la segunda parte. Hield, en el que hay puestas muchísimas esperanzas como tirador estratégico para cuando esté Embiid, acabó con otros 20 y un 4/12 en triples. Además, Oubre Jr sumó 28 para los Sixers, y Bey 18 para los Hawks.

Estos fueron los resultados de la noche del viernes:

76ERS 121-HAWKS 127

BUCKS 120-HORNETS 84

Los Bucks necesitaban buenas noticias y no hay mejor visitante para tenerlas que Charlotte Hornets, ahora mismo seguramente el peor equipo de la NBA: diez derrotas seguidas y 10-41 de balance total. Es la segunda victoria en siete partidos con Doc Rivers en el banquillo, esta con Damian Lillard de vuelta después de dos ausente (26 puntos en 29 minutos). Los Bucks (34-19 ahora) ganaban por 28 al descanso, llegaron a tener 42 puntos de ventaja y sentaron a todos los titulares con casi ocho minutos por delante y 107-66 en el marcador. Uno de esos partidos.

CELTICS 133-WIZARDS 129

Los Celtics no pisaron el acelerador en un duelo de David (40-12) contra Goliat (9-42). Bastó un tercer cuarto en marchas altas (36-16) para superar a unos Wizards que ganaban al descanso y pelearon hasta el final después, intentando una remontada imposible. Jayson Tatum sumó 35 puntos, 10 rebotes y 8 asistencias, y Kristaps Porzingis, 34 y 11. Los Celtics tienen cinco partidos de ventaja sobre el segundo del Este y es la vez que más rápido llegan a 40 victorias desde 2009, cuando defendían el que sigue siendo su último título hasta ahora (2008). Los Wizards, al menos, dieron la cara: 24+11+4 de Avdija, 21+8 de Coulibaly y 24+6+4 de Kispert con 17 puntos de Kuzma y 19 de Poole.

RAPTORS 107-ROCKETS 104

Los Raptors ganaron dos partidos seguidos por primera vez desde el 3 de enero (están ahora 19-33), pero no sin sufrimiento. Una ventaja de hasta 22 puntos acabó reducida a uno (105-104) por el esfuerzo de Dillon Brooks, un canadiense que anoto 11 de sus 20 puntos en el último cuarto. Pero RJ Barrett, compañero de selección, no falló desde la línea de personal y luego Aaron Holiday no acertó con el triple que habría supuesto el empate. En los Raptors, 21 puntos y 7 asistencias de Barrett y 25 de Quickley. Los Rockets quedan en 23-28 y siguen fuera de la zona de play in del Oeste por su horrible nivel fuera de casa: 18-9 en Houston, 5-19 a domicilio. Fred VanVleet no jugó en su regreso a Toronto y Cam Whitmore se lesionó.

LAKERS 139-PELICANS 122

KINGS 135-NUGGETS 106

Costalazo tremendo de los Nuggets (ahora 36-17), que pagaron el esfuerzo de jugar en back to back, tras una sufrida victoria contra los Lakers, y sin dos titulares, Kentavious Caldwell-Pope y Michael Porter Jr. Los Kings (30-21) pasaron por encima del campeón a partir del segundo cuarto, en cuanto pisaron a fondo el acelerador. El de Mike Brown es un equipo con un toque de ciclotimia: muy pobre en sus valles, pero tremendo cuando despega. A falta de tres segundos para el cierre del primer parcial, los Nuggets ganaban 26-35. Entonces anotó un triple Lyles, Peyton Watson regaló el saque de fondo y Malik Monk anotó otro triple sobre la bocina. Un aldabonazo al que siguió un despegue ya imparable (67-57 al descanso) con ventajas que llegaron a los 32 puntos. Otro tremendo triple-doble de Domantas Sabonis (17 puntos, 17 rebotes, 10 asistencias) y gran papel desde el banquillo de Monk (23 puntos) y Lyles (15). En unos Nuggets con muy poca energía, 23+8+7 de Nikola Jokic. En la cuenta de triples-dobles en la temporada, Sabonis es ahora líder con 16, uno más que Jokic.