NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA
Panathinaikos PAN
Real Madrid RMA
DAZN

EUROLIGA | 1ª JORNADA

Tavares lo gana y Llull lo remata

El Madrid comienza la Euroliga con un valioso triunfo en pista del ‘nuevo’ Panathinaikos. La defensa levanta a los blancos en un día de apuros. Buena aparición final de Musa y dominio del rebote.

Actualizado a

En una frase, Tavares lo ganó y Llull lo remató con un triple postrero (68-71). Simplista, porque pueden añadir la aparición oportuna de Musa con dos canastas vitales al final y porque el éxito, como casi siempre, tuvo mucho de todos a una en defensa, e incluyan si quieren ahí los 13 rebotes de Deck (diez bajo su aro). Con 19 pérdidas de balón y un porcentaje discreto en el tiro (el 5 de 11 de tres en la segunda parte lo arregló algo), la aplicación atrás era la que iba a rescatar a los blancos. Y lo hizo ante un remozado Panathinaikos, el club más laureado de la Euroliga en el siglo XXI con cinco trofeos. Hasta nueve fichajes, una lluvia de caras nuevas que parece haberle traído brío. La puntería, de momento, no, esa se la quitó el Madrid pese a que los griegos compartieran el balón bien durante muchos tramos. Pero, seamos claros, con un 35% en tiros de campo (24 de 68), un 11 de 21 desde la personal, 15 rebotes menos (34 a 49) y siete tapones recibidos, cuatro de ellos con la firma de Tavares, que rozó incluso varias bolas más (y añadió 14 puntos con 6 lanzamientos sin fallo y 6 rebotes), resultaba imposible hincarle el diente a uno de los grandes candidatos al título.

La expresión toma y daca se inventó para partidos como este en el OAKA, donde el Madrid arrancó con mando en plaza (13-21) y el duelo, al tiempo que iba llegando la afición local, se convirtió en uno de guerrillas donde asomaba un combativo Bochoridis, de los secundarios, y entraba en ignición el revoltoso Derrick Williams con su verticalidad inesperada, la misma con la que cargó con dos faltas rápidas en la reanudación a Tavares. El caballo de batalla del estadounidense esta vez fueron los errores desde la personal.

El PAO, además, aguantaba entonces en el rebote e imponía su defensa, vaciando de creatividad a un Madrid que ni asistía ni acertaba de tres (2 de 11 llegó a marchar). Varias apuestas al timón, la de salida con Musa-Causeur de uno y dos, luego Chacho y Llull a la vez. No fluía, no se generaba juego, ni Deck creaba demasiadas ventajas desde el poste. Solo una ráfaga de puro talento, el de Hezonja, con 8 puntos en segundos en el despegue inicial.

Tavares se crece y aparecen Causeur, Musa y Llull

El tercer cuarto empezaba mal, decíamos, con las personales de Edy, pero el pívot se rehízo y aguantó como pilar imponiendo el pánico en la zona. Mientras, Causeur daba un arreón y los problemas ofensivos se contestaban con defensa. Sufrían unos, sufrían los otros: 51-54.

Al acto decisivo, el Madrid entró con un balón colgado a Tavares y dos triples, uno de Causeur y otro de Llull (55-62), pero también con la cuarta de Edy, que acusaba la falta de descanso tras llegar a casi todo atrás. El eléctrico Paris Lee lideró un 8-0 y Llull y Musa no se entendían en un pase, la cosa se torcía (63-62) y se destorcía, que es lo que tiene el talento, ya que ahora la conexión entre ambos funcionaba con la asistencia del balear (cinco repartió) y la diana bajo canasta del bosnio, que repetía en la siguiente acción con una entrada de mucha fuerza y aún más mérito.

En los últimos 3:10, tras dos libres embocados por Derrick Williams (un milagro, puesto que acabó en 5 de 10), el Panathinaikos (65-64) no volvió a ver aro hasta el triple de Lee en el último segundo ya con todo resuelto. Ahí, en cancha propia, abrazó el triunfo el Real, el lazo lo puso Llull con un triplazo de los suyos (a tabla frontal, que de esos también suma unos cuantos) a 46 segundos de la bocina y después de salir del bloqueo directo de Tavares y superar el punteo de Grigonis. La primera de la cuenta europea, un pasito al frente en pabellón grande.

RESUMEN

68 - Panathinaikos (22+15+14+17): Paris Lee (12), Georgios Kalaitzakis (2), Marius Grigonis (5), Derrick Williams (15), Georgios Papagiannis (6) —cinco inicial—, Panagiotis Kalaitzakis (0), Eleftherios Bochoridis (5), Andrew Andrews (8), Mateusz Ponitka (5) y Arturas Gudaitis (10).

71 - Real Madrid (23+15+16+17): Fabien Causeur (8), Dzanan Musa (13), Gabriel Deck (9), Guerschon Yabusele (6), Edy Tavares (14) —cinco inicial—, Mario Hezonja (8), Sergio Rodríguez (2), Petr Cornelie (2), Vincent Poirier (3) y Sergio Llull (6).
         
Árbitros: Matej Boltauzer, Carmelo Paternico y Emin Mogulkoc. Sin eliminados.

Incidencias: Primer partido de la fase regular de la Euroliga disputado en el OAKA de Atenas. Sergio Llull se convierte en el jugador con más partidos disputados en la Euroliga en la historia del Real Madrid con 346, uno más de los que jugó Felipe Reyes (345).
Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?