EUROLIGA | REAL MADRID - FERNERBAHÇE

Lucha de gigantes

El Madrid de las ‘Dos Torres’ recibe a un Fenerbahçe capaz de hacer la guerra en el juego interior y dirigido por un viejo conocido: Djordjevic.

0
Lucha de gigantes
Tolga Adanali Euroleague Basketball via Getty

El pasado 8 de abril el Real Madrid se jugaba la vida en uno de los peores lugares posibles, el Ulker Sports Arena de Estambul. Un todo o nada, en cuadro y ante un ­Fenerbahçe que llegaba en crecida en la segunda vuelta de la Euroliga. Aquel día el equipo de Pablo Laso demostró (67-93) que está hecho de otra pasta y se volvía a meter en unos cuartos de final. Fue la quinta victoria consecutiva sobre el conjunto turco para un Real que poco se parece al de hace seis meses y medio.

Los referentes (los que no se marcharon) están a pleno rendimiento, los refuerzos funcionan y la enfermería se vacía poco a poco. La mala noticia, la única para el partido de hoy, es que a la baja por partida doble y ya habitual de Randolph y Thompkins se une la de Sergio Llull. El menorquín, que parece haber recuperado el reprís en este inicio de curso, no estará disponible por unas molestias en el hombro que arrastraba desde hace días. A cambio volverá Adam Hanga, que se perdió el partido del domingo en Lugo. Aunque la atención estará más arriba. En las alturas.

Las Dos Torres (Walter Tavares y Vincent Poirier) tendrán enfrente a uno de los pocos juegos interiores capaces de hacerles frente sobre el papel. “La batalla interior será determinante”, confirmaba Laso ayer. Por delante de todos aparece la figura de Jan Vesely, junto a Tavares seguramente el mejor jugador interior de la competición. Aunque el momento actual del caboverdiano sea superior, el nivel del checo le convierte en un arma difícil de detener si está en plena forma. A él se une Duverioglu y un Devin Booker al que el propio Laso añadía a la ecuación.

Sasha Djordjevic

El Fenerbahçe también suma este año a dos viejos conocidos de Vitoria: Achille Polonara y Pierria ­Henry, aunque el motor siga siendo Nando de Colo. Pero para viejos conocidos, el nuevo entrenador. Ni más ni menos que ­Sasha Djordjevic: ídolo blanco en aquel título de Liga en Barcelona hace 21 años. Cada vez más cuestionada su trayectoria en los banquillos, sobre todo después de las dos últimas decepciones con Serbia y la Virtus de Bolonia, no se puede permitir otro tropiezo en un club como el turco. En Madrid tiene el primer examen importante.