URBAS FUENLABRADA

Urbas Fuenlabrada: la palabra clave es continuidad

El equipo madrileño solo ha realizado tres fichajes. Ferrán López, director deportivo, ató la continuidad de siete jugadores del pasado curso.

0
Sean Armand, nuevo jugador del Urbas Fuenlabrada, junto a Christian Eyenga y Obi Emegano,
ACB Photo

El Urbas Fuenlabrada tuvo una pasada temporada bastante movidita. El inicio 0-5 acabó con la salida de Paco García, el primero de los tres entrenadores que hubo, y continuó con un goteo incesante de altas y bajas en la plantilla. En total, los madrileños emplearon 25 jugadores. A pesar de ello, el objetivo primigenio, la salvación, se obtuvo a falta de dos jornadas para cerrar el curso y con un buen sprint final: cinco victorias en los últimos diez partidos.

El destino era claro, este era el camino. Y Ferrán López, director deportivo del club, escuchó al cosmos y este verano se puso manos a la obra con la palabra continuidad en mente. Prolongó la residencia en Fuenlabrada de siete de los protagonistas de la salvación y solo realizó tres fichajes: Dusan Ristic, Álex López y Sean Armand. “Estoy contento con lo que tengo y me gustaría no tener grandes contratiempos. El año pasado teníamos siete debutantes, jugadores de calidad, pero que les pasó factura el estreno. En esta Liga tienes que pagar ese peaje. En los últimos diez partidos se vio que habían cogido el ritmo de competición y pensamos, que con un año más de experiencia, ese peaje ya estaría amortizado”, asegura López, que vio a los suyos caer en la primera jornada contra el Gran Canaria tras un esfuerzo titánico que los llevó a forzar la prórroga después de estar 19 abajo a mediados del tercer cuarto. Este viernes, ante el poderoso Baskonia (21:30, Movistar Deportes), nueva oportunidad.

Afición y cantera

Una reacción en la que se notó la mano de Josep María Raventós, que coge por primera vez al Fuenla como jefe supremo desde cero tras ­reemplazar a Javi Juárez en la jornadas 28 de la pasada campaña. “Se ha ganado estar aquí este año tras asumir el cargo en una situación complicada. Salvó al equipo y mejor de lo que pensábamos”, continúa el exjugador, toda una leyenda en el club fuenlabreño: el 10 que lució durante siete temporadas está retirado.

A pesar de la derrota del pasado domingo, el Urbas tuvo una gran noticia con la vuelta de su hinchada (parcial, 1.700), “la cuarta pata de la mesa” del club, según el director deportivo. “Son clave para nuestra existencia, con ellos somos más fuertes. Sé que no nos van a fallar”, subraya sobre unos aficionados que se relamen pensando en el futuro que les espera gracias a canteranos como Juanjo Santana, Bassala Bagayoko y Rodijs Macoha. “Están preparados para jugar con hombres. Espero que tiren la puerta abajo cuanto antes y demuestren que pueden estar en ACB”.