JUEGOS OLÍMPICOS | TOKIO 2021 | ESPAÑA

Darío Brizuela: "Scariolo sabe ver más de mí que yo mismo"

El escolta del Unicaja (San Sebastián, 1994) atiende a AS durante la preparación de la Selección para los Juegos Olímpicos de Tokio.

0
Darío Brizuela y Pau Gasol, durante un entrenamiento de la Selección.
FEB

Darío Brizuela (San Sebastián, 1994) se encuentra en la prelista de 18 de Sergio Scariolo para los Juegos Olímpicos de Tokio (del 24 de julio al 8 de agosto). El escolta del Unicaja, 11 internacionalidades, ha sido una de las figuras claves en el equipo de las Ventanas y ahora se encuentra ante su gran oportunidad.

Lo primero: ¡felicidades por su casamiento!

Muchísimas gracias.

La convocatoria con la Selección le ha trastocado un poco los planes, imagino.

No, lo teníamos previsto y la celebración en sí será más tarde... Cuando se pueda. Sin prisa.

Sarna con gusto...

Eso es.

¿Cómo van los primeros días de entrenamiento?

Muy bien. Intensos. Estamos trabajando genial. Es una oportunidad para aprender muy grande y la estoy aprovechando al máximo.

¿Qué se siente al entrenar junto a leyendas como Pau?

Te ayudan mucho. Tener la oportunidad de jugar con ellos es un placer.

¿Le han dado algún consejo los veteranos?

Marc (Gasol) me dijo un día que yo era un shooting guard (escolta tirador), que tirase. Para mí ese consejo es oro, así que estoy tirando (ríe).

Decía Pau Gasol que los jóvenes debíais atreveros un poco más en la Selección, ¿sigue ese consejo?

Sí. Intento hacer el juego que hago en Málaga. Obviamente no soy de los que tiene que asumir responsabilidad, pero mi juego es agresivo e intento sacar mis tiros. No acobardarme. Luego las cosas salen mejor o peor, pero vengo aquí a aprender, a hacer mi juego. Y no voy a cambiar mi estilo, que es lo que me ha dado la oportunidad de estar aquí.

Bueno, usted es un jugador valiente...

Sí. No concibo el baloncesto de forma diferente y si no jugara así, sería un desastre. Así que mejor no cambiar.

Se reúne con Juancho Hernangómez en la Selección, con el que jugó en el Movistar Estudiantes. ¿Cómo le ve?

Se ha convertido en un pedazo de jugador y está muy bien coincidir de nuevo con él después de tantos años. Nos reímos mucho. Me alegro un montón porque ha mejorado muchísimo.

Y usted, ¿en qué ha cambiado desde que debutó en la Liga Endesa?

¡Un montón! Soy bastante más tranquilo que antes (ríe). Últimamente me he enfocado mucho en el físico y en el tiro. Al final, te adaptas un poco a los roles del equipo, a los entrenadores que tienes y evolucionas tu juego en función de lo que te piden.

Y, ¿qué le falta como jugador?

Ser más sólido en defensa. Si mejoro más atrás, puedo ser un jugador que puede aportar mucho más. Y eso es lo que me va a dar el siguiente salto. Me queda muchísimo.

Pongamos una situación hipotética: su puesto en la Selección se basa en una entrevista de trabajo, ¿cómo se vendería a Scariolo para lograr una plaza para Tokio?

No sabría qué decirle. Me conoce de sobra, sabe las cosas que puedo ofrecer... no creo que pudiera decirle algo que él ya no supiera de mí. Sabe ver bastante más de mí que yo mismo. Confío plenamente en su criterio.

Después de una temporada tan dura por la pandemia del coronavirus, viajes, PCR constantes... ¿Qué le anima a ir con la Selección? ¿A meterse de nuevo en una burbuja?

Es evidente: estar en la Selección con estos pedazo de jugadores es suficiente motivo para meterte en una burbuja e, incluso, en una cueva. Lo que hiciera falta. Estar aquí es para mí el top a lo que yo podría llegar y no voy a decir que no por estar metido en una burbuja o por tener que hacerme una PCR día sí y día también. Me importa muy poco.