JUEGOS OLÍMPICOS | TOKIO 2021 | ESPAÑA

El uno por uno de los 18 preconvocados por Scariolo

Así llegan los citados por el seleccionador campeón del mundo, que deberá cortar a seis antes del viaje a Tokio, donde España defenderá el bronce de Río.

Usman Garuba
D. Grau ACB PHOTO

Este es el uno por uno de los 18 preconvocados de Sergio Scariolo para Tokio.

Ricky Rubio (21-10-1990, Minnesota Timberwolves). MVP del Mundial de 2019, ha tenido dudas hasta el final sobre si acudir a la cita olímpica, harto de las burbujas y de un año que, como sospechaba, ha sido una pérdida de tiempo en Minnesota. Líder absoluto del grupo en China, si está al mismo nivel en Tokio, es muy difícil pensar que España no se lleve una medalla. Jugador mágico, su inspiración es básica.

Sergio Rodríguez (12-6-1986, Armani Milán). Regresa a la Selección después de su ausencia en el Mundial. Tal vez, para cerrar un ciclo. Complementa bien a Ricky. Brillante en ataque, aclara el juego estático en momentos de atasco y habla el mismo lenguaje del baloncesto que los Gasol, Rudy, Abrines...

Sergio Llull (15-11-1987, Real Madrid). Otro ganador que ha sido maltratado por las lesiones este dificilísimo último año. Forma parte del núcleo duro en el vestuario de la Selección y tuvo un papel clave en el último Mundial. Su aparición ante Italia en Wuhan empezó a disparar a España. Es bravo, no se esconde y sabe tirar del carro en momentos difíciles.

Álex Abrines (1-8-1993, Barça). Regresa a la Selección después de la lesión que le obligó a abandonar el Eurobasket de 2017 y del episodio de depresión que le alejó del Mundial de 2019. Ha recuperado la alegría de jugar al baloncesto en el Barça, donde lleva dos temporadas a muy buen nivel y ha demostrado que es algo más que un tirador. También sabe tener buenos pies para defender. Este debe ser su gran campeonato con la Selección

Rudy Fernández (4-4-1985, Real Madrid). A sus 36 años, el capitán que levantó el trofeo Naismith también ha tenido una temporada complicada a nivel físico, pero no quería perderse la cita olímpica. Jugador con una lectura privilegiada del juego, será clave que Scariolo le dosifique y encuentre sus momentos. Compromiso total con la FEB. Ganador total.

Víctor Claver (30-8-1988, Barça). Borrado sin demasiada explicación por Jasikevicius en el final de temporada del Barça, Scariolo no ha querido dejarlo atrás. Recuperado de su operación en la fascia, tuvo momentos brillantes que subieron el nivel defensivo del Barça esta temporada y dio un clinic con Micic en el primer cuarto de la final de la Euroliga hasta que el lituano lo quitó de en medio. Polivalente, la última imagen de la Selección en unos Juegos es su gran defensa en el último ataque ante Australia que significó la medalla de bronce para la Selección. Gran jugador de equipo.

Juancho Hernangómez (28-9-1995, Minnesota Timberwolves). Ya en China, Scariolo le pidió dar un paso adelante. Dos años después, está obligado a hacerlo en mayor medida. Ha jugado 52 partidos esta temporada, con una media de 7.2 puntos y 3,9 rebotes por partido. Adora y admira a los Gasol. Un momento para que suba un escalón más. Sabe tirar, rebotear y jugar por encima del aro. Necesita cometer menos errores.

Alberto Abalde (15-12-1995, Real Madrid). Su primera gran competición. No gustó en la FEB que no se mostrase "disponible" para el Mundial de 2019, pero es cierto que participó en el equipo de las Ventanas. Ha jugado a buen nivel en el Madrid esta temporada, Piernas para una posición en la que abundan los veteranos. Scariolo necesita plenitud en todos los puestos. Tira bien. Debe despistarse menos.

Usman Garuba (9-3-2002, Real Madrid). La ausencia de Mirotic ha abierto una puerta para el madrileño, que puede ser una de las grandes apariciones de la Selección. Hay que aprovecharlo porque posiblemente vuele a la NBA este verano y, entonces, quién sabe. Llevarlo sería una manera de empezar a fidelizarlo. Gran final de temporada. Un especialista que, como Claver, es capaz de defender a jugadores más pequeños y de ser una alternativa. En la final de la ACB demostró que todavía no está hecho, pero será aprovechable. También puede meter tiros liberads. Debe evitar sus cortocircuitos, propios de un joven como él.

Willy Hernangómez (27-5-1994, New Orleans Pelicans). Scariolo ha asistido complacido a muy buenos momentos de Willy este año en los Pelicans. Pau y Marc son los referentes, pero el seleccionador tiene ganas de ver la evolución de Willy para concederle un papel algo más protagonista. Scariolo le pidió un puñetazo en la mesa en su franquicia, veremos si se lo pide también en la Selección.

Marc Gasol (29-1-1985, Los Ángeles Lakers). Como Ricky, no ha sido fácil seducir a Marc para que esté en la cita olímpica después de una temporada durísima en la NBA. Finalmente, sin embargo, la potente imagen de compartir con su hermano una imagen en los Juegos (no estuvieron juntos en Río 2016) ha podido más. Marc es un competidor y tratará de reponerse de un final de temporada sin protagonismo en los Lakers para lanzar a la Selección a una nueva medalla. En China, además de jugar una semifinal maravillosa contra Australia, era una suerte de segundo base del equipo. Por él pasaban las jugadas en el poste alto. Veremos qué le ofrece Scariolo esta vez.

Pau Gasol (6-7-1980, Barça). Ha mejorado los pronósticos y ha jugado a un nivel interesante en el Barça. Después de dos años parado, el sacrificio ha tenido premio para llegar no sólo sano, sino en condicines de aportar, a la Selección en sus últimos Juegos. Deberá mimar su preparación para evitar sustos. Y luego, a dejarse ya todo. Tiene minutos aprovechables. El arte de scariolo será cómo sacarle jugo con tanta acumulación de partidos en tan pocos días, que pueden pesar sobre un cuerpo de 41 años.

Pierre Oriola (25-9-1992, Barça). No es favorito para estar en la lista de doce, pero fue importante en momentos puntuales del Mundial de 2019. Hace grupo, es un especialista y tiene piernas y ritmo. La llegada de Gasol le ha quitado minutos en el Barça. Él lo ha asumido como capitán y lo ha aceptado porque manda el equipo. Y eso gusta mucho en la familia de la FEB, donde es muy querido, como en su club. Muy bueno en las transiciones. Un 'Carpanta' de los rebotes.

Darío Brizuela (8-11-1994, Unicaja). A pesar de cierta irregularidad en la toma de decisiones, ha jugado un buen año en el Unicaja. Tiene puntos en las manos y no es favorito para estar entre los doce pero aumentará el nivel de los entrenamientos. Tiene nivel, si llega el momento, para estar en la lista definitiva. Gran anotador e hincha furibundo del Arsenal, que nunca termina de darle alegrías.

Carlos Alocén (30-12-2000, Real Madrid). La marcha de Campazzo a la NBA, la lesión de Llull y la postrera baja de Laprovittola le han obligado a coger protagonismo y ha respondido. En principio, está por detrás de Ricky, el Chacho y Llull y es difícil verle un sitio entre los doce, pero intentará hacer ver en la concentración que está preparado. Jugador de futuro para los siguientes grandes compromisos.

Xabi López-Arostegui (19-5-1997, Joventut). Otro jugador mejorado durante el curso. Buen triplista y que conoce el método Scariolo y la escuela FEB porque ha pasado por las inferiores y acude a las llamadas de las Ventanas. Quiere probarse y apurar sus opciones de estar en los Juegos.

Sebas Saiz (15-7-1994, Chiba Jets). Uno de los soldados de las Ventanas, que ha demostrado compromiso con la FEB y, además, ha seguido progresando en los últimos tiempos. Luchador, tiene casi imposible estar en los Juegos por la nómina de pívots que hay, pero su compromiso es ejemplar y, si no es en este, está llamado a defender a la Selección en el próximo Eurobasket y el Mundial de 2023, donde España defenderá título.

Sergi Martínez (10-5-1992, Barça). Un 'poor Claver', como dirían en la NBA. Pero que algún día puede ser como el valenciano. Intenso, es un buen jugador defensivo y puede meter sus tiros si le dejan solo. Scariolo quiere probarlo para esa Selección ligera de futuro que vislumbra. Apenas tiene opciones de ir a los Juegos pero estar en la lista de 18 ya es un paso para el barcelonés.