LIGA ACB | ESTUDIANTES 86 - 87 FUENLABRADA

Ni con Ángel Delgado: el Fuenla se lleva el derbi del miedo

Los 30 puntos y 12 rebotes de Ángel Delgado no evitan la derrota del Estudiantes por la mínima ante un Fuenlabrada que se acerca a la salvación.

El Urbas Fuenlabrada se impuso al Movistar Estudiantes en el derbi madrileño del miedo (86-87), un paso de gigante hacia la salvación para los fuenlabreños, mientras que los colegiales siguen aguantando la respiración, pese a los 30 puntos y 12 rebotes del dominicano Ángel Delgado.

Una mano salvadora del base serbio Jovan Novak (10 puntos) para taponar el último intento muy forzado para ganar el partido del dominicano 'JJ' Barea (16) fue clave para decantar un partido con el que el 'Fuenla', que contó con 17 puntos del nigeriano Obi Emegano y 15 del esloveno Ziga Samar, suma 10 victorias, una por encima de su rival y tres sobre el descenso que marcan Retabet Bilbao y Acunsa GBC.

Un respiro en toda regla para los visitantes pese a sus cuatro bajas, sin Osas Ehigiator, el estonio Siim-Sander Vene, Marc García ni Álex Urtasun; aunque tampoco los oponentes andaban cortos de enfermería sin Edgar Vicedo, el lituano Dovydas Giedraitis, el francés Edwin Jackson ni el estadounidense John Robertson.

Necesitaba el 'Estu' una victoria tras sus últimas cinco derrotas consecutivas, y salió a por ella apretando en defensa para poner un 8-0 de parcial de salida frente a un Fuenlabrada negado que solo vivía de tiros de Samar. Raventós refrescó el quinteto y encontró puntos de Emegano (7 en el cuarto), pero Ángel Delgado y los tiros libres mantuvieron a los colegiales por delante (23-18).

Los vecinos fuenlabreños iban en crecida y con la agresividad del brasileño Leo Meindl decorcharon un parcial que se fue ampliando hasta el 2-15 (25-33, min. 15) ante la perplejidad colegial. Las tornas habían cambiado, el Urbas llevaba la iniciativa y solo Delgado (16 puntos al descanso) y el puertorriqueño JJ Barea evitaron que los visitantes se fueran de diez al intermedio (38-47).

La charla de Jota Cuspinera en el descanso surtió efecto, porque entre Delgado y Aleksa Avramovic cocinaron un 7-0 de salida (45-47, min. 22). Lo paró Raventós y respiró el Urbas, pero un triple de Brown igualó el duelo (54-54, min. 24) y tras una ensalada de tiros libres, el 'Estu' comenzó a crecer, en defensa (15-5 en rebotes en este cuarto) y en ataque, con Avramovic corriendo y Delgado machacando para un parcial 11-0 (del 54-57 al 65-57, min. 28).

La reacción fuenlabreña llegó del más inesperado, Samar, que a sus 20 añitos se cargó al equipo a su espalda, anotó canasta y triple, provocó la cuarta falta de Barea y frustró la escapada colegial, que se quedó en 66-62 a falta del cuarto decisivo.

Avramovic tiró del Estu en busca del golpe de gracia, pero el Urbas se resistía, y con apariciones de Alexander y Meindl puso el duelo en distancias mínimas (74-73, min. 35), pero una antideportiva y una protesta acabaron con el brasileño en el vestuario antes de tiempo.

Comenzó la guerra de guerrillas. Delgado y Barea hicieron soñar al 'Estu', pero lo despertó un triple de Kwan Cheatham, una canasta de Trimble y unos tiros libres para el 84-86 a 45 segundos del final. Igualó Delgado por el mismo medio, Emegano solo acertó uno y en la última acción, Barea se encontró con la mano de Novak, una mano que vale un respiro para el Urbas Fuenlabrada, y un dolor de cabeza para el Movistar Estudiantes.

RESUMEN

86 - Movistar Estudiantes (23+15+28+20): Barea (16), Avramovic (15), Laksa (5), Brown (10), Delgado (30) -quinteto inicial-, Sola, Djurisic (4), Arteaga (6) y Cvetkovic.

87 - Urbas Fuenlabrada (18+29+15+25): Samar (15), Meindl (12), Eyenga, Alexander (9), Sharma -quinteto inicial-, Trimble (16), Emegano (17), González, Novak (10) y Cheatham (8).

Árbitros: Antonio Conde, Arnau Padrós y Alberto Baena. Eliminado el visitante Leo Meindl por dos faltas técnicas (min. 35) y el local Alec Broen por cinco faltas personales (min. 39).

Incidencias: partido de la trigésimo cuarta jornada de la Liga Endesa, disputado en el WiZink Center de Madrid (Palacio de los Deportes), a puerta cerrada por las medidas sanitarias contra la pandemia de coronavirus.