NBA | PELICANS 120 - CLIPPERS 103

Los Pelicans reviven con Willy Hernangómez como titular

Los Clippers llegaban con una buena racha, pero cayeron ante unos Pelicans ante sus últimas oportunidades. Trabajo coral de los locales.

0

Se le agota el espacio a los Pelicans para escalar puestos en la clasificación de la Conferencia Oeste. Aprovechar cada partido es la única opción. Aunque llegue uno de los favoritos de la Liga, toca darlo todo. Eso lograron ante los Clippers en la noche del lunes, sacando una valiosa victoria en casa por 120-103. Y controlando de principio a fin. Sorprende porque ambos veían en rachas cruzadas, los de California llevaban once ganados de los últimos doce jugados y los de Luisiana llevaban cinco derrotas en seis citas. Ninguna previa fue válida para lo que se quería, remontar el vuelo. Los Clips, sin Kawhi Leonard y Serge Ibaka pero con otros como Rondo, George o el renovado Cousins en cancha, no tuvieron opción y eso es otra sorpresa.

El conjunto local se apoyó en el buen hacer de todos sus titulares, donde se incluyó a un participativo Willy Hernangómez que incluso llegó al doble-doble: 12+10. El papel de Ball y Bledsoe es importante y, en esta ocasión, estuvieron brillantes los dos a la vez y sin desentonar con los Zion Williamson o Brandon Ingram. Para darse la enhorabuena, faltando que ocurra con más regularidad. Los Pelicans están a cuatro victorias del décimo puesto, que ahora ostentan los Warriors, y queda poco más de una semana y media de competición. Es el pasto que hay y quizá esta reacción llega tarde, pero es a lo que se agarran Stan van Gundy y sus jóvenes pupilos.

La brecha se abrió en el primer cuarto y no se cerró nunca más. Van Gundy emparejó a Willy Hernangómez con Ivica Zubac y le mantuvo muchos minutos, también cuando entró DeMarcus Cousins de refresco. Un par de buenas acciones del madrileño fueron parte de la tónica, ya que se respondía a tapón con tapón, Marshall enchufaba dos triples, los bases lidiaban con el ritmo mejor que los rivales y nadie paraba a Zion.

Ventaja rápida de unos quince puntos, estable durante buena parte de la noche en esos términos, y a dormir.

Durante el segundo cuarto hubo algún conato, pero que no llegó a nada. Los Clippers forzaron con Cousins, que sí hizo daño a Hernangómez en el poste bajo, y sacaron provecho de alguna acción positiva de Mann y Coffey. Pero poco más. Williamson siguió sumando cerca y el criticado Bledsoe se unió acertando a poca distancia.

El partido acabó un tanto apático ante la imposibilidad del cuadro visitante de elevar el ritmo y pelearlo.