NBA | MAVERICKS 107 - KINGS 121

Doncic rinde, pero los Mavericks se la pegan y se complican

Dallas revive a Sacramento, que llevaba nueve derrotas seguidas, y se complica sobremanera. Buen partido de Doncic, mala actuación de Porzingis.

Qué batacazo de los Mavericks. Qué ocasión desperdiciada para poner las cosas en su sitio ante unos Kings que venían nadando en la inmundicia y se van del American Airlines Center cogiendo impulso para intentar llegar al play-in. Los californianos aterrizaron con nueve derrotas seguidas en el bolsillo, una crisis de identidad galopante que concuerda con la de los últimos años y pocas esperanzas ya de llegar al décimo puesto de la Conferencia Oeste, el que da opción de pelear por las eliminatorias, pero se fueron con una actuación rompedora. 

El segundo cuarto mató a los locales. 45 puntos encajados y 15 de distancia. Con una nueva cara en ataque los de Luke Walton se acercaron al preciado 50-40-90: hicieron 49-45-88. Sorprendente el abuso de los texanos del triple: tiraron el doble, 48 por 24, y entre Doncic y Porzingis dilapidaron 15/20. Doncic mantuvo la compostura, llegando a los 37 puntos en la noche, pero Porzingis se saturó en exceso para intentar llegar al nivel que imponía el rival y no llegó ni a los dos dígitos. Que Finney-Smith (22) y Brunson (20) sacaran su mejor versión no tapó que los que más necesidad tienen de acertar en ataque sufrieran, a excepción del genio esloveno, un partido totalmente lastimoso.

Los playoffs como los conocemos son ya harto complicados para los de Rick Carlisle, que parecen destinados a probar la nueva idea de la liga norteamericana en su primera temporada -convencional- instaurada en el calendario. Los Blazers, los sextos en la tabla y los que se librarían de jugar más para meterse, se les escapan un poco: dos victorias de diferencia. Los Kings se meten un poco en la pomada, están a cuatro de la décima plaza, pero continuarán en tierra de nadie si no plasman este nueva pose en los próximos compromisos. 

Los de California tuvieron en De'Aaron Fox a su mejor hombre con 30 puntos y 12 rebotes. Barnes (24) y Davis (23) le asistieron. Especialmente aguda fue la situación de los Mavericks para no hacer ningún daño a Hassan Whiteside, titular en ausencia del habitual Richaun Holmes; Porzingis, Kleber, Powell y Cauley-Stein aportaron la friolera de 13 tantos ante un tipo que se fue con 12+10 y sin daños pese a ser uno de los interiores que peor defiende de la Liga. Con el 107-121 se fueron, tan campantes, los Kings de su visita a Dallas, un trampolín para el último mes de la fase regular en forma de dádiva mavística. 

Whiteside se forró ya en los primeros minutos. Se abrió con un 0-8 que derivó en un 8-20, pero la reacción de los Mavericks sí fue concerniente en esos minutos: 12-2 y sólo dos de diferencia al final del primer cuarto. Brunson había ejercido bien su papel en ausencia de Doncic y Finney-Smith sentía el picor no sólo para tirar sino para cortar la zona y hacer daño. De eso se trataba, de buscar los agujeros de la defensa rival. Ahí Sacramento ganó por goleada y el segundo acto fue su mejor obra.

El papel de Luka creció, tomando el control de todas las operaciones e incluso yendo al rebote ofensivo o tirándose por el suelo. No se puede decir que no lo diera todo. Y estuvo acertado. Al repartir juego se notó que los que no lo estaban eran sus compañeros, a excepción de DFS. Lo pagaron caro. 

Los Kings se liaron la manta a la cabeza y, con un juego rápido y sin dejar respirar a su oponente, asestaron golpe tras golpe antes del descanso para construir una diferencia que se iba a convertir en irreparable. +17 al irse a los vestuarios. Los 45 puntos del segundo cuarto fueron un comecome en la cabeza de Dallas. 

El resto del encuentro fue una suerte de contención para Sacramento, que ya tenía el trabajo hecho. Fox dio una cátedra de ritmo y su equipo se llevó la victoria. Apretado Oeste se ha quedado en la NBA una temporada más.