NBA | WARRIORS 116 - NUGGETS 107

Curry (53) se pega un festín en la noche en la que supera a Wilt

Stephen Curry es el máximo anotador de la historia de los Warriors, superando a Chamberlain, después de dar un auténtico recital ante los Nuggets.

Maravilla. Los Warriors tienen ya un nuevo jugador en lo alto de su lista histórica de anotadores. Y menudo el que tienen. Stephen Curry se metió ahí, superando a Wilt Chamberlain, a lo grande. 17.784 para ponerse primero y 53 puntos en el total de un partido para el recuerdo que vuelve a dar ánimos al equipo, que derrota a uno de los mejores equipos del Oeste y les pone de nuevo en el mapa para luchar por las series.

21 puntos en el primer cuarto, 48 al final del tercero y un total de 53. Curry lo hizo de nuevo. Es el séptimo partido seguido en el que mete 30 o más, la mejor racha en la NBA esta temporada, pero es que 30 se le queda pequeño. A los Nuggets los desarmó él solo. 10/18 en triples, 4/6 en tiros de dos y 14/15 en libres. Una noche excelente si este hombre no estuviera abonado a la excelencia desde hace cinco años

La peor noticia de la noche fue la lesión de Jamal Murray, al que se le fue la rodilla en un salto durante el último minuto. Pinta a lesión grave. Malone fue corriendo hacia él, pidiendo asistencia médica, y Curry, que vio cómo se agarraba la rodilla, hizo un gesto que hace temer lo peor. Durante lo que jugó Murray no pudo frenar, ni de lejos, a Curry, pero tampoco Dozier, Morris o Campazzo, experto defensivo para él. 

Los Warriors acabaron con la resistencia de los visitantes en el tercer cuarto, pero sufrieron hasta el final para que la victoria no se les escapara. Además de Curry destacó Green, el otro superviviente de quinteto de lujo de sus años ganando el campeonato. Los mejores en los Nuggets fueron Jokic y Porter

Denver salió con dificultades de los primeros minutos, pero haciendo daño con Porter dentro y fuera y sacando a Green de la pintura con un Jokic también muy móvil. Pero las dos primeras veces que superaron a Golden State la megaestrella de Akron se cargó la sonrisa de su rival con un triple.

Ya entrando en el segundo cuarto a Malone le funcionó mejor jugar con Morris y Campazzo por fuera e incluir a Dozier, que es escolta, en la posición de alero. Un triple del argentino puso una distancia de siete ya considerable para los Warriors, que tenían que reaccionar. La entrada de Murray de nuevo afectó negativamente, ya que Curry no sólo se sentía a gusto en los tiros lejanos sino también para penetrar hacia el aro e incluso cortar la zona. 

Los Warriors metieron 43 puntos en el tercer periodo y destrozaron a los Nuggets. El equipo de Colorado se vio impotente desde fuera del perímetro, 8/26, si lo comparamos con el 18/44 de los locales en el Chase Center. Ahí sacaron una buena parte de la victoria que lograrían después. 

De la mano de Murray pegaron el tirón los visitantes para intentar remontar. Era una empresa complicada, estaban lejos. Pero ya cuando se acercaban, a siete a falta de 50 segundos y con posesión, el propio base canadiense se rompió. Los resultados de su examen médico se sabrán a lo largo del día, pero no son halagüeños. Ya no quedó ni rodilla ni partido que valiera.