AS Monaco
76
Finalizado

EUROCUP | SEMIFINALES | PARTIDO 2

Gray despierta al Herbalife Gran Canaria del sueño

Una canasta del escolta del Mónaco finiquita los sueños insulares de Euroliga. Los de Fisac, lastrados otra vez por el segundo cuarto.

0

La pesadilla se repitió. Comenzó bien el Herbalife, pero de nuevo el segundo cuarto le privó de ganarle al Mónaco (74-76). Se despide así de su sueño de volver a la Euroliga, tan imposible pero tan cerca en los últimos días.

Con la gloria o el desempate, no había más opciones, a tan solo 40 minutos, Granca y Mónaco salieron inicialmente a tantearse, buscando más el fallo del rival que el acierto propio.

Ni que fuera un héroe inesperado, se agarraba inicialmente el Herbalife a un inspirado Stevic, 8 puntos casi seguidos, para el 12-11 inicial. Knight le dio acto seguido la ventaja al Mónaco, pero cinco puntos consecutivos de Costello, perfecta combinación de triple y mate, le dieron algo de aire a los locales: 17-13.

El Mónaco jugaba la baza de la victoria del primero partido, por lo que le falta de presión le convertía en un equipo aún más peligroso. Así, cinco puntos seguidos de Bost le dieron ventaja al equipo del Principado, que se encontró con la dura oposición de Okoye, siete puntos para darle una sonora alegría al Granca al final del primer acto: 26-21.

Se las prometía muy felices la formación local. Balcerowski ya había entrado en acción, y con cuatro puntos seguidos mantenía a los suyos con ventaja: 30-25. Y entonces, casi sin venir a cuenta, se le fundieron los plomos a los de Porfirio Fisac. Se puso el Granca 32-27, pero entonces encajó un parcial de 0-17, otra vez el maldito segundo cuarto, hasta verse 32-44. Un nuevo descalabro, otra vez inexplicable, que le obligaba a la heroica cuando llegó el descanso: 35-45.

El puñal de Gray

No le quedaba más remedio al Granca que la heroica. El trabado tercer cuarto, ni que fuera un guion perfecto, solo le convenía al Mónaco, que supo conservar su ventaja. La final de la Eurocup estaba en juego.

Resistía como podía el Gran Canaria, y un triple de Balcerowski para el 46-54 alimentaba una esperanza que parecía imposible hasta que Costello cerró el tercer cuarto: 49-56.

Se creyó lo imposible el Herbalife. Tanto fue así que cuatro puntos de Kilpatrick y un triple de Okoye obraron el milagro: 59-59.

Templó mejor los nervios el Mónaco, triple de Bost para el 59-64. Percutían los locales pero se encontraban todo tipo de respuestas en cualquier ataque francés. Tres tiros libres de Albicy lograron de nuevo lo imposible, empatar el partido a 74. Sigiloso andaba Gray, cuya preciosa suspensión final se clavó como una daga en el corazón del Granca, que se despidió de manera abrupta del sueño de la Euroliga.