NBA | BUCKS 121 - CELTICS 119

Otro golpe para los Celtics a horas del cierre de mercado en la NBA

Los Bucks arrasan primero y se salvan por los pelos al final. Pifia de los Hawks en Sacramento y victoria de los brillantes Hornets, que se colocan cuartos de la Conferencia Este.

0

Esta derrota fue la definición de una temporada frustrante para Boston Celtics. Cuando el equipo de Brad Stevens transmitió sus pésimas sensaciones de otras muchas noches, fue zarandeado por los Bucks (90-65 a mitad de tercer cuarto). Cuando apretó los dientes y presentó batalla, se regaló una oportunidad que se le escurrió entre los dedos: un triple de Jaylen Brown puso, a falta de 92 segundos, el 121-119 que acabó siendo definitivo. Nadie más anotó. Marcus Smart falló un triple, DiVincenzo taponó a Kemba Walker y, en la última jugada, Brook Lopez taponó a Smart y, con posesión todavía visitante y dos segundos por jugar, el propio Smart encontró desde el saque de fondo a Daniel Theis, que falló un triple solo desde el lateral derecho.

En realidad, a los Celtics les salió cruz lo que había sido cara en su anterior duelo con los Bucks de esta temporada, resuelto con un triple a tablero en el instante final de Jayson Tatum. Curiosamente, el marcador fue 122-121, el mismo que habría dejado el tiro de Theis si hubiera entrado. Pero no entró, y los Celtics están 21-23, un terrible balance que les deja octavos de un Este en el que tienen por delante a equipos como Knicks y Hawks a la espera de ver qué hace Danny Ainge (que parece que esta vez sí va a hacer algo) en la última jornada antes del cierre de mercado (hoy a las 21:00). Los Celtics pueden ser ya distintos en su próximo partido, mañana… otra vez contra los Bucks en Milwaukee. Redención o tortura.

Los Bucks están en otro universo: ocho victorias seguidas, 13 de 14 y 29-14, de nuevo por delante de los Nets y a solo un partido y medio de los Sixers en el Este. A pesar de su mal final, de las quejas de Budenholzer por sus despistes con el partido en el alambre y de la rebelión de unos Celtics que al menos tuvieron corazón después de muchos minutos de defensa pésima, protestas a los árbitros, malas caras… Volvieron tras sus ausencias, ninguno de los dos a su mejor nivel, Giannis Antetokounmpo (13 puntos, 8 rebotes, 7 asistencias) y Jayson Tatum (18 puntos en 19 tiros). Estuvieron mejor Khris Middleton, que siempre brilla contra los Celtics (27 puntos, 13 rebotes, 4 asistencias) y Jaylen Brown (24 puntos, 10 rebotes). Además, en los Bucks, DiVincenzo anotó 17 putnos, Jrue Holiday 13 y Portis, 21. Ahora mismo, hay un mundo entre los de Wisconsin y unos Celtics que, sin embargo, pasaron de rozar el ridículo a tener el tiro para ganar. Pero no es, no hasta ahora al menos, su temporada…

HOUSTON ROCKETS 97-CHARLOTTE HORNETS 122

Mientras los Celtics sufren, los Hornets siguen pasándoselo de maravilla en una temporada muy positiva que solo se ha visto empañada por la lesión de LaMelo Ball cuando aceleraba hacia el Rookie del Año. Los de Borrego aplastaron a los Rockets en una gran segunda parte (42-64) y gracias a su percusión exterior: 18/38 en triples, un 47% letal contra un rival que acababa de romper una racha de 20 derrotas seguidas y volvió a las andadas. Sin Oladipo, que tal vez no juegue más con la camiseta de los Rockets (podría ser traspasado hoy), los texanos se hundieron tras el descanso y cierra una tanda de siete partidos en casa con un 1-6 que los deja en 12-31. John Wall anotó 20 puntos y repartió 7 asistencias y Christian Wood fue una sombra de su mejor versión (11 puntos, 10 rebotes, 4/14 en tiros).

Los Hornets están cuartos del Este, el primero del abismo que separa a Sixers, Nets y Bucks de los demás, y por ahora por delante de Heat, Hawks, Celtics… Un mérito tremendo. Sin Ball, el backcourt estuvo espectacular: 25 puntos de Rozier, 21 de Graham, 19 de Monk… otra brillante victoria para estos divertidos Hornets.

SACRAMENTO KINGS 110-ATLANTA HAWKS 108

Después de sus ocho victorias seguidas, el efecto McMillan se difumina ligeramente en Atlanta (ahora 22-22, otra vez al 50% de victoria). Los de Georgia ganaron ocho partidos seguidos tras el cambio de entrenador pero ahora han perdido dos, el segundo ante unos Kings que les dieron opciones de sobra para imponerse en el primer partido de Bogdanovic en la que fue su primera casa en la NBA. En el tramo final fallaron el serbio, Trae Young y Gallinari, y los Kings amarraron el triunfo alternando fallos y aciertos en los últimos minutos.

Un 87-76 ya en el último cuarto se convirtió en un 93-94 que apuntaba a otro derrumbe de los de Luke Walton, que sin embargo salieron a flote. Si durante casi todo el partido el mejor fue De’Aaron Fox (37 puntos), en el último cuarto apareció Haliburton, el rookie que no parece rookie: un 3+1, una suspensión, sangre fría en los tiros libres… decisivo en la resolución, acabó con 17 puntos, 5 rebotes y 7 asistencias en unos Kings que contaron también con el trabajo que nunca falta de Richaun Holmes (16+9). Los Hawks fallaron demasiado. Bogdanovic acabó con 20 puntos, Trae Young con 29 y 9 asistencias y Capela con 25 puntos y 17 rebotes en un duelo entre dos equipos que también van a estar colgados del teléfono hoy, camino de un cierre de mercado que tiene pinta de que traer cola. Veremos.

CHICAGO BULLS 94-CLEVELAND CAVALIERS 103

Los Celtics son octavos del Este, en puesto de una zona de play in que cierran los Bulls, décimos casi por defecto y con un partido y medio de ventaja sobre los Raptors, que veremos cuánto y cómo aprietan en función de lo que pase hoy en el cierre de mercado (Lowry, Powell…). Desde luego, los Bulls (19-24) no van a ninguna parte con partidos como este ante los Cavs, una derrota difícil de explicar, en casa y contra un rival que no tenía a Collin Sexton, pero que fue más estable en la segunda parte de un duelo, en general, feo y con rachas horribles de tiro.

Los Bulls mandaban sin presumir en el descanso (55-53) pero se hundieron después de forma terrible. Zach LaVine llevaba 18 puntos al descanso pero acabó con 22, 2/12 en la segunda parte y gestos de dolor. Lauri Markkanen sumó 13 puntos en el primer tiempo y solo 4 en el segundo, cuando emergió Darius Garland, en el mejor momento de su cada vez más prometedora carrera: 22 puntos (14 en la segunda parte) y 9 asistencias. Con más equilibrio y más defensa, los Cavs (17-27) ganaron. Larry Nance jugó un gran partido (14 puntos, 14 rebotes, 5 asistencias) y remaron Okoro (12 puntos) y Jarrett Allen (19 puntos, 9 rebotes).

INDIANA PACERS 116-DETROIT PISTONS 111

Los Pacers también se mueven en esas turbulentas aguas del Este en las que una semana buena o mala te manda a cualquier lugar entre el cuarto y el noveno puesto, el que ahora ocupan los de Indianápolis tras romper (seis derrotas seguidas) su peor racha en casa desde 1985. Fue contra los Pistons, el peor equipo de la Conferencia (12-31) pero no sin sufrir: un triple de LeVert a falta de menos de cinco segundos amarró un triunfo en el que el escolta jugó a su mejor nivel desde el aterrizaje en los Pacers: 28 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias. Los Pacers no brillaron. Sumner anotó 18 puntos y Brogdon, sorprendentemente en rumores de traspaso, 16. En los Pistons, 29 puntos y 6 rebotes de Grant y puntería de Ellington (4/5 en triples, 16 puntos), otro que podría cambiar hoy de aires con varios aspirantes en busca de tiro exterior en el cierre de mercado.