ANGT | CLASIFICATORIO DE ESTAMBUL

El Real Madrid arrasa su grupo antes de jugarse una plaza para la Final Four de mayo

Con Eli John Ndiaye, Mateo Spagnolo y Juan Núñez como particular Big Three, el Madrid junior pasa por encima del Zalgiris y jugará mañana la final ante el Stellazurra de Roma.

El Real Madrid arrasa su grupo antes de jugarse una plaza para la Final Four de mayo

La cantera del Real Madrid sigue en forma. Casi dos años después de proclamarse campeón en el última Adidas Next Genaration de la Euroliga, el torneo de canteras más importante del continente, los blancos están a un paso de volver a una Final Four que en 2020 no se disputó por la pandemia. Mañana domingo (14:00 horas) juegan la final del torneo que se está disputando en Estambul tras barrer en su grupo a Fenerbahçe (114-48), Tofas Bursa (89-60) y, esta tarde, al Zalgiris Kaunas (64-81). El partido decisivo será con el Stellazurra de Roma, que se ganó el puesto en el último partido venciendo al anfitrión, el Anadolu Efes.

En lo que se refiere al Real Madrid, el equipo juvenil con el que intetará revalidar título este año (previa victoria sobre los romanos, claro está) tiene un Big Three sobre el que gira todo. Eli John Ndiaye por dentro y Matteo Spagnolo y Juan Núñez por fuera. Los dos primeros como titulares y el tercero ejerciendo esa figura tan de la NBA que es el sexto hombre que, en su caso, acaba siendo más importante que la de casi todos los titulares. Esta tarde ante el Zalgiris acabó como el más valorado del partido (25) gracias a los 16 puntos, 7 rebotes, 7 asistencias y 2 robos que consiguió. El talento de este joven base madrileño de 16 años, su desparpajo en la pista, la ausencia de miedo para probarlo todo hacen de él un jugador único. Incluso se le pudo ver finalizando un contraataque con un mate de gran violencia a una mano. Y todo ello desde sus 1,92 de altura.

Pero si Núñez es un lujo, no lo es menos Eli John Ndiaye, pívot que recuerda a otrs que han pasado en los últimos años por la cantera madridista pero sumando algunas cosas que el resto no tenían y que se exigen cada vez más en el baloncesto moderno: defensa fuera de la zona, gran desplazamiento lateral y buena mano para tirar desde fuera. En Estambul promedia más de un 30%, algo que en un pívot se convierte en un problema para los rivales. Ndiaye completó una primera parte magistral ante el Zalgiris (14 puntos, 4 rebotes y 2 asistencias) sobre la que su equipo construyó una ventaja de 17 puntos al descanso imposible de remontar para los lituanos.

Y entre la potencia de Ndiaye y la bendita locura de Núñez, está la templanza y la visión de Matteo Spagnolo, también base y uno de los veteranos de este equipo, que a sus 18 años ya ha debutado con el primer equipo del Madrid y con la selección italiana absoluta. Y eso se le nota cuando juega contra rivales de su edad, mostrando un control de la situación que a veces parece impropio de su edad. El italiano fue el máximo anotador de su equipo (sí, también anota) con 19 tantos, a los que añadió 6 rebotes y 7 asistencias. Y también está por ahí el hermano pequeño de Garuba, Sediq, que realizó su mejor encuentro del torneo (8+7 y 3 robos en 16 minutos). Estas son las armas, tan buenas como cualquier otro año, para volver a ser una de las cuatro mejores canteras de Europa.