EUROCUP | TOP-16 | 5ª JORNADA

El Unicaja toma Badalona y el Joventut se complica el pase

Pese a estar eliminado y tener bajas, el equipo malacitano, con 13 triples, se impuso a una desconocida Penya, que se jugará los cuartos en Nanterre.

0

El Joventut lo tenía todo a su favor para dejar sentenciado su pase a los cuartos de final de la Eurocap e incluso poder aspirar a la primera plaza de grupo ante el Nanterre francés el próximo martes a las 20:00. Pero tropezó en el momento más inesperado y ante un Unicaja que no había ganado y que llegaba con ausencias destacables. Los andaluces fueron más y mejor equipo, solidario en defensa y con un acierto elevado en la línea de tiro libre y desde el perímetro. El 77-90 refleja la superioridad malacitana, especialmente en el segundo acto, un equipo que va al alza mientras que los verdinegros mantienen su mala dinámica.

Como ejemplo, hasta el 25-27, en el ecuador del segundo parcial, no anotó sus primeros puntos Pau Ribas. Lo echó de menos un Joventut que se vio sorprendido por un serio Unicaja. Guiados por Jaime Fernández, finalmente autor de 22 puntos y de 10 asistencias, los andaluces se presentaron en el Palau Olímpic de Badalona con un ataque dinámico y un control inicial sobre el rebote que mantuvo el pulso igualado desde el comienzo, alentados además por la blanda defensa local.

La Penya no se conectó en ningún momento, y eso que era el equipo que se jugaba la primera plaza del Grupo E para los cuartos de final, lo que significaba evitar a algunos de los 'cocos' de la competición. Mientras los de Katsikaris repartían sus anotadores, con Fernández como director de orquesta y Waczynski (22) y Bouteille (14) de escuderos, solamente Bassas mantuvo con vida a los locales (21).

Con el paso de los minutos, el equipo catalán sumó efectivos y encontró los puntos de Brodziansky y Morgan. Pero fue un espejismo. Al Unicaja le empezaron a entrar los triples. Un cuatro de ocho en esta faceta en el tercer parcial mantuvo por delante a los malacitanos, que se mantuvieron más firmes en defensa que los catalanes, quienes pecaron de pasividad en algunas acciones y apenas cometieron faltas. Con 60-65 se llegó al último cuarto.

A falta de tres minutos, y después de otro recital de triples de los visitantes y de la incapacidad del Joventut para reducir las distancias (70-75), el encuentro entró en el tramo determinante y la Penya veía como se le escurría entre los dedos la victoria cuando Nzosa anotó un 2+1 y Bouteille anotó un tiro exterior (70-80). En vez de calmar su juego en busca de recortar distancias, el Joventut siguió acelerado en ataque, impreciso, con errores en la toma de decisiones o en tiros fáciles que solo agrandó la derrota.

Ahora, para poder pasar a cuartos de final, los verdinegros deben ganar al Nanterre o perder por cuatro puntos o menos. Todo lo que sea una derrota más abultada será despedirse de una competición que, esta noche ante Unicaja, ha cambiado radicalmente de color cuando nadie lo esperaba.