NBA | KINGS 126 - HORNETS 127

Milagro de los Hornets: remontan 8 puntos en 53 segundos

Un 2+1 de Malik Monk a falta de 1,4 segundos consuma una remontada imposible. Los Kings fallan 5 tiros libres en apenas 1 minuto. Récord de P.J. Washington.

0

Está bastante claro que estos Hornets no son los de pasadas campañas. Más allá de ocupar la décima plaza del Este (la última que da opción de jugar el play-in), con un récord cercano al 50% y a una victoria y media del cuarto puesto, triunfos como el de hoy demuestran por qué este equipo ha cambiado. Lo ha hecho en su juego, desde luego. Eso es imprescindible para que lleguen los resultados. Pero también ha cambiado en su mentalidad. Ahora no sólo juegan bien, si no es que además parece que se lo creen. Y pelean contra cualquier rival en cualquier situación. Hay días que les sale bien y otros no. Y luego hay días, como hoy, que acaban protagonizando un milagro.

Esa es la única manera de definir lo que pasó en Sacramento esta madrugada. Después de un partido extremadamente igualado, los Kings lograron una ventaja que parecía definitiva en el último cuarto, periodo en el que por otra parte siempre fueron por delante en el marcador. Cuando quedaba menos de un minuto para acabar ganaban a los Hornets 123-115. Una ventaja de 8 puntos que parecía imposible de perder con lo poco que quedaba por jugar. Con los Hornets de cualquier otra temporada habría sido así, pero no con estos.

Un triple de Terry Rozier a falta de 53 segundos abrió la veda. El base volvió a meter otros tres, esta vez desde la línea de personal tras falta de Harrison Barnes, para poner el marcador en 123-121. Quedaban 33 segundos y aún faltaba la traca final. Despues de que los Kings anotaran 2 puntos más que parecían poner el resultado a salvo, otro triple de los Hornets igualaba más que nunca las cosas. Era P.J. Washington el que iba a completar su espectacular actuación (42 tantos, récord personal) dejando todo en el aire: 125-124 con 17 segundos por jugar. Buddy Hield tuvo la opción de asegurar la prórroga desde el tiro libre, pero sólo metió uno de los dos. Era el quinto falló de los californianos desde la personal en los últimos 69 segundos. Aún así seguían teneindo una ventaja de dos puntos. Bastaba con que no anotaran de tres... Adivinen lo que pasó.

En una jugada difícil de justificar en un profesional, Richard Holmes le hacía una falta a Malik Monk cuando este estaba dejando la bandeja debajo del aro para mandar el partido al tiempo extra. ¿Tendrían que haber cerrado mejor el aro para evitar una penetración tan fácil del jugador de los Hornets? Sin duda. Pero una vez allí, lo que no puedes hacer es regalar un tiro libre adicional que te cuesta el partido. Así fue, con cuatro jugadas seguidas de tres puntos de los visitantes y con más fallos de los recomendados en el tiro libre de los locales, como se dio la vuelta a un marcador que parecía finiquitado. Claro, que si los Hornets han cambiado para bien, los Kings no lo han hecho y eso es para mal. Esta es su 11ª derrota en los últimos 12 encuentros. Así que este milagro quizá hay que agradecérselo tanto al que perdió como al que ganó.