MOVISTAR ESTUDIANTES

Cuspinera: "Lo principal es quitarnos las piedras de la mochila"

El nuevo entrenador del Movistar Estudiantes habla con AS antes de su estreno en el banquillo el próximo sábado en la pista del Unicaja.

Jota Cuspinera, en un entrenamiento del Movistar Estudiantes.
Estudiantes

José Ramón, Jota, Cuspinera (Getxo, Vizcaya, 1970) es el nuevo entrenador del Movistar Estudiantes. Vuelve al club del que salió en 2009 y debutará el próximo sábado en la pista del Unicaja.

¿Cómo se siente?

Las primeras sensaciones las dejó un poco en stand by hasta que no tenga a todos los séniors: no sé aún por dónde va el equipo. A nivel personal, muy bien. Me he sentido como uno más. Conozco a prácticamente todo el staff técnico desde hace muchísimo tiempo y eso ha facilitado mucho la reentrada. Espero que con el paso de los días puede conocer a todos los jugadores y realizar el trabajo en la cancha que quiero desarrollar.

¿Cómo ha llevado su tiempo de inactividad lejos de los banquillos?

Nunca he dejado de estar en contacto con el baloncesto. Movistar contó conmigo para retransmitir partidos de la Liga Endesa y Onda Madrid, para los de Euroliga. Y también he formado entrenadores. Es una manera de estar actualizado. No he estado en una cancha, pero nunca me he desvinculado del todo de lo que es el día a día y eso ayuda a que la reentrada sea más fácil. Las sensaciones de la cancha son las sensaciones de la cancha, y solo las tienes cuando estás ahí. En estos primeros días estoy recuperando esas sensaciones del silbato, de entrenar…

No está oxidado entonces…

En algo seguro que sí. Y se irá notando cuando empecemos a competir: habrá alguna cosilla en la que diga "ostras". He avisado a mis ayudantes por si eso ocurriese para que estuvieran atentos. Pero que tú estés pendiente de eso, hace que intentes focalizar en aquello que crees que puedes estar oxidado. Te mantiene alerta.

¿Cómo le afecta entrar nuevo y no contar con los séniors desde el principio por las Ventanas?

No es la situación ideal, pero es la que es. Tengo que adaptarme a lo que hay, no a lo que me gustaría que hubiera. ¿Qué me hubiera encantado contar con toda la plantilla estas dos semanas? Pues sí. Cuando se reincorporen, con el tiempo que tengamos, trataremos de hacerlo lo mejor que podamos.

¿En qué le gustaría incidir en sus primeras semanas en el cargo?

Lo primero, es conocer al equipo. En ese sentido, me quito un poco mi ego de las cosas que me gustaría hacer. Lo que necesito es convivir con ellos en la cancha. Los conozco desde fuera, pero no sus reacciones en la cancha, entrenando, jugando partidos a nivel interno. Tampoco la relación que hay entre ellos como compañeros y entre ellos y el staff. Ese es mi principal objetivo ahora mismo. Tengo ideas técnico-tácticas que me gustaría ir implementando, colocar mi sello… pero el principal foco ahora es relacionarme con ellos y ver cómo puedo ayudar a cada uno.

El equipo parece bastante unido, ¿no?

Sí. Y tenemos que aprovechar esa inercia para ayudar en otras facetas. No renuncio a las cosas que están funcionando y son unas cuentas.

¿En qué cree que ha fallado el Estudiantes para perder 10 de los últimos 11 partidos?

No te sabría decir. Muchas veces es simple fortuna: que el balón entre o no. Y esto está condicionado por múltiples factores. No es atribuible a algo en concreto, aunque cuando te metes en una mala dinámica, la confianza baja. Siempre hay cosas que queremos mejorar. Seremos exigentes en aquellas cosas que creamos que nos puedan ayudar a crecer. Desde fuera es muy difícil.

De todas formas, ¿no es extraño que un equipo con Barea, Gentile, Avramovic… esté tan abajo en la clasificación?

Soy consciente de los problemas que ha tenido el equipo: COVID, parones… Todo afecta. Me quedo con que hay jugadores en la línea exterior con puntos. El resto puede que no tenga la misma calidad para anotar, pero puede ayudar. Las circunstancias son las que son. ¿Sorprende o no? Es lo que hay. ¿Qué vamos a hacer para salir de ella? Es lo que me preocupa, no tanto el hecho de qué fallaba… aunque el análisis se hace. No quiero poner ni un pero a lo que se hacía antes porque todas las circunstancias afectan y también porque yo lo he vivido en otros equipos: acumulas muchas derrotas que son piedras en la mochila y lo principal es quitarlas. Es muy fácil de decir, pero están en la mochila de cada uno. El reto es sumar algunas victorias que nos pongan cierta estabilidad emocional y mental.

Mirar hacia adelante, en definitiva.

El análisis de lo anterior se hace, pero no puedo cambiarlo todo. Tampoco sería conveniente: tengo que aprovechar las cosas que creo que se adaptan a mi estilo y tirar con ellas. Si tuviera una pretemporada haría muchas cosas distintas porque todos somos distintos.

¿Falta un pívot?

Siempre podemos pensar que todo es mejorable. Debemos ser capaces de revertir la situación con lo que tenemos. No pensar en lo que me gustaría a mí porque si le preguntases a los jugadores sobre el staff, puede que te digan que querrían otra cosa. Somos los que somos. Por eso, no me planteo que quiero, sino que tengo en el juego interior: Víctor Arteaga y Delgado en la posición de cinco y en la de cuatro Alec Brown y Djurisic. Son los que nos tiene que sacar hacia adelante.

¿En qué ha cambiado el Jota que se fue respecto al que ha vuelto?

Lo primero las canas, como se puede observar (ríe). Mucho. Son muchos años desde mi segunda salida. Muchas experiencias vividas como ayudante y entrenador principal. Hay una madurez muy distinta, más conocimiento. No magnifico las cosas, tengo menos prisas, estoy más asentado: me tomo todo en su justa medida. Es un Jota más tranquilo, menos nervioso: es la gran diferencia del Jota de hace 13 años. Antes, en algunas cosas, podía ver fantasmas que no existían, solo están en mi cabeza. La veteranía te ayuda a calmar el alma y poder comunicar mejor con los jugadores, tenerlos más en cuenta… No quiere decir que sea un Jota menos enérgico, pero sí que afronta los retos con una visión distinta. Hay menos necesidad vital. No hay dejadez. Es una cuestión de poso.

Sobre su salida del Movistar Estudiantes, reveló en un reportaje para Movistar cuando era entrenador del Casademont Zaragoza, que un directivo del club le dijo que no sabía trabajar en equipo. ¿Eso ha cambiado?

Sin lugar a duda. Aquella frase me marcó mucho para bien. Probablemente, magnifiqué aquella situación. Ahora, cuando me toca salir de un sitio, siempre me fastidia, pero lo ves con otra perspectiva. Era joven. Era la primera vez que salía de un sitio, además, después de estar 17 años aquí. Era como el final del mundo. Luego descubres que no. He tratado de modificar aquella frase, de que la gente que me rodea se sienta a gusto, que sea participe y pueda ayudar en lo que es el día a día.

El día de su presentación dijo que tenía jugadores nivel Euroliga como Gentile y Edwin Jackson. ¿Avramovic estaría también en ese grupo?

Sí. De hecho, me quedé con la sensación de que tenía que haberlo dicho. Es uno de los líderes del Estudiantes. Aún no ha podido disfrutar de un equipo de Euroliga, pero puede tener esa proyección. Ojalá algún día pueda cumplir ese sueño después de ayudar al club a crecer. Tiene mucha calidad.

¿Y Giedraitis?

Es un joven con mucho talento. Lo vamos a echar de menos por su capacidad, no solo ofensiva, sino también defensiva. No sé dónde está su techo. Tiene un muy buen presente más allá de la lesión que le tiene apartado de las canchas. Confiamos que esté de vuelta más pronto que tarde.

¿Qué papel quiere darle a la cantera?

En todos los sitios que he estado, he intentado que los canteranos tuvieran salida. No pongo la cruz a un jugador por el hecho de ser joven. Me gusta que el chico con talento pueda tirar para arriba. Y si a eso se unen ganas, lo demuestra en los entrenamientos… no le queda más remedio que darle una oportunidad. También depende de ellos: no es una alfombra roja. Por lo que conozco de los jóvenes del Estudiantes, sé que tienen ganas, con lo que cuál ojalá consiga ayudar a alguno para que forme parte del primer equipo… Eso al final es la filosofía de este club: combinar veteranos con jugadores que salen y tienen sus primeras oportunidades en este mismo club. No me olvido de esa filosofía y la tendré en cuenta en los futuros proyectos que tengamos.

¿Cómo se establece la jerarquía en un equipo con Barea, Gentile, Avramovic…?

Con el convencimiento de que el grupo está por encima de un jugador. No es un problema tener tanta estrella si somos capaces de entender que a lo mejor hoy me toca a mí meter 30 puntos y a ti 10, y que mañana es al revés. El jugador tiene que entender que el talento tiene que estar a disposición del grupo y viceversa. Lo bueno es tener amenaza. Estoy tremendamente orgulloso de tener una línea exterior con el talento que tiene la de Estudiantes.

Pau Gasol ha vuelto a la Liga Endesa con el Barça.

Es un impacto para la Liga. E incluso para el baloncesto. Será una satisfacción poderle ver de nuevo en una cancha después de tanto tiempo de recuperación. Y ojalá pueda ayudar a la Selección en los Juegos a obtener otra medalla, que sería de gran satisfacción para todos aquellos que amamos este deporte.