RETABET BILBAO BASKET

Hakanson escapa del calvario

Con molestias musculares en pretemporada, se contagió de COVID y ha tenido una dura lesión en el pie. Ahora está ante lo bueno: la pelea por la permanencia. Elogia a la ACB y a Pau Gasol.

Hakanson escapa del calvario
ACB MEDIA

A Hakanson se le torció la temporada desde que esta lleva el 'pre', es decir, desde la pretemporada. Unos problemas musculares torcieron su regreso a la ACB con la camiseta del Bilbao Basket tras el paso por el Zielina Gora polaco, donde recuperó un tanto el papel de protagonista en un equipo que se fue diluyendo en su tránsito por España. Fue uno de tantos y tantos canteranos del Barça en una época mala. Porque cuando él fue creciendo como culé no se daban oportunidades como ahora a Bolmaro, Badio, Badji, Caicedo y Sergi Martínez. Riga, Sevilla, Fuenlabrada y Estudiantes han  sido también estaciones de paso del base de Estocolmo, que con solo 24 años ha visto más mundo que otros con 42.

Si antes de empezar la Liga la cosa estaba ya torcida, no digamos después. El COVID se cruzó en su camino y lo dejó para el arrastre. Y luego ha tenido una lesión en el pie que le ha dejado fuera durante dos meses. Un rosario de infortunios, que precisamente le impulsan a mirar con más deseo este final de temporada, ahora con tres compromisos seguidos vitales para la permanencia: Gipuzkoa, Betis y Estudiantes. "Sabemos de la importancia de los tres partidos, pero primero nos centramos en el del sábado, y sobre todo, en nuestro juego. A todos nos encantaría tener muchas más victorias", apunta Hakanson. Aún no sabe lo que es que empuje a su espalda la marea negra de Miribilla: "Echamos mucho de menos a la afición. Para equipos pequeños, los de nuestro nivel, es una desventaja muy grande no tener a la gente detrás".

Los jugadores suecos pueden parecer gente fría, algo determinado por la climatología del país nórdico, pero aman su selección como los más intensos del mundo. Y por culpa del rosario de problemas físicos, Hakanson no pudo estar con su combinado, y este perdió el billete para el Eurobasket por un punto: cayó por ocho ante Turquía y le valía con perder por siete. "Fue muy duro, la verdad, llevo yendo desde los 17 años y el sábado fue un bajón, pero necesitaba entrenar aquí tras el COVID", confiesa. 

Desvela el director de juego del RETAbet que va cogiendo el tono y se siente mucho mejor que hace tres semanas, "ha ido bien este tiempo sin competición para encontrar el feeling y volver a estar bien. Es superduro no poder ayudar a mis compañeros, y muy difícil verles perder partidos. Aunque estás lesionado, mantienes el contacto, hablas con la gente y apoyas en lo que puedes. Cuando he vuelto, no me encontraba físicamente al nivel de los demás, pero he estado en reuniones y no me debería costar el regreso. Los dos primeros partidos no han sido buenos, pero espero poder recuperar mi nivel", confiesa el base sueco del Bilbao Basket. Y es que con tanto período de baja, apenas ha estado en pista con Jenkins y Miniotas, dos de los fichajes con la campaña en curso.

Durante este tiempo de ausencia, se ha quedado solo al timón Rousselle, con la ayuda de Betolaza, y el francés, uno de los dos capitanes, ha sufrido tal grado de estrés que la situación le ha podido en varias ocasiones. "Siempre nos ayuda a los compañeros, ha estado solo", abunda Ludde.

Admite que deben mejorar para frenar esos parciales que les están condenando y "la dureza mental es muy importante, la clave es ser muy intensos desde el principio y que el rival no esté cómodo, tener dureza física, no vale con 30 minutos buenos y perder por unos pocos malos". La vista la ponen en un Gipuzkoa que ha ganado tres de los últimos cuatro partidos y que tuvo tres tiros en la primera vuelta en Miribilla para ganar. "Cuando se lesionó Echenique muchos pensaban que se iban para abajo, pero en esta Liga nos están enseñando que cualquiera puede ganar a todos, aunque después de un parón así y tras irse algunos jugadores con su selección, no sabes muy bien cómo llegas".

Tras una temporada en Polonia, celebra haber regresado a la ACB, una competición que tiene en mucha estima. "Es la mejor liga de Europa, lo percibes cuando te vas un año fuera. Los equipos tienen un nivel altísimo". Al ser cuestionado por el regreso de Pau Gasol, se le iluminan los ojos: "Hace mucho que no le he visto jugar. Es una gran noticia que venga el mejor jugador de este país, que acabe su carrera en Barcelona, siempre es bueno".