EUROLIGA | 25ª JORNADA

El TD Baskonia mira al playoff

El equipo vitoriano venció en la cancha de un Khimki en crisis: problemas de impago y mala racha en la Euroliga. Los moscovitas no ganan en Europa desde noviembre.

El Khimki no gana un partido de Euroliga desde noviembre de 2020. De hecho, sólo ha conseguido dos triunfos en lo que va de temporada a nivel continental. En la competición local, sin embargo, venía de vencer en Astana. Pero se le acumulan los problemas porque algunos jugadores han denunciado impagos al Sindicato Europeo y la Euroliga no le ha dado todavía el permiso para incorporar a Vorontsevich, procedente del CSKA.

McCollum, además, tenía una lesión de muslo. Valiev está con Rusia para jugar los amistosos de Macedonia y Estonia. Booker tiene permiso por el nacimiento de un hijo y habrá que ver si regresa o no. Jerebko, por ejemplo, abandonó la disciplina del club y ya es historia en la franquicia del norte de Moscú. Kurtinaitis fue despedido y ahora el equipo está entrenado por Maltsev. Estrella Roja y Zenit eran sus únicas muescas europeas.

El Baskonia fue por delante en todos los momentos del partido aunque los rusos amenazaron con aproximaciones muy peligrosas (35-36, min. 17). Los vitorianos comenzaron muy fuertes (0-9 inicial) con un Fall dominador. Los eslavos se encomendaban sólo a Shved y se fueron al final del primer cuarto con un 14-24. En rebotes, 8 a 15. El Baskonia cometió sólo una falta personal en los primeros diez minutos y apenas hubo lanzamientos de tiros libres en ambos conjuntos.

Pero Khimki tiene buenos jugadores y firmó un parcial de 21-12 nada más comenzar la segunda entrega. Ivanovic pidió un tiempo muerto en el que envió a Henry a la esquina, al margen de las indicaciones. Vialtsev acompañó en anotación a Shved pero los rusos no tienen consistencia y, un buen final del TD Systems permitió que la goma se estirara de nuevo, el cuarto quedara empatado y que los vascos se fueran a los vestuarios con los diez puntos de diferencia a favor. El hombre más valorado del partido era el gigante Fall.

El equipo ruso (plagado de treses y cuatros) es imprevisible, hace un baloncesto muy dinámico pero bastante desestructurado. Y, al principio del tercer cuarto, contagió al Baskonia en su anarquía. Pero un par de triples de Vildoza colocaron la diferencia en 13 puntos y los de Ivanovic empezaron a abrir brechas de verdad. Al final de la tercera entrega, la diferencia era de 14. El Khimki se acercaba a una nueva derrota. No gana en Euroliga desde el 17 de noviembre.

Al igual que en alguna otra fase del partido, los eslavos defendieron ocasionalmente en zona, pero ni por esas. Además, Shved dejó de anotar compulsivamente y, en los últimos minutos, su entrenador lo sentó. La máxima llegó en el minuto final con un demoledor 65-89. Henry volvió a la cancha e Ivanovic dio minutos a los jugadores menos habituales: Diop, Kurucs o Raieste. El Khimki perdió totalmente la concentración y falló canastas increíbles. El Baskonia, por el contrario, se reencontró con la victoria después del sabor amargo que le dejó la Copa del Rey y sigue soñando con el Top-8.