NBA | RESUMEN DE LA JORNADA

Willy Hernangómez se abre paso

Los Pelicans van a más y el español se asienta en la rotación. Los Sixers ganan un partido tremendo a unos excelentes Kings y los Heat sufren mucho contra los Knicks.

Los Pelicans parecieron a punto de perder el hilo de la temporada y de quemar muy rápido el proyecto Stan Van Gundy. Arrancaron con un 5-10 de muy malas sensaciones, aspecto de rotación desequilibrada, defensa porosa y roles mal distribuidos. Pero poco a poco han crecido, evolucionado. Y con un calendario más amable, han amasado cuatro victorias seguidas y seis en ocho partidos. Y están 11-12, perfectamente reenganchados a la pelea por los playoffs en un Oeste en el que hay muchos equipos en un lote más o menos similar, pendientes de distribuir jerarquía en la segunda parte de esta extraña temporada.

Contra los Rockets (130-101), los de Louisiana aprovecharon la baja de Christian Wood, que tiene 0-3 a los de Stephen Silas (y 11-13 total con cuatro derrotas en cinco partidos). Sin el pívot, que estaba en nivel all star, el ataque es peor pero, desde luego, la defensa es muchísimo peor. Prueba los 124,5 puntos de media que han encajado entre Charlotte y Nueva Orleans. Las lesiones, la de Wood y las entradas y salidas de otros, están castigando al equipo texano, que esta vez hizo la goma durante buena parte del partido, recortando desventajas de veinte puntos para verse 104-94 a siete minutos del final, con opción de un vuelco que era en realidad improbable: 26-7 de ahí al final. John Wall sumó 25 puntos y 6 asistencias y Eric Gordon 23 puntos, pero los Pelicans fueron mucho mejores.

Son, de hecho, un equipo en obvio crecimiento: Brandon Ingram vuelve a fluir con el ataque (22 puntos) y Zion Williamson anota como siempre (20 puntos) pero hace otro montón de cosas mejor que nunca: más defensa y más pases, esta vez 7 asistencias con las que igualó el tope de su carrera. Los Pelicans están 7-1 cuando Zion, desde su llegada a la NBA, reparte al menos 5 pases de canasta. El banquillo hizo el resto: 10 puntos del prometedor Kira Lewis, una monstruosidad de Josh Hart (20 puntos y 17 rebotes) y una gran noche de Willy Hernangómez: 14 puntos, 10 rebotes y 4 asistencias en más de 25 minutos en pista. El español ha aparecido después de un inicio de temporada fantasmal. Excelente noticia para él, cada vez con más ventaja (o eso parece) sobre Jaxson Hayes en la rotación interior de Van Gundy. Los Pelicans llevan cuatro triunfos consecutivos en febrero y Willy es parte integral de esa rotación: 21,3 minutos de media en pista este mes con 6,3 puntos y 6,3 rebotes por noche. Claramente a más.

MIAMI HEAT 98-NEW YORK KNICKS 96

Como en sus viejos duelos (durísimos) de los años 90, Heat y Knicks intercambiaron golpes, anotaron muy poco y resolvieron su duelo en los últimos instantes: de 94-94 a 2 minutos del final al 98-96 final. En esos 120 segundos finales fallaron Julius Randle (dos veces) y RJ Barrett, que tuvo la acción para forzar la prórroga. Y los Heat ganaron con un triple de Tyler Herro y un tiro libre de Jimmy Butler, que acabó con 26 puntos, 8 rebotes y 19 asistencias. Desde su regreso los Heat están 4-2 y él promedia 21,8+8+,3+8,3. Y después de dos triunfos muy sufridos contra los Knicks, el equipo de Spoelstra enlaza tres victorias seguidas por primera vez esta temporada, se pone 10-14 (11-15 los Knicks) y coge algo de tono camino a una gira tremenda por el Oeste, siete partidos en los que visitará a Lakers, Clippers, Jazz, Warriors…

Los Heat anotaron doce canastas de dos puntos, el mínimo de su historia, cuatro en toda la primera parte. Eso sí, anotaron 14 triples… y 32 tiros libres por los 12 de los Knicks. En total, los locales lanzaron 39 y los visitantes 16, una discrepancia que fue de 13-2 en el último cuarto (22-14 para los Heat) y que dejó mosqueado a Tom Thibodeau, que se mordió la lengua pero sugirió que no le había gustado lo que había visto en el arbitraje. Sus Knicks pudieron ganar en un encuentro duro, con pocos tiros abiertos y racheado. Y eso a pesar de que Julius Randle necesitó 18 tiros para meter 12 puntos y Barrett, 14 para 13. Immanuel Quickley se quedó en 7… y llegó Derrick Rose, que jugó 20 minutos y acabó con 14 puntos y 3 asistencias. Pero ganaron los Heat, todavía nada brillantes pero al menos en formato supervivencia. Que, ahora mismo, no es poco.

TRAIL BLAZERS 106-MAGIC 97

Los Blazers abrieron brecha (+16) en el primer cuarto y llevaron siempre el mando, con altibajos, contra unos Magic totalmente en cuadro, con una disposición nefasta por culpa de las lesiones para afrontar una difícil gira por el Oeste. Son seis derrotas en siete partidos (y 9-16 tras un prometedor inicio) para un equipo sin Fultz, Isaac, Fournier, Gordon, Carter-Williams y que esta vez se quedó sin el rookie Cole Anthony. Una plaga en medio de la que hacen lo que pueden Vucevic (27 puntos, 15 rebotes, 4 asistencias) y Ross (22 puntos). Aminu, ex de los Blazers, jugó sus primeros minutos de la temporada tras una grave lesión de rodilla.

Los Blazers, otro equipo sin suerte (Nurkic, Collins…) al menos tienen a Damian Lillard, que sumó 36 puntos y lleva en esta temporada trece partidos con al menos 30. Carmelo Anthony anotó 23, su techo del curso, y los de Oregón siguen sumando (13-10) a pesar de los contratiempos. Su siguiente partido, eso sí, será más duro: llegan a Portland los temibles Sixers.

KINGS 111-SIXERS 129

Porque los Sixers no fallaron en Sacramento y están 18-7, seis victorias en los últimos siete partidos y un partido y medio de ventaja en el Este sobre unos Bucks que van claramente a más. Los de Doc Rivers, eso sí, tuvieron que exprimirse al máximo para ganar en Sacramento. Y eso ha dejado de ser noticia: los californianos son uno de los equipos más en forma de la NBA y nadie les gana fácil ahora mismo. Después de cuatro triunfos seguidos (tremendos: Nuggets, Celtics, Clippers…) volvieron a jugar muy bien y a competir hasta las últimas posesiones. Están 12-12, un balance que no hace justicia a su gran momento, una inercia que les está metiendo de lleno (y con toda justicia) en la lucha por los playoffs. Ahora son novenos del Oeste. Pero piden paso.

Los Sixers necesitaron que Joel Embiid (25 puntos, 17 rebotes, 6 asistencias) se sacudiera un mal inicio en ataque y dirigiera un tremendo final defensivo de su equipo, que ganó 20-32 el último cuarto y, con permisividad arbitral ante su subida de tono físico, enlazó un 0-10 clave desde el 99-97 a siete minutos del final. Tobias Harris sumó 22 puntos, Seth Curry otros 22 con 4/6 en triples, Ben Simmons acabó en 14+7+9… los Sixers, en definitiva, necesitaron todo su arsenal para ganar en una cancha que ahora mismo es territorio comanche. Estos son los mejores Kings en mucho tiempo, una resurrección tremenda dirigida por un Luke Walton que parecía perdido y con un De’Aaron Fox a nivel all star: 34+6+10. Hield puso un 21+8+4 y Haliburton, el excepcional rookie que tan bien marida con Fox, 15 puntos y 3 asistencias. Los Kings perdieron este asalto pero el partido no borra ni un ápice de sus excelentes sensaciones de las últimas semanas.