Mornar Bar
102
Finalizado

EUROCUP | TOP-16 | 1ª JORNADA

El Granca se ahoga en la orilla

El equipo insular empató a 100 cuando peor lo tenía, pero dilapidó cruelmente su última opción de victoria. El ex ACB Jacob Pullen sentenció el triunfo del Mornar Bar.

Se jugó esta noche en Gran Canaria un precioso partido de baloncesto del que tanto Gran Canaria como Mornar Bar pudieron salir vencedores. Finalmente fue el equipo balcánico, que se anota así la primera y fundamental victoria. El consuelo local, en un fase tan corta, es que tiene el basket average a tiro de piedra.

El atractivo primer tiempo, ni que fuera un presagio, se inició con un triple esquinado de Gabriel. Parecía ir el Gran Canaria a rebufo del Mornar Bar hasta que una bandeja de Albicy que trajo consigo el apretado 6-5, le dio su primera ventaja. En un inicio donde las defensas iban muy por debajo de los deseado, disparaba más y mejor la formación balcánica, que se puso 10-15 hasta que de nuevo Albicy, esta vez con un triple, intentaba poner las cosas en su sitio: 13-15.

Llegó entonces el primer conato de escapada de los visitantes, que encadenaron un triple de Needham, un 2+1 que Smith le sacó a Clark y dos tiros libres de Vranes para encadenar un 0-8 de parcial y, de paso, disparar al Mornar en el marcador: 13-23. Quiso el Granca devolverle la moneda, y una furiosa reacción sellada por Slaugther (triple), Balcerowski (mate) y Shurna (triple) volvió a poner las cosas en su sitio, un 21-24 cuya diferencia prácticamente se mantuvo tras los primeros diez minutos de partido (23-27).

Como no podía ser de otra forma, acaso para satisfacción de los entrenadores, la defensa por fin apareció al alba del segundo cuarto. Se agarraba entonces el Herbalife a Kilpatrick, que con cinco puntos seguidos, aderezados con un soberbio tapón de Balcerowski a Lukovic, le dio de nuevo ventaja a los suyos, un 37-34 que además suponía un 9-2 de parcial a favor del equipo amarillo.

No es el Mornar Bar un equipo que se rinda con facilidad, y un triple de Pullen le permitió un respiro en el marcador, 42-47, guarismos que apenas cambiaron cuando llegó el descanso (43-47).

Volvió a escaparse el Mornar Bar tras inaugurar el tercer cuarto con un triple de Vranjes, aunque rápidamente le respondió Slaughter desde idéntica distancia: 46-50. Pullen dirigía la orquesta balcánica, y un triple de Gabriel le devolvió el +7 a los visitantes (50-57). Sin embargo, la respuesta del Herbalife y no se hizo esperar: triple (Clark), canasta de dos (Slaughter), 2+1 (Stevic) y triple (Slaughter). Y lo que más importante, la ventaja en el marcador: 62-58.

Rápidamente entró el Mornar de nuevo en vereda y otro triple, este de Jeremic, le puso de nuevo por delante: 62-65, 0-7 de parcial. Tenían entonces el control los muchachos de Pavicevic, que cerraron el penúltimo parcial con otro enceste desde el 6,75, este de Whitehead: 67-72.

No conseguía el Granca hincarle el diente a los visitantes, que además se encontraron con un regalo de Kilpatrick, que le regaló tres tiros libres a Jeremic para que este estirara mínimamente la ventaja balcánica: 69-75. Lo cierto es que intentaban percutir las huestes de Fisac, pero si Slaughter enchufaba un triple, 77-81, Whitehead conectaba tres canastas seguidas, triple incluido, para el peligroso 79-86.

Intentaba reaccionar el Herbalife, pero en el momento más decisivo acabó convertido en un saco de golpes. Un triple de Gabriel cayó como un manguerazo helado sobre al alma grancanaria, 86-95. Ocurrió además que Whitehead estaba en trance, y una canasta suya aderezada con otro triple de Gabriel sellaron la victoria balcánica: 90-100.

Faltaban apenas dos minutos de juego y la situación se convertía en crítica para el Herbalife, pues en una fase tan corta, apenas seis partidos, cada punto de diferencia, basket average al margen, cuenta el doble.

Pero en un deporte donde creer en están importante cualquier cosa puede pasar. Por supuesto, lo imposible. Y esto era que el Granca se recuperara cuando peor estaba. Vaya si lo hizo. Shurna encadenó sendos 2+1 aunque en el segundo falló el tiro libre, y mientras el Mornar perdía los estribos, Clark asistió para que Albicy, en contrataque y sin nada que perder, empatara a 100 desde el 6,75: 100-100. En la locura de los últimos segundos, Pullen se las prometía muy felices hasta que Slaughter le pusiera un tapón de póster, pero recogió la pelota antes de que Albicy le hiciera falta. Tras anotar los dos tiros libres rigor obligó a Fisac a pedir tiempo muerto cuando apenas quedaban cuatro segundos, que Clark y Albicy, héroes de la remontada, desperdiciaron pasándose el balón si arriesgarse al último tiro.

De perder, debería el Herbalife conformarse con hacerlo así. Empieza cayendo, pero apenas por dos puntos. Toca recuperarse.

 

RESUMEN

Herbalife Gran Canaria (23+20+24+33): Albicy (15), Okoye (4), Dimsa (1), Clark (7), Stevic (7) —quinteto titular—, Balcerowski (12), Kilpatrick (16), Shurna (13), Slaughter (23), Diop (-) y Beirán (2).

Mornar Bar (27+20+25+30): Pullen (14), Gabriel (14), Needham (8), Smith (11) y Vranjes (5) —quinteto titular—, Jeremic (13), Gordic (2), Whitehead (28), Lazic (-), Bjelica (2) y Lukovic (5).

Árbitros: Jakub Zamojski (Polonia), Marko Juras (Serbia) y Eduard Udyanskyy (Reino Unido). Eliminaron por personales al local Balcerowski.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la primera jornada del Top 16 de la Eurocupa de clubes, disputado en el Gran Canaria Arena.