ACB | UNICAJA 79 - BASKONIA 91

La odisea arbitral para llegar a tiempo a Málaga

El partido entre el Unicaja y el Baskonia se retrasó tras detectarse un positivo en el trío arbitral. El traslado de los nuevos colegiados fue una aventura.

Antonio Conde, en el centro, durante el Herbalife Gran Canaria-Joventut.
ACB Photo

El Unicaja-TD Systems Baskonia estaba programado para este domingo a las 19:30 horas. Sin embargo, tuvo que retrasarse hasta las 22:00 horas tras detectarse un positivo por la COVID-19 en uno de los miembros del trío arbitral que debía dirigir el duelo del Martín Carpena. Este decidirá si los vitorianos serán o no cabezas de serie en la próxima Copa del Rey de Madrid (del 11 al 14 de febrero). Los malagueños no se jugaban nada: ya estaban clasificados para la cita tras la derrota del Baxi Manresa ante el Barça en el Nou Congost este sábado.

Tras detectarse el positivo, los protocolos de seguridad sanitaria se pusieron en marcha. Se aisló a los otros dos colegiales a la espera de las pruebas de respaldo para saber si estaban o no en la misma situación que su compañero. El problema ahora era encontrar y trasladar hasta Málaga a un nuevo trío de árbitros con el temporal Filomena dificultando los viajes desde Madrid.

Los elegidos en un principio fueron Daniel Hierrezuelo, Martín Caballero y Joaquín García González. La idea original era que los dos primeros se trasladaran en AVE desde la capital rumbo a Córdoba. Allí, iban a ser recogidos por un coche para completar los casi 160 kilómetros que separan ambas ciudades andaluzas. Por su parte, el tercero se dirigiría directamente de Cádiz a Málaga por carretera.

Partido con dos árbitros de comienzo

¿Problema resuelto? No. El AVE de Hierrezuelo y Caballero sufrió retrasos importante por culpa del temporal de nieve y se activó un nuevo plan: otro trío arbitral. El tercero, con Antonio Conde por Hierrezuelo. El nuevo elegido, que había dirigido esta mañana de domingo el Herbalife Gran Canaria-Joventut, aterrizó en Sevilla a las 19:30 horas y se trasladó de manera inmediata a Málaga, también por carretera.

¿Solucionado? No. Aún quedaba un punto más por resolver. Caballero no llegó a tiempo, por lo que el partido arrancó con solo dos colegiados, Conde y García González (Caballero se incorporó para la segunda parte), algo que el reglamento permite en casos como este y siempre que los dos equipos estén de acuerdo. Una odisea que demuestra la entrega de los árbitros de la ACB.