LIGA ENDESA | 17ª JORNADA

Recital de dirección de Cook

El base de un Burgos que tiene casi el billete para la Copa en el bolsillo se coló entre los 15 mejores asistentes de la ACB. El Bilbao Basket cayó a zona de descenso.

El Burgos se apoyó en la batuta de lujo de Cook para pisar virtualmente su primera  Copa. Con un buen base, una orquesta habitualmente toca afinada. Justo lo contrario que le pasaba a su contrincante, sin cabeza en muchos instantes. El Bilbao Basket ha dirigido sus últimos pasos hacia la final del próximo sábado en casa ante el Gipuzkoa. Ahí sabrá si esta temporada va a ser una congoja como la que le llevó a la LEB hace tres ediciones de la ACB, o si tiene esperanzas para esquivar la segunda categoría. Tras dos victorias seguidas, ha protagonizado dos tropiezos que le dejan amargas sensaciones y algún aporte dulce. El Unicaja le demostró que está en otro planeta con respecto a su calidad y el Burgos, pues más o menos lo mismo. Dos fogonazos del equipo de Peñarroya desnutrieron a un equipo que tiene que hacerse más regular o lo tendrá en chino. Disputar un salto inicial sabiendo que un tercero te ha enviado a la zona de descenso minutos antes no es plato de buen gusto. Es lo que hizo el Betis. Parece algo anecdótico, pero es una raya roja que es mejor no traspasar porque parece que quedas desterrado de la élite a ojos del resto. Era cuestión de tiempo y sucedió, la cosa es tenerlo claro y saber convivir con ese estigma.

El Burgos castigó los errores de los bilbaínos. No es un equipo que se ande con lindezas, si hay que ir fuerte, se va, no mete manos blandas como los ‘hombres de negro’ que normalmente encuentran canasta, falta y tiro adicional de sus enemigos. Dos Anjos marcó el inicio de partido, con esas personales suyas absurdas que luego el equipo va repitiendo. Brown metió dos triples y parece que tocaba su versión buena, desde lejos. Zyskowski acertó de inicio atacando por el centro y la defensa visitante parecía ajustada. Peñarroya paró con un tiempo muerto: “¡Zyskowski debe de ser el tío más rápido de la Liga!”, gritaba a su gente. Mucha ironía envuelta en ese discurso. Les costó un rato largo enchufarse y se notaba en el número de rebotes: 5-10 en el primer cuarto; el primero en ataque tardó en abrazarlo 15 minutos. Aminu, otro temporero en Miribilla, mostró que es un jugador serio, aprovechable, con cosas buenas en ataque. Su llegada y ciertas lagunas que no deja de mostrar Huskic empiezan a relegar a este en la rotación.

El Bilbao Basket tuvo momentos defensivos decentes, hasta que salieron Benite y Horton y dinamitaron el compromiso. Empezaron a llegar los parciales, como un 15-2. O cinco puntos seguidos tras un triple de McFadden, y luego robo y canasta de Kravic tras rebote ofensivo en otro lanzamiento del norteamericano con pasaporte georgiano. Un 9-0 antes del descanso ventiló el asunto. A todo esto, Cook llegó en su sexta asistencia a las 1.500 en ACB, y ya ocupa el puesto 15 en la historia de la ACB, en 277 partidos, casi a cinco pases de canasta en cada uno.

El empate a 42 fue el último grito de emoción. Miniotas tomó las riendas en el tercer cuarto. Con él en pista sufría más Horton. Cook seguía dan un recital de dirección: 77-64 fue la máxima renta a los cuatro minutos del último acto. Nadie podía con la potencia extrema de Rivero. Horton apenas actuó en el segundo tiempo por culpa de las faltas, pero reapareció cerca del final. Siempre había un triple burgalés (16/33, casi un 50 por ciento, muy plausible) que clavaba la tapa del ataúd vizcaíno. Mumbrú seguía tocando teclas y probó con Kjajic, que estuvo muy valiente y metió un canastón agónico en el último segundo. En realidad, el técnico habría cambiado esos flashes por más regularidad de sus hombres principales. Se agarraron al partido como pudieron, con la defensa, pero no les llegaba. Es gente honrada, desde luego, aunque con graves carencias. Rousselle, siempre líder, y Brown dieron la cara por si sonaba la flauta. Otro día será. El sábado se la juegan.

Peñarroya: "Me sorprendería mucho quedarnos fuera de la Copa"

Peñarroya ha confesado que se "sorprendería" si su equipo se queda "fuera de la Copa" con un balance de "once victorias y un average positivo". "La mejor manera es hacer un buen partido frente a Málaga", su próximo rival, ha apuntado Peñarroya que ha felicitado a los suyos por el buen partido que han completado "48 horas después de jugar en Badalona".

A su juicio "ha sido un buen partido" aunque ha confesado que el equipo "ha tenido algunas lagunas defensivas", especialmente en el primer cuarto. "No nos podemos esperar ganar de 25 todos los partidos" ha apuntado el técnico a preguntas de los periodistas al tiempo que ha añadido que el equipo "ha ganado bien" y quiere acostumbrar a "ganar de la mejor manera posible y con diferencia".

En ese sentido, Peñarroya cree que no se puede "transmitir que ha sido un mal partido o que ganar de 10 sea haber jugado mal". "Somos el Hereda San Pablo Burgos, no somos Los Ángeles Lakers" ha finalizado el técnico del conjunto burgalés.

Mumbrú: "Estos resultados frustran porque hacemos buen baloncesto"

Alex Mumbrú señaló que los resultados de las últimas jornadas "frustran" porque se está haciendo "buen baloncesto" pero el equipo está "notando las bajas". "Hoy ha habido momentos en los que hemos estado bien" ha apuntado Mumbrú que cree que cada vez "es más difícil" porque el equipo no acaba "de conseguir las victorias".

La baja de Hakanson se ha unido a las de Serron y Balvin y el equipo se está recomponiendo poco a poco y por ello el técnico ha afirmado que "es bonito porque el equipo juega buen baloncesto" pero también "es difícil porque lo importante es ganar".

"Creo que hemos salido bien, con intensidad y el desacierto de Burgos nos ha ayudado a estar por delante en el marcador" ha apuntado el técnico del Bilbao Basket que cree que "el segundo cuarto ha sentenciado mucho" aunque el equipo ha seguido "compitiendo".

Para Mumbrú "queda mucha temporada" como para pensar si el próximo partido es "trascendente a vida o muerte" y prefiere señalar que "lo importante es seguir sumando sea contra quien sea".

Para Jonathan Rouselle, el partido del fin de semana contra GBC es de "vital trancendencia" y el equipo tiene que "ser listo" y seguir compitiendo como ha asegurado "lo ha hecho hoy".

RESUMEN

Hereda San Pablo Burgos (16+35+16+29): Renfroe (8), McFadden (12), Rabaseda (3), Rivero (17), Kravic (6) -cinco inicial-, Benite (15), Barrera, Salvó (4), Sakho (4), Cook (9) y Horton (18).

RETAbet Bilbao Basket (22+20+18+26): Rousselle (19), Brown (14), Zyskowski (4), Kulboka (8), Dos Anjos (2) -cinco inicial-, Aminu (6), Reyes (4), Kljajic (5), Miniotas (13), Huskic (0) y Jenkins (11).

Árbitros: Conde, Sánchez Sixto, Fernández Carretero. Eliminado por cinco faltas Jenkins.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 17 de la Liga Endesa celebrado en el Coliseum Burgos a puerta cerrada