SELECCIÓN FEMENINA BALONCESTO

La Selección, de vuelta a casa

De la lista de 20 jugadoras para el Eurobasket y los Juegos de 2021, sólo tres juegan en el extranjero. España comienza a preparar en Valencia el próximo verano.

La Selección, de vuelta a casa
alberto nevado

En 2011, el Perfumerías Avenida conquistó la Euroliga femenina. El Rivas Ecópolis asomaba la cabeza tras estrenar su palmarés (ganó la Copa ese año) y el Ros Casares era un gigante al que se le resistía el cetro europeo. El baloncesto femenino español vivía un gran momento y presumía de una selección, que un año antes había logrado su primera medalla en un Mundial y estaba cargada de jugadoras de la Liga Femenina: las doce que acudieron al descalabro de Polonia, en el que España aspiraba al oro y se quedó sin Juegos, habían disputado esa temporada en nuestro país.

Pero las cosas en el basket femenino comenzaron a torcerse. En 2012 el Ros logró la Euroliga tras tirar la casa por la ventana, un desembolso que provocó su desaparición. La crisis económica comenzaba a notarse en España y las jugadoras escuchaban ofertas del exterior. Las oportunidades estaban en Rusia, Turquía, Polonia... donde se marcharon la mayoría: Laia Palau, Silvia Domínguez, Alba Torrens, Sancho Lyttle... El número de representantes de la Liga Femenina en la Selección disminuyó hasta alcanzar su mayor crisis en 2017, donde sólo cuatro jugadoras (Silvia Domínguez, Leo Rodríguez, Laura Gil y Bea Sánchez) pertenecían a equipos españoles. El resto de veranos, desde aquel pleno de 2011, como mucho habían sido seis (2013 y 2016).

Afortunadamente, el panorama ha cambiado. Mondelo trabaja ahora con una lista de 20 jugadoras para el exigente verano de 2021 y sólo tres de ellas no están en la nueva Liga Femenina Endesa: Alba Torrens (Ekaterimburgo ruso), María Conde (USK Praga checo) y Astou Ndour (Hatay turco). Tras el regreso de Laia Palau en 2018 y de Queralt Casas en 2019, este verano volvieron Anna Cruz, Cristina Ouviña, Laura Nicholls y Leo Rodríguez, a caballo entre el extranjero y la Liga Femenina en los últimos años.

Lo cierto es que la jugadora española está acostumbrada a labrarse una carrera lejos de nuestro país. De las 19 que se concentraron ayer en Valencia, más la lesionada María Conde, sólo cinco nunca han jugado en el exterior (Belén Arrojo, Laura Gil, Paula Ginzo, Raquel Carrera y Nogaye Lo). Algunas probaron, con mayor o menor suerte, en la NCAA estadounidense (Maite Cazorla, Aina Ayuso, Andrea Vilaró y Laura Quevedo) y otras han destacado en el extranjero. Sólo tres equipos españoles han conquistado la Euroliga en toda la historia de la competición (Dorna Godella por partida doble, el Avenida y el Ros Casares), pero las españolas han logrado nueve títulos fuera: cuatro para Alba Torrens (2014 en el Galatasaray y 2016, 2018 y 2019 en el Ekaterimburgo), dos de Sancho Lyttle (junto a Torrens en 2014 y 2016), uno de Silvia Domínguez (2013 en el Ekaterimburgo), otro de Laia Palau (2015 con el USK Praga) y el último de Anna Cruz, con el Kursk de Mondelo en 2017.