SUPERCOPA FEMENINA ENDESA

El Gernika hace historia y peleará por su primer título

Eliminó en la prórroga al Valencia (68-62) liderado por la extaronja Buch. Los detalles, como dos errores de Allen, decidieron un choque igualado entre equipos que se conocen bien.

El Gernika hace historia y peleará por su primer título

No decepcionaron los dos aspirantes a usurpar el trono a que se aferran desde hace tiempo Avenida y Girona. Partido emocionante con un suplemento de 5 minutos que todos agradecieron. Al final, Gernika y Avenida se conocen de sobra porque su rivalidad traspasa fronteras (se han medido hasta en la Eurocup), aunque era una incógnita su comportamiento por la larga etapa de inactividad y los rostros nuevos, aún sin conjuntar, y los detalles decidieron. Allen cometió dos errores con las faltas que pudieron ser determinantes. Las vizcaínas pasaron a una final histórica para ellas. Anhelan su primer título. Son anfitrionas y sienten que están ante una oportunidad única que no pueden dejar pasar. La Supercopa para este equipo que ha ido subiendo hasta la cúspide sería el colofón a una labor bien hecha.

Cría cuervos... la extaronja Buch dirigió con maestría y decantó la semifinal. Y Roundtree le echó una mano en la parte decisiva. Fue un pulso intenso en todo momento, muy igualado, sin que se notase el tiempo que llevaban ambos equipos sin jugar partido oficial. Hubo momentos con desajustes. El partido se fue a un empate a 56 al final del tiempo reglamentario y en el extra Gernika rompió la semifinal.

La cita comenzó con enorme ritmo para las visitantes, con Ouviña estelar: 0-14. Roundtree entonces salió a la pista para dar poso al Lointek, que apadrinó su propio parcial: 16-1. A partir de ahí, la igualdad fue máxima. Ninguno de los dos equipos pudo despegarse y las valencianas tuvieron que lamentar la lesión de una muy activa y destacada Raquel Carrera, aparentemente un esguince de tobillo. Al descanso se fueron con empate a 27.

Mario López pidió a Nogaye Lo que tomase la responsabilidad y esta no le falló. Rebecca Allen, la última jugadora taronja en llegar, solo hace una semana, dio la bienvenida al segundo tiempo con un triple, pero en los instantes finales, con uno arriba, después de dos personales de las visitantes porque no estaban en tiro, cometió una faltita abajo buscando el balón. A falta de 1,4 segundos para acabar, Bjorklund metió el primer tiro pero falló el segundo, así que la semifinal se fue a la prórroga. Y en el suplemento, Buch metió cinco puntos seguidos que sentenciaron la semifinal. Apuntilló Bjorklund con un triple.

Alrededor de 200 aficionados, cumpliendo estrictamente los protocolos de seguridad, presenciaron en directo este partido. Las normas sanitarias vigentes en la Comunidad Autónoma Vasca autorizan un aforo máximo de 600 personas que, en este caso, incluyen a los miembros de los equipos, de la organización, representantes institucionales, patrocinadores y una treintena de periodistas.

La Federación Vasca de Baloncesto fue la encargada de distribuir  esas dos centenares de invitaciones restantes entre sus clubes. Los asistentes han accedido al pabellón ordenadamente una media hora antes de comenzar el partido después de tomarse la temperatura y protegidos con mascarilla.

Una vez en el interior, donde se había colocado los expendedores de gel y alfombrillas desinfectantes, los seguidores se han diseminado en las gradas del pabellón de Miribilla, con capacidad para 10.000 personas, guardando sin problemas la distancia de seguridad. Esta Supercopa es la primera competición oficial femenina de baloncesto después de la suspensión de la pasada temporada por la pandemia del coronavirus.

El último partido fue, el 8 de marzo, la final de la Copa de la Reina que disputaron en Salamanca el Perfumerías Avenida y el Spar Girona, que también se van a medir en Bilbao en la segunda semifinal del torneo.