CORONAVIRUS | BALONCESTO

Marc Gasol: "No hay que tener miedo a volver a jugar"

La Asociación Española de Médicos de Baloncesto reunió en una mesa redonda virtual a Marc, Ricky, Laia y Scariolo para hablar cómo están viviendo esta situación.

Marc Gasol: "No hay que tener miedo a volver a jugar"
KIM KYUNG-HOON REUTERS

La Asociación Española de Médicos de Baloncesto ha organizado una mesa redonda virtual en la que se ha hablado de las vivencias personales, pasadas, presentes y futuras, que está trayendo la pandemia. Para ello ha contado con unos invitados ilustres, entre los que se encontraban tres internacionales del máximo nivel (Laia Palau, Marc Gasol y Ricky Rubio), el seleccionador nacional masculino y asistente en los Raptors, Sergio Scariolo, el Doctor Julio Calleja, preparador físico, y la fisioterapeuta de la Federación Española Ana López.

El baloncesto, como el resto del mundo, lleva parado más de dos meses. Pero dentro del baloncesto hay diferentes realidades y universos que se han visto reflejados en esta charla. Desde el superprofesionalismo de la NBA hasta las categorías de formación. Y aunque todos coinciden en lo extraño del momento y en la preocupación de cara a la vuelta a las pistas, especialmente por la forma física de los jugadores, no todos se encuentran en el mismo punto. Por ejemplo, Marc y Ricky, que ven más cerca una posible reanudación de la NBA, lo que les "anima porque te permite trabajar con objetivos, aunque aún no sean definitivos". Laia Palau lo ve de una manera muy diferente, una vez se suspendió la liga femenina y las competiciones europeas se acabarían en otoño, si es que se llega a jugar lo que queda: "Supongo que estoy más relajada que vosotros porque sé que tengo más meses para ponerme en forma y evitar posibles lesiones".

Sobre la preparación física se habló mucho. Primero acerca del trabajo que han hecho cada uno en sus casas. Julio Calleja, por ejemplo, explicaba que una de las cosas que más les preocupaba a los preparadores era el sistema nervioso y que les han puesto a los jugadores unos ejercicios bastante curiosos: "Aparte de toda la carga física de trabajo también los animábamos a recrear situaciones imaginarias de partido, con o sin balón, para que no perdieran esos hábitos tan importantes en el juego". Como fisioterapeuta, Ana López explicó las dificultades aún mayores que ha tenido para desarrollar su trabajo: "Al principio no teníamos equipos con los que protegernos y nuestro trabajo es todo contacto, así que no podíamos hacer nada. Ahora estamos volviendo poco a poco y hay mucha demanda porque hay muchas lesiones. Va a ser una situación heterogénea porque no todos han podido trabajar igual en sus casas".

Otra de las novedades que va a marcar la vuelta a los partidos será la ausencia de público. Y en este sentido parece que habrá gente más preparada que otros. "En formación estamos acostumbrados a jugar sin público", reconocía López, a lo que Palau añade que en el baloncesto femenino también les pasa más de lo que les gustaría y confirma la teoría del frío en las pistas de Scariolo. Y es que el técnico italiano ha aprovechado estos meses para informarse de cómo es eso de jugar en un recinto vacío. Ha hablado con equipos de la Euroliga que disputaron partidos a puerta cerrada antes de la suspensión ya también con gente de la Bundesliga, la primera liga de fútbol en volver a los campos, y ha sacado algunas conclusiones. "Todos me han contado que la comunicación va a ser completamente diferente. Se oye todo: lo bueno que te dice tu entrenador o un compañero, las indicaciones de los rivales, las protestas a los árbitros. Y también me han confirmado que hace más frío, al no haber público baja la temperatura y los que están allí lo notan", explica el técnico. Scariolo añade una reflexión que puede servir para la Liga Endesa y la NBA: "El que se adapte antes tendrá una pequeña ventaja competitiva y si la temporada es corta puede ser decisiva".

Marc, al que dice que le ha venido bien este parón para "hacer cosas que me pedía mi cuerpo y que durante una temporada no puedo hacer", tiene ganas de volver, igual que Ricky, y cree que de hacerlo hay que salir a la pista sin guardarse nada. "No hay que tener miedo a volver a jugar. Sí respeto, porque es un virus que ha demostrado tener una influencia muy negativa, pero una vez nos pongamos a jugar hay que hacerlo al 100%". En su caso puede que sea más fácil, a juzgar por las palabras de Scariolo sobre cómo está manejando la crisis la liga estadounidense: "La sensación de confianza en la autoridad de la NBA es la mayor que he vivido yo en cualquier sitio. Se piensa de verdad que la decisión que se tome será la mejor para todos".

Para acabar, Calleja quiso dar un mensaje positivo. La visión que tienen los preparadores españoles sobre los protagonistas del juego y el futuro inmediato del baloncesto: "Los jugadores están muy concienciados y en el futuro vamos a ser mucho más cuidadosos en no compartir botellas, toallas... Yo creo que vamos a aprender mucho y es algo positivo que hay que sacar de esto".