EUROLIGA

Messina, muy pesimista: "Es muy difícil que regrese la Euroliga"

Ataman, por su parte, sí ve la opción de jugar en verano: "Se podría jugar en julio y agosto. La gente está harta de ver películas. La Euroliga seguirá el ejemplo de la UEFA".

Messina, muy pesimista: "Es muy difícil que regrese la Euroliga"
YURI KADOBNOV AFP

La última junta ejecutiva de la Euroliga, reunida telematicamente el pasado jueves, no aclaró demasiado sobre el destino de la temporada 2019-20, desde luego muy comprometido por la crisis del coronavirus. La competición, que trata de ganar tiempo para saber en qué escenario se mueve realmente a medio plazo, aseguró que sigue trabajando "en escenarios alternativos" que permitan "reanudar y completar" las temporadas en la máxima competición y en la Eurocup, aunque "siempre que existan medidas adecuadas de salud y seguridad" para todos los participantes. Como en el caso de la NBA, es imposible saber a qué atenerse con alguna certeza y, mientras sea así, se va retrasando la cancelación definitiva y se van estudiando las posibles alternativas, todas y por muy extrañas que suenen en principio.

Cuando se paró hace un mes la competición, se habían disputado 28 de las 34 jornadas de la fase regular. Quedaban por lo tanto seis partidos a cada equipo y la traca final: el playoff de cuartos y la Final Four de Colonia. El Armani Milán era uno de los equipos que luchaba por colarse en esa serie de cuarto de final, con el mítico Ettore Messina al frente. El entrenador italiano habló en RaiSport y fue muy pesimista con respecto al cierre de esta temporada frenada de forma abrupta: "Es muy difícil que regrese la Euroliga. En Italia, te puedes mover en autobús salvo para jugar en Brindisi o Sassari. No sé, igual en una siuación más normalizada, en dos o tres meses... pero es algo que no puedes planificar ahora mismo. Pensar ahora en tener a 18 equipos europeos viajando de un país a otro no es real".

Para Messina, ni siquiera tiene mucho sentido el debate mientras la crisis sanitaria siga siendo tan profunda en muchos países: "Ahora mismo hay cosas mucho más importantes que el baloncesto. Para empezar, el esfuerzo que el personal médico está haciendo y los sacrificios que está haciendo mucha gente. Con las normas actuales de distanciamiento social, no se puede pensar en acabar una temporada de baloncesto. Ni siquiera a puerta cerrada. No hay alternativas viables. No se había completado ni dos tercios del campeonato... pero es que ni siquiera es el momento de ponerse a discutir sobre eso".

Ergin Ataman cree en la opción del verano

Algo más optimista fue, en su caso en A Spor, Ergin Ataman. El turco dirige a uno de los grandes damnificados por el parón, un Efes que era líder y que marchaba como favorito al título con Shane Larkin en un momento de juego histórico. El técnico piensa que no es descabellado pensar que la Euroliga 2019-20 se pueda resolver en verano: "Creo que la Euroliga va a esperar a tomar decisiones hasta que acabe mayo y que hay una posibilidad de jugar en julio y agosto".

Eso sí, para Ataman la fórmula de regreso tendría que ser creativa, con una sola sede y sin público, el efecto burbuja que también se está estudiando en la NBA como una vía para retrasar hasta otoño, en el mejor caso, el regreso de la competición: "Hay equipos de diez países y cada uno tiene sus propias leyes y sus medidas. No creo que la apertura de fronteras sea inminente. Todo el mundo querrá estar protegido y no creo que pueda haber playoffs. Se está hablando de jugar en julio en un solo país, uno de los que menos casos de coronavirus haya tenido. Si te fijas en Grecia, Croacia, República Checa, Eslovaquia, Serbia... han tenido pocos casos y podrían ser muchos menos a finales de mayo. Para poder jugar en verano Habría que tener permisos especiales de viaje para que los equipos puedan llegar a la ciudad en la que se juegue de forma segura. Los equipos tendrían que hacer cuarentena en uno o dos hoteles, los partidos se jugarían a puerta cerrada y serían televisados para todo el mundo".

Ataman, por último, cree que el deporte tiene que tener un papel importante en el regreso a la normalidad, que parece lejana todavía, y que el fútbol será un espejo para el baloncesto europeo: "El deporte tendrá que jugar un papel importante en la recuperación. La gente está cansada de ver películas series, partidos antiguos... Creo que hay un escenario en el que será posible recuperar la exitación de la competición. En ese caso, los clubes tendrían que saberlo tres o cuatro semanas antes para hacer los preparativos pertinentes. Otro problema sería cómo tener de vuelta a los jugadores estadounidenses, pero es algo que una organización importnate tiene que ser capaz de solucionar. Creo que la Euroliga seguirá los pasos de lo que haga la UEFA con el fútbol".