LIGA ENDESA | CORONAVIRUS

La árbitra Esperanza Mendoza ejerce ahora en una residencia

La colegiada de la ACB es educadora social y auxiliar de enfermería y trata de echar una mano durante esta crisis en una residencia de ancianos.

Esperanza Mendoza.

Esperanza Mendoza, natural de Cáceres y 36 años, es la tercera mujer que arbitra en la Liga Endesa tras Pilar Landeira y Anna Cardús. Debutó el 8 de octubre de 2017 en un Madrid-Zaragoza y también ejerce en las competiciones internacionales de la FIBA. Además de su vocación arbitral, tiene otra, es educadora social y auxiliar de enfermería, y en plena crisis del coronavirus ha decidido echar una mano, ya que ha comenzado a trabajar en una residencia de ancianos de Salamanca, donde reside, como recoge Libertad Digital.

Esperanza Mendoza.

Mendoza arbitró el 11 de marzo en Estambul el Fenerbahçe-Bourges de los cuartos de final de la Euroliga femenina y tres días antes lo hizo en el Madrid-Zaragoza, precisamente el mismo partido con el que se estrenó en la Liga Endesa. “¿Quién me iba a decir a mí hace un mes, cuando volvía de Turquía de arbitrar mi último partido, que volvería a trabajar en mi vocación? Y qué feliz de aportar un pequeñísimo grano de arena en este desierto”, ha escrito en Twitter.

Fue la primera mujer en pitar un encuentro del playoff de la LEB Oro tras siete campañas en el Grupo 1 de la Federación Española de Baloncesto (Melilla-Peñas Huescas, mayo de 2016). Además, arbitró una Supercopa de España y varias fases finales de la Copa de la Reina. En agosto de 2017 fue incluida en la lista de árbitros internacionales. "Arbitrar es igual en ACB o al lado de casa en infantiles", asegura la cacereña.