CORONAVIRUS

“Tenemos que estar unidos”

Paula Lema e Inmaculada Jurado son árbitras, pero también sanitarias y ejercen una labor fundamental en la lucha contra el coronavirus: “Hay que quedarse en casa”.

Paula Lema e Inmaculada Jurado, a izquierda y derecha respecticamente

“Parece una tontería, pero quedarse en casa es lo primordial”. Es la frase más escuchada estos días y es la que nos repite Inmaculada Jurado, árbitra cordobesa que compatibiliza su trabajo en la Federación Española de Baloncesto con el de una empresa de terapias respiratorias. Allí dirige un equipo clínico que tiene como objetivo poner el tratamiento a los pacientes que tienen problemas respiratorios. Ella, como muchos otros profesionales de la sanidad, está viviendo días llenos de estrés y trabajo en los que tiene que multiplicar sus labores para atender a todos los pacientes posibles. Algo que, reconoce, no siempre es fácil: “Se me cae el alma a los pies al ver pacientes que llaman y que por culpa del estado de alarma no puedes atender como quisieras”.

Inma pertenece al grupo 2 del colectivo arbitral (dirige partidos de la Liga Femenina 2 y la EBA) y, al igual que sus compañeros y la totalidad del baloncesto (y el deporte) español se encuentra ahora mismo parada, aunque solo en lo que se refiere a su actividad en la FEB, algo que para ella es una afición más que una obligación laboral. Eso sí, es consciente de que para muchos en su gremio, la situación puede llegar a ser peor. “Yo soy un poco privilegiada, para mí el arbitraje es más hobby que profesión, pero para todos los compañeros que tienen más implicación el parón les puede venir peor económicamente”.

La colegiada es pragmática a la hora de analizar la situación deportiva y reconoce que lo equipos están viviendo una situación “más estresante”, ya que han invertido dinero en fichajes para conseguir ascensos y no saben si esto va a continuar. “Puede ser un año perdido para todos”, afirma, mientras hace un llamamiento a la cordura: “Esto es algo que no hemos vivido nunca y no sabes cómo actuar, pero lo mejor es quedarse en casa y no hacer acopio de los EPIS (equipos de protección individual que incluyen mascarillas)”. En este último punto ha insistido la andaluza, que señala que hay gente que va con una mascarilla a comprar más mientras ella se encuentra “rascando” para poder conseguir material para los sanitarios.

En la misma dirección aunque en el otro lado del país se mueve Paula Lema, árbitra del grupo 1 (que incluye partidos de LEB, LEB 2, Liga Femenina y Liga Femenina 2) y encargada de pitar la final de la Copa de la Reina en la que el Perfumerías Avenida ganó su noveno título, el cuarto consecutivo. El encuentro tuvo lugar el pasado 8 de marzo en el que fue el último fin de semana con deporte en España. De hecho, los infectados por coronavirus ya existían entonces y las peticiones de suspensión de las distintas actividades, aunque tímidas, estaban presentes. “Hubo rumores sobre una posible suspensión de la final”, nos cuenta la árbitra gallega, que reconoce que en ningún momento hubo intención real de suspender el torneo.

Ahora, Paula lo ve todo desde otro prisma y piensa que se pueden llegar a cancelar las competiciones tal y como ha ocurrido en otros países europeos. Eso sí, al igual que Inma, confirma que desde la FEB no les ha llegado nada. La gallega, que además de arbitrar partidos de baloncesto trabaja como enfermera en el Complejo Hospitalario de A Coruña, puso rumbo a Galicia después de la cita copera y el pasado viernes 13 empezó a notar algunos síntomas. “Me noté muy cansada y estaba congestionada. También he ido perdiendo el olfato y el gusto”, revela, asegurando además que rápidamente se quedó en casa y no fue al hospital porque le parecía “irresponsable”.

Lema no ha llegado a trabajar en plena crisis del coronavirus, ya que los síntomas aparecieron justo antes de que se incorporara a su puesto, pero tiene contacto permanente con los sanitarios de A Coruña y nos cuenta que hay varios casos similares al suyo. “En cuanto hay algún síntoma les ponen en cuarentena. A muchos, como a mí, no nos hacen la prueba porque no somos pacientes prioritarios”, afirma la enfermera, que piensa que la gente no ha sido consciente de lo que estaba pasando hasta ahora.

La unidad y el respeto a las normas, claves

Para ambas colegiadas, seguir las recomendaciones facilitadas por los diferentes organismos es esencial para solventar el problema. “Hay personas que nunca han sacado tanto el perro a la calle”, nos dice Inma, que nos recuerda que los paseos deben ser cortos y que hay que respetar la distancia de seguridad cuando sea necesario. Y lavarse las manos “con agua y jabón”, insiste la andaluza, siempre a la par con los consejos dados durante esta cuarentena y que se repiten casi a diario.

El estado de alarma se ha prorrogado hasta, al menos, el próximo día 11 de abril y las competiciones se encuentran suspendidas a la espera de que se tomen decisiones más o menos extremas. Hasta que eso pase, Inma y Paula avisan desde Andalucía y Galicia respectivamente de que hay que cumplir con lo establecido. Ambas mujeres, conectadas por el baloncesto pero también por el sector sanitario en el que desempeñan su labor profesional, llaman al confinamiento. “Circulan muchos chistes que dicen que sin hacer nada puedes ayudar a muchas personas y aunque sea en broma, creo que nos da una pista muy clara de lo que tenemos que hacer”, afirmaba Paula Lema, que dejaba muy claro el mensaje: “Tenemos que mantenernos unidos”.