ACB Y EUROLIGA

El Madrid no habla de recortes, pero la Euroliga los negociará

A la plantilla blanca, al contrario que a la del Barça, nadie del club le ha insinuado una rebaja salarial. Sin embargo, la Euroliga negociará "un ajuste" con jugadores y técnicos.

Laprovittola, Carroll y Deck rodean a Delaney en un Clásico de esta temporadas de la Liga Endesa.
RODOLFO MOLINA DIARIO AS

Con todas las competiciones paradas, los ingresos reducidos y la sombra de la cancelación definitiva cada vez más alargada, varios clubes (Manresa, Estudiantes y Fuenlabrada) ya decidieron presentar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), que debe todavía recibir el visto bueno de la administración. Otros, como el Zaragoza y el Obradoiro, han negociado con los jugadores, igual que el Barça, que al final impondrá un recorte del 70% del salario mientras dure el confinamiento. Y algunos andan a la espera para mover ficha, como el Baskonia y el Bilbao.

El Valencia Basket no se ha planteado alterar los pagos durante la suspensión actual. El Unicaja parece que tampoco lo hará. Y en el Real Madrid, los jugadores y los empleados confían en cobrar los salarios íntegros. No han recibido ni una insinuación de lo contrario, en contraste con la plantilla culé. Sin embargo, una fuente conocedora de la situación asegura que los blancos tampoco se encuentran al margen de una posible rebaja salarial a los jugadores si la campaña no se reanuda.

La junta de accionistas de la Euroliga, de la que forman parte los once clubes propietarios de la competición, incluidos el Madrid, el Barça y el Baskonia, se reunió el miércoles por videoconferencia y, además de no poner fecha a la suspensión actual y de reiterar la intención de acabar la temporada si se puede, acordó negociar con las asociaciones de jugadores y de entrenadores “un ajuste salarial”.

Una medida difícil porque hay equipos de diez países diferentes, cuatro de fuera de la Unión Europea, con legislaciones distintas; pero se pretende alcanzar un acuerdo de mínimos, que asegure una base a los deportistas y dé a los equipos un margen de maniobra ante la reducción significativa de ingresos. Algunos clubes apostaban antes de la cita por la cancelación inmediata del curso (el Zalgiris, el primero) con el fin de dejar en suspenso contratos y equilibrar el presupuesto. El acuerdo podría pasar así por garantizar el pago de al menos el 25% de las fichas a partir de ahora, un pacto más restrictivo que el propuesto internamente por el Barça. De llegarse a una entente, los clubes que están a la expectativa podrían optar por sumarse.