Real Madrid Real Madrid

Fase de Grupos - Jornada 14

76

Finalizado

67

Milan Milan
  • 1C18-21
  • 2C12-18
  • 3C24-13
  • 4C22-15

EUROLIGA | 14ª JORNADA

Campazzo gana el pulso

El base, que repartió 12 asistencias, fue clave en la reacción del Madrid. El Armani Milán llegó a mandar por 13. Novena victoria blanca seguida en la Euroliga. Debutó Mejri.

Lo sudó el Madrid, se lo puso difícil el Armani Milán, que le metió de salida en un laberinto que no conocía. Lo dejó en 30 puntos al descanso, la anotación más baja de la temporada. En realidad, los de Laso no sumaban tan poco en la Euroliga desde que se quedaron en 29 ante el Fenerbahçe en marzo de 2017. Aquel partido, curiosamente, se lo llevaron. A 60 tantos, pero vencieron. Este también, aunque con más desahogo tras un lavado de cara importante: 46 puntos en la segunda parte.

Randolph dio la bienvenida al tercer acto con tres de sus cinco triples mientras que Campazzo agarraba con fuerza el timón. Ahí, en ese tramo, le ganó el pulso a Sergio Rodríguez (aplaudido por la grada en su regreso “a casa”). Se lo ganó al Chacho, que no salió de titular para ahorrarse desgaste en un buen planteamiento defensivo de Messina, y a quien tuviera por delante. Fuerza catalizadora y nueve de sus doce asistencias en la reanudación. Su equipo había dejado de andar para empezar a correr. El Real cambió el paso atrás, con un quinteto apto para coger el pico y la pala: Taylor, Deck y Tavares remaban junto al Facu y a Randolph. Ataban en corto a sus pares y reboteaban, daban así la vuelta a una batalla perdidísima en la primera parte (10 a 20 en rechaces). Ahora había transiciones y una buena circulación del balón. Energía.

El Madrid despegaba y al Armani Milán le empezaban a pesar las piernas, claramente de más a menos. Ya no marcaba tendencia, sino que se imponía la habitual labor de zapa local, que suele dar réditos en el tercer cuarto.

Estreno de Mejri

El equipo italiano tuvo una máxima de 13 (24-37 tras un 0-10 con Micov desatado) y a la vuelta de vestuarios aún mandaba por 11 (33-44). Un parcial de 20-5 (53-49) hizo descarrilar a los de Messina. El técnico había apostado, como en el arranque del duelo, por tres interiores (Brooks, Scola y Burns), al estilo de Laso en Sevilla el sábado pasado, pero ahora sin ningún éxito. Hablando de apuestas, el entrenador vitoriano hizo debutar a Salah Mejri después de dos meses lesionado cuando viajaban 13 abajo. Y resultó. El tunecino intimidó en un par de acciones, vio aro rápido, agarró dos rebotes y culminó un mate en carrera en 3:34. Trajo aire fresco.

Con un partido nuevo y el Madrid al mando, Laprovittola dio otro buen relevo a Campazzo y la batalla entre argentinos, pese a los movimientos de fino estilista de Scola (¡qué clase!), se quedó en casa. Gran segunda posta de Deck, muy bien alimentado de balones. Y de Mickey, que encadenó un 2+1, una bola barrida en su aro, un mate, un rebote, otro de ataque y una nueva canasta para sentenciar el triunfo. Ni Micov (22 puntos) pudo evitarlo. Luego el americano se torció un pie.

Novena victoria seguida del Madrid en la Euroliga, con la que iguala su mejor racha con el actual formato, las nueve que encadenó entre diciembre de 2016 y febrero de 2017. El récord absoluto anda en 12, el que estableció el curso pasado el Fenerbahçe. La cuenta sigue abierta y este jueves espera ya el Baskonia en el Buesa Arena, plaza grande.