República Checa República Checa

Primera Ronda - Jornada 1

67

Finalizado

88

Estados Unidos Estados Unidos
  • 1C14-17
  • 2C15-26
  • 3C19-23
  • 4C19-22

MUNDIAL CHINA 2019

Estados Unidos debuta en este Mundial con poca pirotecnia

Frente a las exhibiciones anotadoras de Serbia, Italia o España, los de Popovich cumplen el trámite ante la República Checa (67-88). Mitchell, Kemba Walker y Smart, los destacados.

Estados Unidos debuta en este Mundial con poca pirotecnia
WU HONG EFE

No habrá fuegos artificiales en este Mundial con Estados Unidos. Los campeones siguen siendo los favoritos como corresponde a su ranking, pero habrá poco baloncesto por encima de la canasta en un equipo que dominan los bajitos. Trasladada por la FIBA a las luces de neón de Shanghai, su estreno tuvo, sin embargo, poca pirotecnia. La selección de Popovich se deshizo cómodamente de la República Checa, pero dejó un aire funcionarial poco habitual en su juego. Seguramente porque eso es lo que han venido a hacer a China sin sus estrellas. Un trabajo serio y coral hasta donde pueda que intente llevarla al título.

Es apasionante pensar en un, quién sabe, Serbia-Estados Unidos en una final. Los gigantes de Djordjevic (Marjanovic, Milutinov, Jokic) frente a los bajitos de Pop. Kemba Walker (1,85 metros) y Donovan Mitchell (1,90 metros) fueron junto a Harrison Barnes los líderes anotadores de los yanquis. Frente a las anotaciones de más de cien puntos de España, Italia o la misma Serbia, Estados Unidos despachó a la República Checa con un correcto 67-88. Pero de los monstruos NBA se espera también show y, de momento, no lo hubo.

No se puede obviar el talento individual de los estadounidenses. Además de Walker y Mitchell, otro pequeño como Smart es capaz de ofrecer buenas prestaciones y ver jugar con esa finura a Tatum siempre es un gusto para el espectador. Middleton hizo ocho puntos en quince minutos y resulta fiable. Popovich movió a velocidad de vértigo el banquillo desde el inicio pero, ojo, sus rotaciones tocan menos a dos de los tres únicos altos que tiene (de ahí que en todo el partido sólo cogiera tres rebotes más que los checos). Brook López y, especialmente, Plumlee, parecen destinados a un rol residual en un equipo obligado a jugar en una transición continua por el perfil de jugadores que ha traído hasta China.

Satoransky, base que hubiera tenido cierto aire dominante en Europa pero que prefirió, como casi todos, la fascinante aventura estadounidense por prestigio y dinero pese a ser uno más allí, fue el líder de los checos. Con 17 puntos demostró que tiene un huequecito en ese mundo de elegidos de la NBA pero sin Vesely ha perdido el único compañero de viaje con talento que le quedaba a los checos. El partido se resolvió muy pronto y, como muchos de los que se verán en la primera fase, careció de más interés que comprobar qué highlight dejaban las estrellas por el camino. Pero este domingo hubo pocos fuegos artificiales en Shanghái.