Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Fórmula 1
  • MotoGP
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Supercopa
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
  • Moto3
  • Mundial Ciclismo
Fórmula 1
1 1h58:33.667

S. Vettel

Ferrari

2 a 2.641

Charles Leclerc

Ferrari

3 a 3.821

M. Verstappen

Red_bull

12 a 35.974

C. Sainz Jr.

Mclaren

Liga Holandesa
FINALIZADO
Heerenveen Heerenveen HEE

1

Utrecht Utrecht UTR

1

FINALIZADO
FC Emmen FC Emmen EMM

3

Feyenoord Feyenoord FEY

3

FINALIZADO
ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

0

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

1

FINALIZADO
PSV PSV PSV

1

Ajax Ajax AA

1

NBA | FINALES 2019

Conexión española: Marc e Ibaka, 23+12 en la Final y campeones

Nick Nurse ha sabido sacar lo mejor de los dos españoles, que buscaron el anillo en el Oeste y finalmente lo han ganado con los Raptors.

Acabaron las Finales en el Oracle Arena, que cierra las puertas para siempre. Los Warriors, ya sin corona de campeones, se mudan al lujoso Chase Center de San Francisco después de unas Finales 2019 de pesadilla en la que han perdido los tres partidos que han jugado en su pista. Todos sin Kevin Durant, casi uno y medio sin Klay Thompson, lesionado en el sexto cuando estaba siendo el héroe que necesitaban los de Steve Kerr para seguir vivos. Pero los problemas de los de la Bahía no restan ni un ápice de brillo al título de Toronto Raptors, ni mucho menos el favorito cuando comenzó la temporada pero un equipo que ha jugado tres series fantásticas para apear a Sixers, Bucks y Warriors. Y que deja, además de a Sergio Scariolo (ayudante de Nick Nurse) a dos españoles como nuevos campeones de la NBA: Marc Gasol y Serge Ibaka se unen ya a Pau Gasol, que ganó dos con Lakers.

Un increíble camino para dos jugadores que pelearon duro por el título en la Conferencia Oeste y que han ganado finalmene reunidos en Canadá, en unos Raptors que después de tres eliminaciones seguidas contra los Cavaliers de LeBron James, se reinventaron con LeBron en el Oeste, Nurse ascendido a entrenador jefe y Kawhi Leonard como gran apuesta en un traspaso que obligó a la salida del jugador franquicia hasta el pasado verano, DeMar DeRozan, seguramente el más importante antes de esta temporada en toda la historia del equipo. Kawhi (que acaba contrato y elegirá destino sin que nadie sepa muy bien si seguirá en Canadá ahora que es campeón y MVP) fue la diferencia... pero también Marc, que llegó el 7 de febrero, en el cierre de mercado invernal. El pívot español dejó atrás más de una década en Memphis porque los Raptors sintieron que podía ser la pieza definitiva de un proyecto ganador gracias a su inteligencia, su competitividad y su instinto defensivo. Para ello renunciaron a Jonas Valanciunas, CJ Miles, Delon Wright (mucha profundida de banquillo) y una segunda ronda futura.

Marc ha respondido: 12 puntos, 7,3 rebotes y 2,7 asistencias de media en las Finales, donde demostró ser útil a pesar de que el estilo de los Warriors no le iba tan bien como, sobre todo, el de los Sixers, que le permitieron brillar en la defensa a Joel Embiid. Marc sumó 20 puntos y 7 rebotes en el primer partido, 17+7 con cuatr asistencias en el tercero y 17+8 en el quinto. En el definitivo no anotó en juego (0/5), metió tres tiros libres (3/4), cogió 9 rebotes, dio 4 asistencias e hizo un buen trabajo, con síntomas de agotamiento, en defensa y en la labor sucia de los bloqueos a los exteriores en ataque.

Estos playoffs marcan así la culminación, a los 34 años, de un sueño que Marc tuvo no muy lejos en 2013, cuando fue Defensor del Año y sus Grizzlies llegaron a su primera final de Conferencia de su historia. Fueron barridos por los Spurs y ya nunca llegaron tan lejos aunque en 2015 su estilo ultra defensivo fue una china en el camino de los Warriors, que acabaron superándoles y ganando su primer título en 40 años, el primero en la era Kerr.

Marc lleva jugados 83 partidos de playoffs, todos como titular, en los que promedia 15,1 puntos, 8,2 rebotes y 3,3 asistencias. Tres veces all star, ya tiene el premio mayor de todos: es campeón de la NBA en una temporada que se estaba yendo al traste en Memphis y en la que un traspaso justo a tiempo (como le sucedió a Pau cuando fue enviado a los Lakers) le puso ante una oportunidad que ha acabado siendo de oro. Y él ha cumplido con creces. Ahora habrá que ver si sale al mercado como agente libre o ejecuta su player option por 25,5 millones para seguir la próxima tempoarda en los Raptors. Si no lo hace no tendría que cambiar necesariamente de aires ya que podría firmar un nuevo contrato por más temporadas y un total de millones superior en estos Raptors que ahora tendrán que defender su título.

Ibaka se quita las espinas de 2012 y 2016

Para Ibaka, el título llega con 29 años y después de haberlo tenido todavía más cerca en los Thunder, con los que llegó a la NBA en 2009. Con un equipo joven e irrepetible (Russell Westbrook, Kevin Durant, James Harden) en los Thunder, llegó a las Finales en 2012 pero las perdió contra los Heat de LeBron James y Dwyane Wade (4-1). En 2016, tuvieron a los Warriors contra los cuerdas (1-3) pero no pudieron sentenciar. La remontada warrior acabó con la salida de Kevin Durant y también la suya: fue traspasado a Orlando en junio de 2016. Con los Magic jugó 56 partidos y el 14 de febrero de 2017, otra operación en el mercado invernal, los Raptors se hicieron con él a cambio de Terrence Ross y una primera ronda.

En los Raptors de Nurse, Ibaka ha tenido un papel muy importante. Él y Marc han aprendido a convivir y a repartirse los minutos en pista en función del rival y las necesidades del partido. También han jugado juntos cuando su técnico ha querido más altura y más rotundidad en las zonas. Pero la combinación de los minutos de ambos, con sus características tan diferentes, ha sido una de las claves de estos Raptors capaces de adaptarse a cualquier rival. Contra los Warriors, el músculo y la rapidez de Ibaka ha sido muy importante contra los quintetos pequeños de Steve Kerr: defensa, rebote, mucho físico y finalización castigando la atención defensiva que acaparaba Kawhi.

Ibaka ha aparecido como factor importante en los últimos tres partidos: 20 puntos y 4 rebotes, 15+6 y 15+3 desde el banquillo y con un 21/32 letal en tiros. En total, ha promediado en las Finales 11,3 puntos, 5,2 rebotes y 1,7 tapones. En 132 partidos de playoffs de su carrera está en 10,7+6,5+2,1. Y en total en los de 2019, 9,1+6+1+1. El español de origen congoleño tiene garantizada la próxima temporada a razón de 23,2 millones de dólares. Después, con 30 años, será agente libre. Y ya es, también, campeón de la NBA.