Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Lugo Lugo LUG

-

Huesca Huesca HUE

-

Liga Endesa ACB
Casademont Zaragoza ZAR

-

Retabet Bilbao BLB

-

Morabanc Andorra AND

-

San Pablo Burgos BUR

-

Joventut Badalona JOV

-

Movistar Estudiantes EST

-

Serie A
Liga Holandesa
Waalwijk Waalwijk WAA

-

Ajax Ajax AA

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Heerenveen Heerenveen HEE

-

Twente Twente TWE

-

Willem II Willem II WII

-

VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

-

Vitesse Vitesse VIT

-

Utrecht Utrecht UTR

-

PSV PSV PSV

-

NBA | TONY PARKER

Tony Parker, el 'big three', las dinastías y los San Antonio Spurs

La retirada del base francés pone el punto y final definitivo a uno de los 'big three' más icónicos de la NBA y deja tras de sí un legado para la historia.

San Antonio Spurs, NBA
Jesse D. Garrabrant DIARIO AS

Tras 18 años como profesional, Tony Parker ha puesto punto y final a su carrera. Una historia exitosa y llena de triunfos que ha cerrado con un escueto mensaje en redes sociales en el que anunciaba su retirada. Cuatro anillos de campeón, un MVP de las Finales, 6 veces All Star, integrante de los mejores quintetos de la Liga... un sinfín de condecoraciones en un extenso currículum que acabará a buen seguro con el Hall of Fame y su camiseta de los San Antonio Spurs retirada.

No es un final cualquiera. Esa camiseta colgará en el AT&T Center al lado de, entre otras, las de Tim Duncan y Manu Ginóbili. El big three. Dos palabras muy usadas hoy en día pero que desarrollaron al máximo estos tres jugadores. Antes hubo otros. Podemos hablar de Magic-Kareem-Worthy. De Jordan-Pippen-Rodman. Y de uno más famoso, el formado por Larry Bird, Kevin MacHale y Robert Parish en los Celtics de los 80. Pero el trío clásico, el que llegó a su máxima expresión, fue el de los Spurs.

Desde que Gregg Popovich llegara a los banquillos de la franquicia en 1996 tras destituir a Bob Hill, muchas cosas cambiaron en San Antonio. El técnico hizo tanking en su primera temporada para poder seleccionar a Tim Duncan en el primer puesto del draft de 1997. Con él como jugador franquicia ganó en el año del lockout, una temporada muy rara y de solo 50 partidos. Phil Jackson lo definió como el año del asterisco y Popovich, que entendió que el Maestro Zen le quitaba méritos al campeonato conquistado, nunca se le perdonó aquella expresión.

Lo que estaba por venir para Popovich y para Duncan no tuvo ni asteriscos ni peros. Eso sí, costó volver a ganar. En el 2000 explotó la fiebre amarilla de los Lakers, y los Spurs se chocarían con ellos en los playoffs del 2001 recibiendo un ignominioso 4-0 en las finales del Oeste. Ese fue precisamente el del debut de Parker, que era seleccionado en el puesto 28 de la primera ronda del draft y que empezaba su adaptación al equipo.

Faltaba la última pieza. Llegaría al años siguiente. Era un escolta argentino con una amplia experiencia en Europa y que había sido seleccionado en el puesto 57 de la segunda ronda del draft de 1999 pero que aún no había dado el salto. Hasta ese momento. El 29 de octubre de 2002, Manu Ginóbili, Tim Duncan y Tony Parker jugaban su primer partido juntos.

Ese año perderían de nuevo ante los Lakers en semifinales del Oeste, pero la pesadilla acabaría al año siguiente, cuando vencerían a los angelinos por primera vez desde el 2000 en una serie de playoffs, infringiendo a Phil Jackson su primera derrota en las eliminatorias por el título desde 2005, cuando entrenaba a los Bulls. Fue la venganza de Pop sobre el Maestro Zen, redondeándola con el campeonato, que consiguieron tras vencer a los Nets por 4-2. Fue el primer anillo del big three, y el último de David Robinson, mito spur que se retiraría al finalizar esa temporada.

Desde entonces, el trío más famoso de la historia no haría más que aumentar su leyenda. Perdieron con los Lakers de nuevo en 2004 (Fisher y esas 4 décimas) pero vencieron a los Pistons en 2005 para lograr un nuevo campeonato con Duncan como MVP y Ginóbili a un nivel espectacular. De nuevo cayeron en 2006, esa vez ante los Mavericks de Nowitzki en el séptimo partido de las semifinales del Oeste (en casa). Pero de nuevo ganaron un año después. Fue a los Cavs de un LeBron que sería su gran rival años después y tuvo a Tony Parker como gran protagonista. MVP de las Finales, primera vez en la historia que lo ganaba un europeo. Probablemente el mayor éxito de su carrera.

De la reinvención al final

Los años siguientes supusieron los del bajón de Duncan y de los Spurs. Parker cogió el timón convirtiéndose en la primera opción en ataque del equipo durante las siguientes temporadas y sumando nominaciones para el All Star y para los mejores quintetos de la Liga. El equipo se reinventó para lograr un juego colaborativo que culminaría con las Finales de 2013 (perdidas) y las de 2014 (ganadas)

Fue el quinto anillo para la franquicia y el cuarto para el big three. Una culminación increíble a una asociación que se acabó en 2016, cuando Duncan se retiró tras 19 años de carrera profesional. Era un 12 de mayo de 2016. El último partido del trío, que se disolvió. La temporada pasada se cumplió un nuevo capítulo: Ginóbili ponía punto y final a su trayectoria como profesional y Parker ponía rumbo a los Hornets. 

El base ha seguido en activo esta temporada. Era el último hombre en pie. Recibió una merecida ovación en el AT&T Center y cuajó un meritorio año. No resolvió dudas sobre si sería la úoltima, pero finalmente lo ha hecho a través de las redes sociales. Con un sencillo comunicado. Igual que Duncan. Igual que Ginóbili. Con el ADN spur en la sangre.

Los logros del big three

Habiendo compartido vestuario durante 14 temporadas, estos tres jugadores han conseguido numerosos récords y logros juntos. Sin ir más lejos, son el mejor trío de la historia. Al menos eso dicen los datos. Han logrado 575 victorias en temporada regular y 127 en playoffs, máximos absolutos. Adelantaron precisamente al ya mencionado tándem que formaban Bird, McHale y Parish en los Celtics, que se quedaron en 540 en la regular season. Y jugando más años. Son más del 70% de victorias para los texanos. Es decir que de cada cuatro partidos ganaban (algo más de) 3. Impresionante

Además, han logrado infinidad de marcas para los suyos, estando todas las temporadas que han jugado juntos por encima de las 50 victorias, logrando premios individuales (MVPs para Duncan, el de las Finales para Parker, Mejor Sexto Hombre para Ginóbili) y teniendo una conexión dentro y fuera de la cancha que pocos jugadores han tenido dentro de una cultura en la que prima la individualidad. Tampoco han tenido nunca sueldos tan altos como las superestrellas de hoy en día, y han conseguido ajustar salarios para dar cabida a otros grandes jugadores en la plantilla. Y han conseguido 4 campeonatos de la NBA. Que no se nos olvide eso.

Pero los logros de estos tres jugadores han trascendido más allá de meros datos estadísticos. Han jugado en la era de los hombres altos, en la del pick and roll y en la de los triples. Se han enfrentado a Kobe y Shaq, a Nash y Stoudemire, a Nowitzki, a LeBron, Wade y Bosh e incluso, al final, a los Golden State Warriors. Y han ganado en todas esas etapas y ante todos esos jugadores.

Se acabó el big three de los Spurs. Ya solo nos queda su legado.