Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina

FINAL DE LA EUROLIGA

Itoudis lloró por su segundo título y Ataman deploró los insultos

Itoudis lloró por su segundo título y Ataman deploró los insultos

Juan Carlos Hidalgo

EFE

"Los árbitros, comisarios y delegados no hablan turco, se aprovecharon de esto, en mi país se habría parado el partido", esgrimió el técnico del Efes sobre los ataques verbales de hinchas del Fenerbahçe.

Tras la batalla, los técnicos de la final se enfriaron y repartieron elogios al rival. Reflexionaron en voz alta, recibieron los parabienes de la prensa y acabaron aplaudidos. Itoudis, el ganador, muy educado y sonriente, ebrio de éxtasis, hasta saludó personalmente a unos cuantos. En la pista, aún con el confeti dorado cayendo del cielo del Buesa, pidió perdón a su familia por 'robarle' tanto tiempo para dedicárselo al baloncesto y besó a su esposa apasionadamente.

"Fue una temporada en la que jugamos una final en cada partido de la temporada regular para poder luchar por el título". Lloró el griego al conseguir su segundo título con el CSKA y destacó que tienen "un gran grupo de competidores que están unidos y que sacrifican su cuerpo y su tiempo libre para poder competir a este nivel y se preparan para ser retados y criticados".

Incidió el exayudante de Obradovic en que cada jugador creyó en el equipo y se acordó de directivos, patrocinadores y seguidores que recorrieron tantos kilómetros para llegar a Vitoria. "Estoy orgulloso de que el Chacho entendió que emparejarse con Larkin o con Micic no era bueno para él y aceptó su papel y apoyó al equipo", afirmó Itoudis, que destacó que ningún jugador se puso "por encima del paraguas del CSKA y ninguno pensó en su beneficio personal

Ataman está de nuevo en el ojo del huracán. El ambiente de la Final Four en Vitoria estaba siendo muy sano, perfecto, y cuando el CSKA tenía el título en el bolsillo, en los dos minutos finales, solo cuando el asunto estaba ventilado, la afición del Fenerbahçe empezó a insultar al entrenador del Anadolu Efes, que en su carrera ha protagonizado mil polémicas, como una en la que tildaba de “terroristas” a los aficionados del Estrella Roja. Cuando recibió las descalificaciones, se volvió hacia la grada y les contestó de todo, lo que aún enardeció más a los aurinegros. Hasta el presidente del cuarto clasificado en esta Euroliga subió a la grada a calmar los ánimos, mientras en un sector se dio un conato de pelea.

Seguiremos este camino con este equipo, la temporada que viene. Es 19 de mayo es el centenario del inicio de la guerra de independencia centenario, ojalá todos los turcos estuvieran unidos. Deploro lo que han hecho, los árbitros, comisarios y delegados no hablan turco, se aprovecharon de esto, este lenguaje jurando en hebreo… en Turquía los árbitros pararían el partido. Admiro al presidente de Fenerbahçe, es un miembro de una familia muy distinguida de nuestro país, él siempre habla de impulsar el fair play, y ha subido a las gradas. Sigo esperando que tome pasos serios con esto”, destacó en tono calmado más de media hora después de perder la final contra el CSKA. “Desde el día que empecé a trabajar con Anadolu Efes dije que Obradovic es un excelente entrenador y gran organizador, pero esa hostilidad contra mí no la entiendo. Es una escena que no deseábamos ver, espero que la organización de la Euroliga tome las medidas oportunas, es la competición más importante en Europa”.

No cree que sea su mejor año "porque hace tres años gané una Eurocup (con el Galatasaray) y una copa es una copa, el mejor día de mi carrera será cuando gane este torneo”. No tendrá que pagar el premio del viaje a Ibiza que prometió a sus jugadores si se imponían en Vitoria. Luego lanzó elogios hacia lo que han hecho este año en la competición europea: “Esta temporada hemos tenido una historia fantástica, dando la vuelta completamente a la anterior, y hemos llegado a la final, algunos vinieron y nos apoyaron. Podríamos haber sido los campeones pero ser segundos es para sentirse orgullosos, para mí y para todos”.

Ataman felicitó al CSKA “ha merecido ganar esta final porque han jugado un partido excelente en ataque, en especial con Clyburn y Higgins, que hicieron ocho triples increíbles. Tienen algo más de experiencia. Con una defensa agresiva cambiamos el partido, pero Micic solo hizo dos canastas triples de nueve lanzamientos, así que no había mucha oportunidad. Gracias a todos los turcos que nos han apoyado y han venido aquí. El Anadolu Efes seguirá con la misma energía para seguir en este nivel e intentar alcanzar la copa el año que viene”.