Competición
  • Premier League
  • Serie A

FINAL FOUR | CSKA MOSCÚ 95-REAL MADRID 90

De Colo y el Chacho acaban con el sueño de la Undécima

Anotaron 46 puntos y el CSKA remontó 14 (51-65, minuto 26). El Madrid dejó de jugar, se paró y los árbitros le pitaron diez faltas más. Su rival lanzó 42 tiros libres.

No era esta una semifinal cualquiera, sino un compendio de la Copa de Europa. Ayer, hoy y mañana. El duelo 50 entre los dos colosos de la competición tras seis décadas de enfrentamientos. Un pulso supremo por el dominio continental, casi un tiro al aire por lo difícil del pronóstico y… ganó el CSKA. Bestia negra del madridismo. El ogro, ahora ruso antes soviético, mantiene el colmillo afilado (19-31 en el balance). Más fuerte que hace un año en Belgrado, más sano, más preparado, más experto y avisado.

Y aun así se lo llevó cuando lo tenía perdido. Un soberbio De Colo en la segunda parte (19 de sus 23 puntos entonces) y un genial Sergio Rodríguez (23 y 4 asistencias) obraron el milagro, una remontada inopinada a 14 minutos del final, cuando el vigente campeón viajaba 14 arriba (51-65). Causeur venía de momentos majestuosos, el equipo fluía, se pasaba el balón, corría... Pero eso ya es historia inocua. La Undécima tendrá que esperar, el bloque del ejército rojo perseguirá mañana su octava Euroliga.

El arbitraje no ayudó al Madrid (le pitaron diez faltas más, incluidas dos técnicas, una a Rudy, su cuarta falta en el tercer cuarto, y otra a Laso por lanzar una toalla al suelo, y el CSKA lanzó 42 tiros libres), pero tampoco supo rematar. Dejó de jugar, se paró con Llull en pista agotando posesiones a pesar de que encadenó dos valiosos 2+1, y se enzarzó en una batalla con los colegiados que no le convenía.

La reacción del CSKA Moscú

Campazzo se había sentado con +12 y volvió con +5 (73-78). Tavares cometía la cuarta. Había dejado de ser un factor, el que despedazaba al enemigo en los ocho primeros minutos (11-22), cuando la estrategia de Itoudis de ir a por él no daba réditos (6 puntos, 7 rebotes y 3 tapones).

El primer descanso del gigante (Ayón no estuvo bien) y de Campazzo y la entrada del Chacho ya lo había volteado todo antes del descanso. El tinerfeño lanzaba la tortilla al aire con tirabuzón para atraparla con maestría: 29-28 tras 12 tantos y 3 asistencias.

Causeur daba luego un impulso y otro más en la reanudación, la tercera personal de Sergio hacía zozobrar a los suyos. Minutos de éxtasis blanco con ese 51-65. El sueño, sin embargo, acabó en pesadilla. Un triplazo de De Colo a 1:19 culminaba la reacción: 87-85. El CSKA remató desde la personal y Campazzo, Rudy y Tavares terminaron eliminados. Llull anotó a la heroica su primer triple: 91-90. El siguiente lo marró, 1 de 10. El Chacho lo celebraba puño en alto con su familia. Reivindicación personal.